Skip to main content

Google está probando su primera alternativa a las cookies de seguimiento

cookies
(Crédito de imagen: Shutterstock / New Africa)

Google ha comenzado a probar una nueva alternativa a las cookies de terceros, la cual se espera que proporcione a los usuarios un mayor nivel de privacidad sin destruir la economía relacionada con estos elementos de rastreo.

Federated Learning of Cohorts (FLoC) es una nueva tecnología web alojada en el proyecto Privacy Sandbox de Google, que se lanzó en el 2019 con la intención de abordar los problemas relacionados con la privacidad online.

Según Google, FLoC ofrece a los anunciantes una forma de crear campañas a medida, pero sin comprometer la privacidad de las personas. Para ello, agrupa a miles de personas con hábitos de navegación parecidos en los denominados cohortes, que ofrecen a los anunciantes un objetivo menos concreto pero igualmente valioso.

Para garantizar que los usuarios no sean dirigidos en función de su actividad de navegación (por ejemplo, visitas a páginas web sobre medicina), Google dice que ha construido un mecanismo para descartar ciertos grupos de usuarios, sin monitorizar el contenido al que estos usuarios habían accedido.

Además, el FLoC opera dentro del propio navegador, en el dispositivo del usuario, por lo que puede asignar cohortes sin transmitir el historial de navegación a Google ni a ningún otro organismo.

La tecnología sigue en desarrollo, pero se está implementando como una "prueba inicial de desarrollador" en Google Chrome. La compañía dice que espera que el FLoC evolucione de acuerdo con los resultados de este período inicial de pruebas.

FLoC: La alternativa de Google a las cookies 

En el último año, varios navegadores importantes han anunciado planes para bloquear completamente las cookies de terceros, en un intento de mejorar la privacidad del usuario.

Tanto Firefox como Safari ya bloquean las cookies por completo, pero Google ha adoptado una línea mucho menos estricta. Aunque Chrome también prohibirá las cookies de terceros, la prohibición no entrará en vigor hasta principios del 2022.

"Cuando otros navegadores comenzaron a bloquear las cookies de terceros de forma predeterminada, estábamos entusiasmados con la idea, pero nos preocupaba el impacto inmediato", escribió Marshall Vale, gerente de producto de Privacy Sandbox, en una publicación de blog.

“Nos entusiasmaba porque definitivamente necesitamos una navegación más privada y sabemos que las cookies de terceros no son la respuesta a largo plazo. Pero también nos preocupaba porque hoy en día muchos editores confían en la publicidad basada en las cookies para financiar sus contenidos, y habíamos visto que el bloqueo de cookies ya estaba dando lugar a alternativas que invadían la privacidad y que eran aún peores para el usuario".

Sin una alternativa adecuada en su lugar, Vale afirma que eliminar las cookies de terceros es "irresponsable" e incluso potencialmente "dañino" para la web libre y abierta.

Sin embargo, no todo el mundo comparte la perspectiva de Google. Un esfuerzo para preservar la capacidad de los anunciantes de dirigirse a los usuarios, aunque solo sea en conjunto, siempre ha sido chocante, dados los incentivos financieros que hay en juego.

Puesto que la publicidad representa más del 80% de los ingresos de Google cada año, la empresa tiene un incentivo para encontrar una manera de apuntalar la industria de los anuncios online en la era posterior a las cookies. Los escépticos podrían sugerir que Google simplemente está usando el argumento de la preservación de la web libre y abierta para justificarse.

De acuerdo con la fundación sin ánimo de lucro para la privacidad Electronic Frontier Foundation (EFF), aunque el FLoC resolverá bastantes problemas relacionados con la privacidad, se crearán otros en el proceso. Básicamente, el FLoC dará a los anunciantes un arsenal diferente de herramientas con las que jugar, solo tendrán que aprender la mejor manera de usarlas.

A medida que el FLoC se someta a este primer período de prueba, tendremos una mejor idea de los aspectos positivos y negativos de la tecnología, y de cómo funcionaría una posible implementación masiva.

Sin embargo, lo que está claro es que la llegada del FLoC no marca el final del debate sobre el seguimiento web y la privacidad online; todo lo contrario.