Cómo limpiar un robot aspirador: los mejores consejos para mantener tu robot de limpieza en buen estado

Asegúrate de que tu robot aspirador esté tan impecable como tus suelos

staubsaugerroboter
(Image: © CreativePhotography / Adobe Stock)

Se acabaron los días en los que había que arrastrar una pesada aspiradora por toda la casa cada vez que el suelo necesitaba un repaso rápido. Ahora hay una gran variedad de aspiradores compactos y ligeros que son más fáciles de manejar y que recogen todos los restos de suciedad del suelo. 

Si no tienes tiempo para esto, o simplemente no te gusta pasar la aspiradora, uno de los mejores robots aspiradores (opens in new tab) lo puede hacer por ti, dándote tiempo para poner los pies en alto y disfrutar de un merecido descanso.

Aunque una de las mejores aspiradoras es esencial cuando se trata de un trabajo minucioso y más enérgico, este práctico electrodoméstico es sin duda una parte esencial del arsenal de limpieza para mantener a raya la suciedad del día a día. 

Capaz de llegar a todos los rincones con una sola carga, algunos robots aspiradores son incluso capaces de mapear la distribución de tu casa, almacenando estos datos en sus ajustes para una limpieza más eficiente la próxima vez, mientras que los modelos más avanzados también pueden fregar los suelos. 

Aunque puedes dejar que tu robot aspirador recorra el suelo sin ayuda, es importante que lo limpies con regularidad del mismo modo que lo harías con cualquier otro aspirador. Así te asegurarás de que siga limpiando sus suelos con la mayor eficacia posible. 

 Cómo limpiar un robot aspirador

Empieza por vaciar el depósito de polvo. Lo ideal es que lo hagas después de cada uso, aunque es fácil olvidarse. Si el depósito de polvo es de plástico y tiene tiempo, acláralo y déjalo secar al aire antes de volver a colocarlo en el robot aspirador.  Sin embargo, es importante asegurarse de que se ha secado completamente, ya que de lo contrario, durante la siguiente limpieza, el polvo y los residuos recogidos se pegarán al depósito.  

Algunos robots aspiradores, como el iRobot Roomba i7+ y el iRobot S9+, son autovaciables y depositan los restos de cada limpieza en una bolsa en la estación de carga. Con estos robots, no hay necesidad de vaciar el depósito de polvo, pero asegúrate de comprobar la bolsa en la estación de carga y reemplazarla si está llena. 

A continuación, presta atención al cepillo. Tu robot aspirador pasa mucho tiempo recogiendo la suciedad, incluidas los pelos, los hilos y otros innumerables elementos, que pueden enredarse alrededor del cepillo, comprometiendo la potencia de succión y dificultando doblemente el trabajo de tu ayudante.

Algunos robots aspiradores tienen cepillos extraíbles, que facilitan la tarea de desenredar los residuos atrapados. Consulta el manual del robot aspirador si no estás seguro de si tu modelo ofrece esta función. 

Utiliza tus dedos para retirar los restos encajados entre los mecanismos o para quitar los restos enredados, considera la posibilidad de utilizar un par de pinzas o cualquier herramienta específica, como un peine o una cuchilla, que se incluya con el robot aspirador. Si esto no funciona, puede que tengas que recurrir a cortar los mechones con unas tijeras. 

No te olvides de los cepillos de los bordes que tiene tu robot aspirador. Estos son considerablemente más delicados que el cepillo principal, así que ten cuidado si usas tijeras o cuchillas. 

Por último, asegúrate de limpiar los filtros del robot, una vez a la semana si es posible, pero al menos después de diez sesiones, para garantizar que no se obstruyan. Para eliminar el polvo acumulado, golpea con cuidado el filtro sobre un cubo de basura y usa un cepillo suave para desprender la suciedad que no caiga libremente. Si tienes una aspiradora de mano, puedes utilizarla para recoger el polvo y los residuos del filtro. 

iRobot roomba i7+

(Image credit: iRobot)

No olvides las ruedas y los sensores

El depósito de polvo y los cepillos no son la única parte del robot aspirador que puede atascarse. Hay todo tipo de suciedad problemática en la casa y parte de ella puede quedar atrapada en las ruedas, lo que hace que el robot aspirador tenga dificultades para moverse por la casa.  Si notas que tu aspirador se mueve con cierta lentitud, comprueba las ruedas y utiliza un paño para eliminar los restos que haya en ellas.  

Imagínate que intentas limpiar la casa con unas gafas empañadas. Casi seguro que se te escapará alguna mancha aquí y allá. Lo mismo ocurre con tu robot aspirador. Puede que no tengan ojos, pero dependen de los sensores para orientarse en tu casa. Utiliza un paño seco para eliminar cualquier exceso de acumulación en los sensores, mientras que para la suciedad persistente, usa un paño húmedo. También es importante asegurarse de que las clavijas de carga se limpian con un paño seco. Si no lo haces, tu aspiradora puede tener dificultades para cargarse antes de una limpieza, lo que la llevará a abortar la misión a medio camino.

Toques finales

Por último, limpia el exterior de tu robot aspirador con un paño seco para eliminar cualquier mancha en la carcasa exterior.  Si hay marcas persistentes, utiliza un paño húmedo para eliminarlas. También merece la pena comprobar si la estación de carga y el cable de alimentación están sucios y, de nuevo, utilizar un paño seco, recurriendo solo a uno húmedo en caso de manchas persistentes, y asegurarse siempre de que la estación de carga está desenchufada si vas a hacer esto. 

Si tu robot aspirador puede fregar además de aspirar, cuidar su depósito de agua y los paños de fregado también es esencial. Una vez que tu aspirador haya terminado una sesión de fregado, vacía el agua residual del depósito y límpialo. Si el robot aspirador usa paños desechables, retira el sucio y sustitúyelo por un paño nuevo y limpio. Si tienes un paño de fregado reutilizable, retíralo del robot aspirador y ponlo en la lavadora, siguiendo las instrucciones de cuidado del manual o de la etiqueta.  

Estos consejos son solo una guía general, así que consulta siempre el manual del usuario para tener instrucciones detalladas sobre el cuidado de tu robot aspirador. 

 ¿Con qué frecuencia debo limpiar un robot aspirador?

Para que tu robot aspirador funcione de forma óptima, te sugerimos que siga un programa de limpieza. Vacía el depósito de polvo después de cada uso, mientras que los filtros deben limpiarse una vez a la semana (dos veces si tienes mascotas). 

En cuanto a los sensores, los que detectan cuando el depósito de polvo está lleno deben limpiarse cada quince días, mientras que los que se utilizan para seguir la ubicación del robot y asegurarse de que no caiga por las escaleras deben limpiarse una vez al mes, además de limpiar el cepillo principal y los cepillos laterales. 

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de