Cómo protegerte del ransomware

Defiende tus archivos del ransomware con estos 5 sencillos trucos

(Image: © Shutterstock.com)

El ransomware es un tipo desagradable de malware que bloquea archivos y programas para que no puedas abrirlos. Para poder acceder a estos archivos, el creador del ransomware exige que pagues dinero o un rescate. A veces, el ciberdelincuente liberará tus archivos. Otras veces desaparecerán y mantendrán los archivos bloqueados.

Protegerse del ransomware no es tan difícil, pero requiere tiempo y esfuerzo asegurarse de que todo está bien protegido. Aunque no existe una garantía del 100% de que nunca serás atacado, hay formas de reducir el riesgo. También hay algunas formas de evitar el pago de un rescate si alguna vez tus archivos son tomados como rehenes.

Utilizar un antivirus (opens in new tab) es una de las mejores formas de protegerse. Pero hay otras que merece la pena tener en cuenta.


1. Instala un antivirus

Utilizar un antivirus es algo obvio. Es la mejor y primera línea de defensa para todo su sistema. La mayoría de los programas están diseñados para reconocer el ransomware y lo detendrán antes de que infecte tu ordenador, pero hay otros virus que los ciberdelincuentes pueden utilizar antes de dar rienda suelta al ransomware.

Los rootkits son un tipo de malware que se cuela en tu ordenador y da a un ciberdelincuente acceso remoto al mismo. Aunque no es exactamente como el ransomware, es una forma de que alguien se cuele en tus archivos y vea si hay algo que merezca la pena bloquear.

Los bots son otra forma peligrosa. Suelen descargarse a través de enlaces enviados por correo electrónico, mensajes directos y enlaces. Una vez descargados, también toman el control de tu ordenador y causan estragos. Te impiden abrir páginas web, te inundan con ventanas emergentes, envían mensajes de vuelta al creador y hacen que tu ordenador funcione muy despacio.

Si ves indicios de que tu ordenador tiene malware (opens in new tab), asegúrate de hacer lo posible por deshacerte de él para protegerte de un ataque más crítico de ransomware. El uso de herramientas de eliminación de malware es probablemente tu mejor opción.

2. Encripta tus archivos

Además del software antivirus, que reconoce y bloquea el ransomware, puedes utilizar un servicio de cifrado para bloquear tú mismo tus archivos de forma que el ransomware no los reconozca.

Los programas de cifrado codifican tus archivos para que sea difícil descifrarlos si son capturados. Esto hace que sea menos probable que estos archivos sean víctimas del ransomware porque el virus no los reconocerá como importantes.

Además de cifrar los archivos, los servicios de cifrado bloquean archivos individuales o incluso todo el archivador digital con una contraseña o clave. La única forma de acceder es utilizar la clave de acceso.

No tienes que compartir el código maestro si vas a enviar estos archivos a alguien. En su lugar, crea y proporciona un único código de acceso para que el receptor pueda consultar una parte del archivo y no todo. Esto dificulta aún más que el ransomware desbloquee todo el archivo si de alguna manera consigue acceder al código de acceso compartido.

(Image credit: Shutterstock)

3. No abras ni respondas mensajes sospechosos

Ya sea un email o un DM (mensaje directo) a través de las redes sociales o incluso un mensaje de texto, los ciberdelincuentes suelen utilizar esta plataforma para ganarse tu confianza, acceder a tu ordenador o descargar malware. Y lo hacen de forma bastante astuta.

Cuando recibas un mensaje, comprueba dos veces la dirección de correo electrónico de la que procede. Los ciberdelincuentes crean direcciones de email que parecen fiables, pero si te fijas bien, verás pequeñas diferencias. Por ejemplo, "rnsn" se parece mucho a la dirección de MSN y puede confundirse fácilmente con la auténtica. También se suelen utilizar imitaciones de Facebook, como "facebok".

En el caso de los mensajes directos a través de plataformas como Facebook Messenger, a los ciberdelincuentes les gusta clonar perfiles de amigos y familiares y luego enviarles un mensaje que parezca de alguien conocido. Para estos casos, si puedes, busca el perfil real de la persona en la página de la red social y haz clic en el enlace Mensaje y pregúntale si te ha enviado un mensaje.

4. Haz copias de seguridad

Probablemente, la parte de la protección contra el ransomware que más tiempo requiere es también la que te salvará si te conviertes en víctima. Hacer copias de seguridad de tus archivos requiere un poco de esfuerzo por tu parte, pero si tus archivos, tu red o todo tu ordenador se bloquean, las copias de seguridad te permiten evitar el pago del rescate y restaurar rápidamente todo al estado anterior al ataque.

Hay muchas formas de hacer copias de seguridad de los archivos de tu ordenador, pero una de las mejores, más fáciles y más seguras es utilizar un programa de almacenamiento en la nube, como Google Drive o iDrive. Ambos tienen versiones gratuitas y de pago, te permiten acceder a ellos desde cualquier dispositivo y cuentan con protecciones añadidas para garantizar que todo lo guardado está bien protegido hasta que lo necesites.

Si te encuentras con que eres víctima de un ransomware, puedes limpiar todo tu sistema (restablecer los valores de fábrica) y luego utilizar los archivos de copia de seguridad para restaurar todo a la normalidad. Para que esto sea efectivo, es importante que hagas copias de seguridad de tus archivos con frecuencia, ya que los últimos archivos de copia de seguridad guardados serán los que se instalen en tu sistema.

5. Protégete contra el robo de identidad

Utilizar un servicio de protección contra el robo de identidad es otra forma de protegerse de un ataque de ransomware. En realidad, los ciberdelincuentes no utilizan el ransomware en ordenadores personales con demasiada frecuencia. Su objetivo son las empresas.

Si una empresa con la que has trabajado se convierte en víctima del ransomware, tú también podrías serlo. En estos casos, los ciberdelincuentes no sólo bloquean los archivos críticos, sino que a menudo roban listas de clientes y trabajadores que contienen información de identificación personal. Puede tratarse de números de cuentas bancarias, fechas de nacimiento, números de la seguridad social e incluso contraseñas.

Utilizar un servicio de protección frente al robo de identidad te ayuda a vigilar la dark web por si se descubre que tu información está siendo vendida o utilizada allí. Los mejores servicios de protección de identidad cuentan con programas que te ayudan a eliminar tu información de sitios de venta delictivos y a restablecer su identidad en agencias de información crediticia, Hacienda, etc.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de