Skip to main content

WWDC 2022: cómo ha cambiado iOS con el paso de los años y cuál ha sido el mejor

iOS 1 e iOS 15, en el iPhone 2G y el iPhone 13 Pro
(Crédito de imagen: TechRadar)

Desde que debutara el primer iPhone en 2007, hemos visto cómo iOS sufría cambios extremos en la manera que usábamos nuestros dispositivos de Apple, desde el movimiento de los dedos interactuando con la primera versión, a la incorporación de los widgets a nuestras pantallas de inicio.

Ahora mismo estamos en iOS 15, que se lanzó en 2021, pero hay muchas probabilidades de que veamos iOS 16 en la WWDC de este año, y se rumorea que traerá más mejoras en las notificaciones.

En cualquier caso, las anteriores actualizaciones han supuesto soluciones, grandes funciones o cambios internos invisibles para la mayoría de usuarios.

Con esto en mente, hemos analizado cada versión para crear un ranking desde la peor de todas hasta la que nosotros consideramos que es la mejor. 

iOS 11

Se recuerda a esta versión con muchos errores, uno en especial hacía que los iPhones se apagaran, y la batería sufría una barbaridad una vez actualizabas el teléfono. Había muchas mejoras, ya que el Centro de Control se podía abrir desde ese momento deslizando sobre la esquina superior derecha, función que sigue estando en iOS 15. 

Una siguiente versión de iOS 11.2 vino con un error en los dispositivos HomeKit, donde acceder a las luces y la domótica de casa era inútil.

En general, esta fue una versión para el olvido, sin importar las mejoras que trajo a los iPad, pero iOS 12 lo solucionó todo, algo que curó la herida de iOS 11.

iOS 7

Lanzado en 2013, vino con un rediseño total de iOS, aunque se mantenía la estructura del diseño que veíamos desde iOS 1 y la linealidad, que se sentía como un enorme paso adelante en apariencia y dos pasos atrás en funcionalidad.

Llegó cuando Scott Forstall, a cargo de iOS desde su concepción, fue reemplazado por Jonny Ive, que se encargaba del diseño de la mayoría de productos de Apple. Dejó su marca en iOS 7, donde los reflejos y los colores vivos estaban por todas partes. Pero también se añadió el Centro de Control, que aparecía cuando deslizabas desde abajo y te permitía acceder al Wi-Fi, Bluetooth, el modo avión y otras funciones sin tener que ir a los ajustes del iPhone.

Aun así, había errores que hacían de iOS 7 un sistema difícil de usar. La nueva fuente 'Helvetica', más liviana, complicaba la lectura en algunas ocasiones, como en Mensajes o Música, y los botones virtuales no eran tan obvios en esta versión, lo que causaba que muchos usuarios se equivocaran y cerraran una notificación, por ejemplo.

iOS 6

iOS empezaba a estar estable cuando llegó el iPhone 5S, sobre todo comparado con Android y Windows. iOS parecía como si alardeara de cada detalle, y todas las funciones nuevas causaban errores en las que ya estaban ahí.

En ese sentido, iOS 6 fue un error, y Mapas fue el catalizador del nuevo iOS 7.

Fue el intento de Apple para dejar de depender de la app Google Maps, y tener su marca de la casa, pero fue un lanzamiento que debería haber esperado a iOS 7. 

Mapas se salió de la carretera cuando se actualizó en septiembre de 2012, con etiquetas incorrectas, monumentos que se doblaban cuando los veías en modo satélite y mucho más. Esto provocó que el CEO de Apple, Tim Cook, echara a Scott Forstall después de que se negara a disculparse públicamente por Mapas.

Además de ello, iOS 6 presentó Passbook, que ahora es Cartera, junto al modo No Molestar. Aunque fue una pequeña versión en 2012, la frustración con Mapas fue enorme, y no se solucionó hasta iOS 9.

iOS 13

Esta actualización es única en su especie, ya que la primera versión que salió públicamente para los usuarios fue iOS 13.1 debido a la cantidad de errores que no se pudieron solucionar cuando salió el iPhone 11.

Fue el claro ejemplo de anunciar muchas cosas en la WWDC, y Apple presentó muchísimas funciones que se tuvieron que dejar atrás. Pero cuando llegaron, la convirtieron en una versión para recordar.

