No es broma, Gmail ya tiene 20 años y seguramente nos ha hecho mejores por el camino

Gmail cumple 20
(Crédito de imagen: Getty Images)

Gmail, el servicio de correo electrónico que empezó casi como una broma pero se convirtió en un actor dominante, cumple exactamente 20 años el 1 de abril.

Para la mayoría de nosotros es tan difícil imaginar un mundo sin Gmail como buscar sin Google. Pero Gmail llegó tarde al mundo del correo electrónico, décadas después de que empezáramos a utilizar los ordenadores para enviar mensajes electrónicos a proveedores externos que, como en las antiguas oficinas de correos, los clasificaban y enviaban a su destino digital. Fue mucho después del MSMail y el ccMail, pero lo bastante pronto como para exigir un guión entre "e" y "mail".

Google, el descarado advenedizo (a pesar de ser por entonces el motor de búsqueda más utilizado), lanzó Gmail el Día de los Inocentes para mayor confusión de todos. En PCMag, donde yo trabajaba por aquel entonces, admitimos que "el comunicado de Google incluía un lenguaje que parecía una artimaña" y nadie estaba seguro de que el gigante de las búsquedas se tomara en serio su entrada en el abarrotado espacio del correo electrónico. En parte tenía que ver con la disponibilidad bastante limitada de la plataforma.

Google fue una de las primeras empresas de Internet en ofrecer acceso sólo por invitación a un nuevo servicio. Fue un brillante acto de marketing, pero también tenía un propósito más práctico. Google había tenido problemas para lanzar Gmail y aún estaba aprendiendo cuando pasó a la beta pública. El acceso abierto habría desbordado el sistema, forzando caídas incalculables, posiblemente correo no entregado, y probablemente habría hecho casi imposible aprender sobre lo que la gente quería, necesitaba y utilizaba más a menudo en la plataforma de correo IMAP (no había soporte POP3 en el lanzamiento).

Bienvenido a la fiesta, amigo

El 22 de abril de 2004, casi cuatro semanas después del lanzamiento, obtuve acceso. Todavía conservo el mensaje de bienvenida, que me decía que era "una de las primeras personas en utilizar Gmail" y me daba las gracias por "aceptar probar Gmail". El correo describía algunas de las principales diferencias, como "buscar en lugar de archivar". Gmail no utilizaba carpetas, una forma tradicional de organizar el correo electrónico, y en su lugar se centraba en etiquetas y conversaciones. A día de hoy, el concepto de carpetas en Gmail me resulta extraño y no estoy seguro de que me hayan gustado nunca las "etiquetas", más amorfas.

Tenía algunas funciones avanzadas, como filtros y autocompletar direcciones. Y, por supuesto, venía con 1 GB de almacenamiento, una cantidad inaudita en aquella época para un servicio de correo electrónico gratuito, que ahora me parece lamentablemente insuficiente. El argumento de Google en aquel momento era que podíamos dejar de perder el tiempo borrando correos y guardarlo todo. Creo que me comprometí demasiado con este concepto.

Aunque Gmail no tenía anuncios emergentes ni banners (gracias a Dios), sí había anuncios de texto en una columna a la derecha (ahora los anuncios de Gmail se encuentran principalmente en la pestaña "Promociones"). Esta resultó ser la "innovación" más controvertida de Gmail. Para ofrecer anuncios contextuales, Google tendría que "leer" el contenido de tu correo electrónico. Me pareció una violación de la privacidad de locos, y escribí sobre esta preocupación justo antes de obtener acceso. Recordé a los lectores que los ordenadores, al menos entonces, en realidad no "leían" nada. No tenían ni ojos ni conciencia para entender el contexto. Google, por supuesto, ya anonimizaba los datos y ofrecía anuncios contextuales sin entregar tus datos privados a terceros. También señalé que, sin esos anuncios, no podríamos conseguir todo ese, en aquel momento, almacenamiento gratuito. Vale la pena señalar que estas preocupaciones iniciales no impidieron el crecimiento de Gmail.

Junto con el acceso a Gmail llegaron algunas invitaciones que podía repartir. Llegaban en pequeños racimos y se las daba a compañeros de trabajo, colegas y amigos. Algunas personas que sabían que tenía una cuenta de Gmail me enviaron correos electrónicos y mensajes de AOL suplicándome acceso. Cada vez que le daba acceso a alguien, Gmail me notificaba cuándo se había registrado y había creado su nueva dirección de Gmail "¡para que pudiéramos seguir en contacto con Gmail!". Aunque no era una red social, Google era consciente de la naturaleza inherentemente social del correo electrónico. Mantener conectados a los nuevos usuarios era la forma de construir esa red y generar el FOMO suficiente para que el servicio siguiera creciendo.

Toda la información

Google se arriesgó al lanzar Gmail, y lo sabía. En las FAQ originales, Google tuvo que explicar por qué una empresa de búsquedas lanzaría un servicio de correo electrónico:

"¿Por qué ofrece Google correo electrónico? Creía que era una empresa de búsquedas."

"La misión de Google es organizar la información del mundo y hacerla universalmente útil y accesible. Para muchas personas, el correo electrónico contiene información valiosa que puede ser difícil de recuperar. Creemos que podemos ayudar con eso".

Era una prueba más de que el objetivo estratégico de Google nunca fue sólo los resultados de búsqueda, sino la información, la tuya, la mía y la de todos los demás. Google quería organizar la información del mundo sin importar la forma, desde los resultados de búsqueda, al correo, al vídeo y las imágenes, y la ubicación. Esa búsqueda nunca se detiene y no todo el mundo está contento con ello.

Aun así, merece la pena celebrar Gmail, un servicio en línea que entró en un mercado atrincherado y acabó rehaciéndolo a su imagen y semejanza. Nunca fue y probablemente nunca será algo que se pueda ignorar.

También te interesará...

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de