Estas fotos con el microscopio del Realme GT 2 Pro demuestran lo lejos que han llegado las cámaras de los móviles

Cámara microspcopio del Realme GT 2 Pro
(Crédito de imagen: Future / TechRadar)

En una semana de anuncios de productos no demasiado impresionantes en el MWC (Mobile World Congress) de este año, la presentación mundial del Realme GT 2 Pro (opens in new tab) fue una de las más destacables. 

El GT 2 Pro, el primer dispositivo realmente emblemático del emergente fabricante chino, pretende rivalizar con competidores de gama alta como el Samsung Galaxy S22, ofreciendo a los usuarios unos efectos visuales impresionantes y unas características de primera calidad a un precio más accesible para la base de clientes de Realme, que suele ser de gama media. 

Pero aunque el teléfono hace todo lo posible por igualar, más que superar, a sus homólogos más caros en cuanto a rendimiento general, el GT 2 Pro tiene un as en la manga que es una prueba palpable de los gigantescos avances que ha conseguido la tecnología fotográfica móvil en los últimos años. 

Al igual que los objetivos de la cámara macro que se encuentran en el Xiaomi Mi 11 (opens in new tab) y el Oppo Find X3 Pro del año pasado, el último teléfono de Realme cuenta con un sensor microscópico de 40x que permite a los usuarios tomar instantáneas súper cercanas de objetos. Seguro que sobre el papel no parece una gran característica, pero tras probar la función nosotros mismos, los resultados nos han parecido bastante increíbles.

A continuación, hemos recopilado una lista de imágenes (desliza para verlas) que no solo ilustran el poder de la nueva tecnología de la cámara de Realme, sino también las formas extraordinarias en que la fotografía puede mejorar los objetos más cotidianos.


Empezaremos con una prenda que probablemente ocupe el armario de cualquier persona. Un humilde par de pantalones vaqueros parece poco interesantes a primera vista, pero las fibras de algodón teñidas (también conocidas como denim) parecen mucho más interesantes a 40 aumentos.

No estamos seguros de si una rebanada de pan con superzoom hace que el mayor invento del mundo parezca más o menos apetecible. Se trata de un pan integral, pero aun así nos sorprende ver cuánto pringue de productos químicos se esconde más allá del enfoque del ojo humano (imagina los resultados en un pan blanco comprado en la tienda...). Eso sí, sabe muy bien.

En cuanto a la bolsa de té estándar, el Realme GT 2 Pro nos hace creer que estamos mirando la guarida de Ella Laraña (sí, es una referencia a El Señor de los Anillos, somos unos frikis después de todo).

¿Seguro que es imposible que una acera parezca interesante? Bueno, mira un poco más de cerca... Este no es el ejemplo más bonito de fotografía microscópica de nuestra lista, pero sigue siendo fascinante ver cómo una superficie aparentemente lisa se vuelve irreconocible cuando se amplía varias veces.

Este es un resultado que no esperábamos ver. A simple vista, la superficie de esta revista parece inequívocamente lisa, pero como se puede ver en el patrón de la portada, en realidad se compone de miles de diminutas manchas de tinta.

Para complementar la mencionada bolsita de té, la humilde galleta digestiva de chocolate nos recuerda, con un aumento de 40x, por qué probablemente no deberíamos comer demasiadas galletas de este tipo. A primera vista, los grumos visibles en su superficie parecen migas inofensivas, destinadas a la alfombra, pero el microscopio de la GT 2 Pro revela su verdadera naturaleza azucarada.

Y hablando de alfombras (o tejidos en este caso), este auténtico poncho mexicano pasa la prueba de autenticidad cuando se coloca bajo el microscopio de Realme. Parece mucho más acogedor desde la distancia, eso sí.


Para saber más sobre las últimas novedades tecnológicas del MWC 2022, permanece atento a TechRadar durante las próximas semanas. Hemos cubierto todos los anuncios más importantes hasta ahora, y seguiremos publicando nuestras reflexiones más detalladas sobre las tendencias, las sorpresas y las decepciones del escaparate móvil de este año. 

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?