Desde el modo oscuro, el Street View para Mapas de Apple, la app Notas y Recordatorios con sus nuevos diseños, la introducción de la compatibilidad con archivos externos en iPadOS... era una versión gigante, pero llena de fallos.

Aun así, se actuaba diferente con el iPad Pro cuando se incorporó un cursor en la 13.4. Podías usar un ratón externo, de forma inalámbrica o por cable, y navegar por iPadOS como si fuera un ordenador. Las apps tardaban en adaptarse al cursor, y aunque era útil, confundía a los usuarios, que no sabían para qué servía entonces un iPad si se usaba de forma tan similar a un portátil.

No fue hasta iOS 13.5 cuando llegó todo lo que se anunció en la WWDC de 2019 tanto al iPhone como al iPad, donde por fin se podían compartir carpetas en iCloud Drive, de la misma manera que se hace con OneDrive de Microsoft o Google Drive.

iOS 10

Lo más destacado de esta actualización fue la interoperabilidad: las aplicaciones eran capaces de comunicarse entre ellas. Pero la interfaz empezaba a verse anticuada, así que con iOS 10 llegaron nuevas animaciones y la capacidad de poder borrar las apps de serie como Bolsa y Clima.

Continuando con el tema de la interoperabilidad, podías usar una función llamada Portapapeles Universal, por ejemplo, donde se podía copiar un texto o una imagen de un iPhone y pegarla en otro dispositivos distinto de Apple, como un Mac.

Llegó la iMessage Store, donde podías descargar un montón de stickers, aunque su primera versión era algo confusa, ya que solo se podía acceder desde Mensajes, sobre el teclado.

Siri también ganaba acceso a apps de terceros, y podías abrir WhatsApp o pedirle que iniciara Facebook sin tener que pulsar en la pantalla, aunque sus respuestas podían ser muy lentas cuando se lanzó iOS 10 por primera vez.

En general, fue una gran actualización que ayudó a reducir la exclusividad del software de Apple y hacerlo más accesible. Aun así, había una sensación de que podría haber sido mejor, y el iPad parecía más un iPod Touch enorme, sin funciones exclusivas para tablet.

iOS 9

Como iOS 12, este fue un año donde iOS salió de su caparazón y se rediseñó solucionando errores y mejorando la velocidad y la estabilidad. Se añadió el modo Ahorro de batería a los iPhones, y el modo PiP (imagen en imagen) apareció en los iPads, permitiéndote poder ver un vídeo en iOS 9 mientras hacías otras cosas.

Era simple, una actualización sólida, donde podías notar la velocidad de iOS en casi cualquier parte, sin menospreciar a las ocho versiones anteriores.

Al mirar atrás, parece que esta actualización sentaba las bases para lo que estaba por venir en las siguientes generaciones de iOS.

iOS 5

Esta fue una gran versión que sigue en la memoria de muchos. Siri hizo su primera aparición en iOS junto a un Centro de Notificaciones para que fuera más fácil gestionarlas, y la idea de evitar usar un ordenador.

Esto quiere decir que por fin podías activar un iPhone o un iPad de forma inalámbrica, sin tener que conectarlo a iTunes.

iOS 5 también acogió el debut de iCloud, algo que se destacó Steve Jobs en sus últimas apariciones en la WWDC. Poder gestionar todo el contenido de forma inalámbrica ya era posible, pero Apple cambió la forma en la que los iPhones podían compartir archivos.

iCloud funcionaba (y funciona) muy bien. Hacer una foto con tu iPhone 4S y que apareciera mágicamente tu Mac sin que hicieras nada estaba avanzado a su tiempo, e hicieron que Google y Microsoft se pusieran las pilas en ese aspecto.

iOS 12

Después de todos los fallos de iOS 11 y sus versiones siguientes, el software seguía dando errores, así que iOS 12 fue la solución en estabilidad y rendimiento que se necesitaba en todos los dispositivos de Apple.

Pero también vimos tres nuevas funciones en 2018: Atajos, notificaciones agrupadas y Tiempo de uso.

