Los monitores gaming van a ser aún más fluidos, gracias al recién revelado G-Sync Pulsar

The Nvidia Logo on a dark background
(Crédito de imagen: Jakub Porzycki/NurPhoto via Getty Images)

Nvidia va a presentar en CES 2024 algunas de sus próximas tecnologías más impresionantes, entre las que se incluyen algunas pantallas nuevas equipadas con su recién revelada tecnología G-Sync Pulsar.

G-Sync Pulsar es una evolución de G-Sync, la tecnología patentada de frecuencia de refresco variable (VRR) que se encuentra en muchos de los mejores monitores de alta frecuencia de refresco, y que combina VRR y ultra low motion blur (ULMB) para ofrecer una experiencia de juego aún más fluida.

Para aquellos que necesiten un repaso rápido, la primera encarnación de G-Sync se lanzó en 2013 y su objetivo era eliminar tanto el desgarro de la pantalla (distorsión de la imagen cuando se muestra una imagen en movimiento rápido) como la latencia de entrada (retrasos en la aparición de la imagen en pantalla). Lo conseguía adaptando constantemente la frecuencia de refresco del monitor a la frecuencia de fotogramas de la GPU y los resultados fueron bastante espectaculares para la época.

Su competidor AMD lanzó entonces AMD FreeSync en 2015, que no era más que su propia versión de VRR. Ahora es muy probable que tu pantalla venga equipada con uno u otro si tienes alguno de los mejores monitores gaming. 

Nvidia ha seguido desarrollando G-Sync para tratar de mantenerse a la vanguardia, incluyendo la incorporación de la compatibilidad con el alto rango dinámico (HDR) en 2017 para permitir una imagen suave como la seda con tonos de color más precisos y realistas.

G-Sync Pulsar es la próxima gran encarnación de G-Sync y por fin incorpora ULMB a la ecuación. Como explica Nvidia en una noticia reciente, antes había que elegir entre ULMB o G-Sync en la pantalla. Esto se debía a que ULMB, que aumenta la nitidez del movimiento, funcionaba mediante la retroiluminación estroboscópica, es decir, haciendo parpadear la retroiluminación de una forma específica para reducir la percepción del ojo de la permanencia del objeto. 

Todo esto es muy técnico, pero la sincronización variable de esta luz estroboscópica provocaría graves parpadeos si se combinara con G-Sync. Sin embargo, G-Sync Pulsar por fin une ambas cosas gracias a lo que Nvidia denomina un "novedoso algoritmo que ajusta dinámicamente los patrones de strobing a las distintas velocidades de renderizado".

En términos sencillos, esto significa que los usuarios con un monitor compatible con G-Sync Pulsar y una GPU Nvidia se beneficiarán de un movimiento mucho más nítido mientras juegan. Nvidia ha publicado un breve vídeo que ilustra la diferencia que G-Sync Pulsar puede suponer en Counter-Strike 2.

Toda la imagen es mucho más legible, con detalles más precisos y texto más claro. Obviamente, tendremos que esperar a que los monitores salgan al mercado para poder juzgarlos correctamente, pero los asistentes al CES 2024 podrán probar G-Sync Pulsar en el stand de Nvidia.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de