Skip to main content

El plan de Google de hacer que la publicidad sea menos invasiva se enfrenta a un problema

Privacidad
(Crédito de imagen: Shutterstock)

Reemplazar las cookies de terceros en Chrome para prevenir que los usuarios sean rastreados online está resultando más complicado para Google de lo que se pensaba la compañía, a medida que sigue trabajando en su "Privacy Sandbox".

Según ha publicado The Register, la tecnología de Privacy Sandbox del gigante de búsquedas es un conjunto de tecnologías que están diseñadas para ofrecer anuncios personalizados pero manteniendo todo lo posible la privacidad de los usuarios y reduciendo las posibilidad de que seas rastreados online.

Todas las tecnologías web propuestas que están incluidas en el Privacy Sandbox de Google tienen nombres relacionados con temas de pájaros, y aunque se ha hablado mucho de FLoC (aprendizaje federado de cohortes), el ingeniero de software senior de Microsoft, John Mooring, implementó recientemente un ataque conceptual que podría usarse con el punto de mira puesto en FLEDGE.

Mientras que la tecnología FLoC hace un seguimiento de los usuarios a través de la red metiéndolos a todos en un grupo, en vez de hacerlo de forma individual, FLEDGE es una propuesta de remarketing que será usada para llegar a usuarios de otras páginas web después de que hayan visitado la web de una compañía previamente.

FLEDGE

En un hilo en GitHub, Mooring describió un ataque conceptual que permitiría a un atacante crear código en las páginas para que usen la tecnología de Google con el fin de rastrear a los usuarios a través de distintas páginas web.

Eso es muy preocupante, ya que Google ha diseñado FLEDGE precisamente para habilitar el remarketing sin que se rastree con identificadores personales a los visitantes de las páginas. El matemático de Google Michael Kleber respondió a Mooring reconociendo que ese código podría usarse "para hacer el mal" y crear así un identificador en sitios donde no hay publicidad. Dijo:

"Esta es precisamente la preocupación con el rastreo asociado con la fuga de un bit, contra la cual FLEDGE deberá protegerse de alguna manera. Ciertamente, necesitamos abordar este problema antes de eliminar las cookies de terceros en Chrome."

Antes de que Google concluya su plan de eliminar las cookies de terceros en 2023, sin duda tendrán que solucionar primero el problema que presenta esta fuga de un bit. Solo así podrá triunfar la iniciativa de la tecnología de Privacy Sandbox de la compañía, cuyo objetivo es proteger la privacidad de los usuarios.

Vía The Register