Atajos antes se llama 'Flujo de trabajo' hasta que llegó a Apple. Permitía que cualquiera creara acciones automatizadas para cualquier aplicación o función a través de un comando. Esto ha sido un gran avance para los usuarios más exigentes, ya que permite crear muchas combinaciones distintas para exprimir el uso de iOS, y no se había visto algo así en ninguna otra versión hasta la fecha.

Como la notificaciones se veían en grupos y el Tiempo de uso permitía limitar el tiempo que pasamos en ciertas apps, esta fue una versión que aportó estabilidad, velocidad y grandes funciones para ayudar a gestionar nuestro uso del iPhone.

iOS 14

Normalmente, siempre ha habido una gran función a destacar en cada versión de iOS, pero con iOS 14, fue distinto. Tenía un montón de mejoras y nuevas funciones que atrajeron a cualquier tipo de usuario.

La pantalla de inicio vio su mayor cambio en años, con widgets y una biblioteca de aplicaciones para gestionarlas mejor. El modo PiP (imagen en imagen) llegó a los iPhones, ya que antes era una función exclusiva de los Mac y los iPad. Llegó el Audio Espacial a los AirPods, mejores funciones de privacidad y poder seleccionar una aplicación principal como navegador y app de email.

Y eso fue solo un tercio de lo que estaba disponible en 2020, y algunos tuvieron que replantearse su pantalla de inicio para beneficiarse de esos widgets y reducir el número de páginas gracias a la Biblioteca de aplicaciones.

iOS 8

La recepción de iOS 7 en 2013 fue algo silenciosa debido principalmente a su inconsistencia, muy centrado en el diseño y poca visión de funcionalidad.

Pero iOS 8 entró por la puerta grande, y la WWDC de 2014 fue su espectáculo. Llegaron los teclados de terceros, Apple Pay hizo su debut (aunque en un principio lo hizo solo en EEUU), HomeKit permitía controlar dispositivos de la casa desde el móvil, nació Apple Music y se hicieron muchas mejoras en iCloud.

Después de nueve años de iCloud, los usuarios querían más (ya que es un servicio de pago), y iCloud Drive fue la respuesta de Apple. Se acerca a un gestor de archivos, como Explorador de Archivos en Windows, pero para iOS. Podías guardar un montón de cosas en la app y exportarlas a Mail o a Fotos.

La interfaz de usuario también cambió, sobre todo con un paso atrás en las fuentes y las 'cajas' donde se ven los mensajes. Estaban en negrita y los iconos se veían mejor cuando recibías una notificación, por ejemplo.

En general, fue una gran secuela de iOS 7, y si esa fue la manera que tenía Apple de mostrar que iOS 8 era la nueva dirección que se iba a tomar, fue la mejor forma de hacerlo.

iOS 3

Es difícil imaginar que para cuando el iPhone cumpliera tres años, no había manera de copiar y pegar texto o enviar un mensaje multimedia. Pero iOS 3 lo solucionó de forma muy intuitiva.

Podías mantener pulsado el texto para que apareciera un pequeño menú. Desde ahí copiabas el texto y lo pegabas en un área completamente distinta del iPhone. Los días de escribirlo todo manualmente más de una vez habían acabado, y abrían las puertas a una nueva manera de usar el correo electrónico en el iPhone.

Pero había otras grandes funciones, como la búsqueda en Spotlight, que permitía que los usuarios buscaran cualquier cosa deslizando hacia la derecha para que apareciera un menú. Como el iPhone 3GS llegó con iPhoneOS 3, por fin se podía grabar vídeo con la cámara, eliminando otra cosa de la lista de deseos de los usuarios.

iOS 4

Aquí era cuando las versiones de iOS se anunciaban en abril con una previa y salían en junio en la WWDC, junto al nuevo iPhone.

iOS 4 fue monumental por muchas razones: no solo cambió el nombre de iPhoneOS a iOS, sino que fue el soporte vital para la presentación del iPhone 4. Todo se rediseñó para que encajara mejor con la Retina Display, así que cada icono, color y tipo de letra se hizo para tener una mayor resolución.

Junto a esto, llegaron las carpetas en la pantalla de inicio, que permitieron guardar varias apps en un mismo lugar, además de la multitarea. Dándole dos veces al botón home, podías acceder a un menú donde se podía cambiar entre una aplicación u otra.

Pero no solo eso, estaba FaceTime, una función que se ha convertido en servicio imprescindible de cada producto de Apple.

Con el debut del iPad ese mismo año, no fue hasta iOS 4.2 cuando llegó la tablet, que también trajo funciones de multitarea y las carpetas.

Todas esas funciones del estilo 'por fin' convirtieron a iOS 4 en una de versiones más exitosas de la compañía y aseguraron las ventas del iPhone 4 ese año.

iOS 1

Merece mucho la pena ver ese vídeo de principio a fin, ya que fue la versión que lo empezó todo, especialmente si fuiste uno de los que tuvo el primer iPhone en junio de 2007. El cambio que supuso iOS, conocido entonces como iPhoneOS, fue tan grande que, una vez lo probabas, no querías volver a usar un Nokia o un Sony Ericsson con botones.

Todo funcionaba a la perfección, y el hecho de tener una pantalla de 3.5 pulgadas para manipularlo todo con los dedos era de lo más futurista en hace 15 años.

Incluso antes de que existiera la App Store, la multitarea o el copiar y pegar, había muchas cosas que disfrutar de iPhoneOS. El iPod se transformó en una app, y podías encontrar tu camino de vuelta a casa gracias a la app de Google Maps.

Fue revolucionario y sentó las bases de lo que usamos todos hoy en día, y no solo para el iPhone, sino para dispositivos Android y tablets Windows.

iOS 2

Después de demostrar su habilidad con las apps web, Steve Jobs nos convenció para que los desarrolladores crearan apps nativas que se pudieran instalar en los iPhones y, solo entonces, la App Store llegó con iPhoneOS 2.0, junto al iPhone 3G en julio de 2008.

Aunque hubo mejoras en Mail que incluían poder añadir cuentas de Microsoft Exchange para el trabajo y una opción GPS en Google Maps, la App Store fue la segunda mitad de la historia del iPhone.

La App Store le daba a los usuarios una manera de personalizar sus pantallas de inicio con juegos, utilidades y mucho más. Los comienzos de la App Store fueron el hombre descubriendo el fuego: podías crear un juego que aprovechaba todo el potencial del iPhone, y generar tus beneficios desde una tienda integrada.

Antes de que llegaran los pagos en las apps y otras formas de ver vídeos a través de aplicaciones en streaming, poder descargar y actualizar una app que pudieras usar de camino al trabajo o en tu cama era increíblemente llamativo. Y no tenías que hacer otra cosa para buscar nuevas aplicaciones, todo estaba disponible a través del iPhone.

De hecho, ha habido nuevos diseños y nuevas funciones para ayudar a los desarrolladores y usuarios a aprender de la App Store, descubriendo una nueva forma de revolucionar un dispositivo ya de por sí revolucionario. 

iOS 15

Llegamos a la última versión de iOS, lanzada en octubre del 2021. Fue otra temática basada en la productividad. Cuando iPadOS 15 también incorporó los widgets, 'Concentración' se introdujo como una forma de silenciar ciertas aplicaciones a ciertas horas del día, y también se podía cambiar la pantalla, dependiendo del tipo de modo de Concentración que estuviera activo.

FaceTime por fin mejoró para mantener el ritmo de Zoom y aplicaciones similares, ya que ahora permite enviar link a otros usuarios para que se unan a la llamada, y una mejora de la calidad en las llamadas de audio de FaceTime.

SharePlay también se lanzó como una nueva forma de ver y escuchar contenido con amigos y familia entre dispositivos de Apple. Permitía montar fiestas de forma virtual, y cualquier aplicación puede tener la habilidad de usar esta función, simplemente con una actualización para habilitarlo.

En general, esta fue una versión estable para el iPhone y el iPad, y trajo muchos menos problemas que las anteriores, además de que esas funciones eran muy útiles para mantener un buen ritmo de trabajo, haciendo más fácil compartir contenido y llamadas con cualquier persona.

Avgeek.
Pruebo toda la tecnología que puedo para decirte si vale la pena o no, pero lo que más me gusta analizar son los móviles.
Siempre estoy en Twitter (opens in new tab) o Instagram (opens in new tab), si necesitas cualquier cosa o tienes alguna duda tecnológica, ¡mándame un mensaje, no te cortes!

Aportaciones de