Cómo cambiar los componentes de tu PC

Intel Core i5 10600K vs AMD Ryzen 5 3600
(Crédito de imagen: Shutterstock)

Actualizar tu PC puede dar nueva vida a un sistema antiguo, mejorando el rendimiento, aumentando la capacidad de almacenamiento y mejorando tu experiencia informática en general. Si quieres acelerar tus aplicaciones, almacenar más datos u obtener un mejor rendimiento gráfico para jugar o diseñar, esta guía te guiará a través de las actualizaciones esenciales que deberías considerar.

Nota: Antes de gastar dinero en actualizaciones de hardware, puede que quieras probar algunos de los métodos gratuitos para acelerar tu ordenador.

PASOS PARA MEJORAR TU PC

Existen cinco métodos principales para actualizar tu ordenador:

  • Aumentar la RAM
  • Cambiar de disco duro a unidad de estado sólido M.2/NVMe
  • Cambiar de disco duro a unidad de estado sólido SATA
  • Instalar una tarjeta gráfica mejor
  • Instalar un procesador nuevo

Antes de empezar: ¿deberías actualizarlo o comprar un ordenador nuevo?

La renovación de componentes te permite adaptar tu PC a tus necesidades y preferencias específicas. Puedes priorizar qué componentes actualizar en función de qué mejoras de rendimiento son más importantes para ti, como mejorar tu experiencia gaming, acelerar las aplicaciones de software o aumentar la capacidad de almacenamiento.

Pero antes de empezar a hacer cambios de hardware en tu actual PC, pregúntate si sería mejor comprar un ordenador nuevo. 

Si tu ordenador es relativamente nuevo (tiene menos de tres años), es posible que puedas instalarle mejoras que prolonguen su vida útil por una pequeña parte de lo que te costaría un PC nuevo. Sin embargo, si es bastante más antiguo, encontrar piezas compatibles puede ser más difícil, y la inversión podría no merecer la pena.

A veces, el coste total de las actualizaciones puede acercarse o incluso superar el precio de un PC nuevo que satisfaga tus necesidades. Considera el coste acumulado de actualizar varios componentes frente a la compra de un sistema nuevo.

En última instancia, la elección entre actualizar o comprar un PC nuevo se reduce a evaluar la rentabilidad, valorar sus necesidades de rendimiento y considerar la longevidad que te proporcionarán las actualizaciones frente a un sistema nuevo. Si las actualizaciones satisfacen tus necesidades y ofrecen un buen retorno de la inversión, pueden ser una elección acertada. 

Guía paso a paso

1. Aumenta la RAM

(Image: © unsplash.com)

Aumentar la memoria RAM (Random Access Memory) de su sistema puede mejorar significativamente su capacidad de respuesta, especialmente si ejecuta varias aplicaciones simultáneamente o utiliza programas que consumen mucha memoria.

1. En primer lugar, determina el tipo de RAM compatible con tu placa base (DDR4, DDR5, etc.) y la cantidad máxima de RAM que puede soportar tu sistema.

2. Una vez que conozcas las especificaciones, compra los módulos de RAM que se ajusten a los requisitos de tu sistema. Consulta nuestra lista de las mejores memorias RAM para obtener algunas sugerencias.

3. Apaga tu PC y desenchúfalo. Abre la carcasa y localiza las ranuras de RAM en tu placa base. Si vas a ampliar la RAM existente, retira los módulos antiguos si es necesario. Alinea los nuevos módulos con la ranura, asegurándote de que la muesca de la RAM coincide con la ranura, y presiona firmemente hasta que los clips encajen en su sitio.

2. Cambia de disco duro a unidad de estado sólido M.2/NVMe

Sustituir un disco duro por una unidad SSD ofrece una mejora sustancial del rendimiento. Las dos opciones más populares son las SSD M.2/NVMe y las SSD SATA. En este paso hablaremos de la actualización a una SSD M.2/NVMe y en el paso 3 de la actualización a una SSD SATA.

Otros tipos de unidades SSD son las PCIe (Peripheral Component Interconnect Express) y las U.2 SSD.

La elección de la unidad SSD adecuada implica evaluar la compatibilidad de tu sistema, tus necesidades de rendimiento y tu presupuesto. Comprueba siempre la compatibilidad con la placa base y las especificaciones del sistema para garantizar un proceso de actualización sin problemas.

Para cambiar de un disco duro a una SSD M.2/NVMe, tendrás que hacer lo siguiente:

1. Confirma que tu placa base tiene una ranura M.2 compatible con SSD NVMe. Ten en cuenta la longitud y la anchura que admite tu placa base para garantizar la compatibilidad.

2. Utiliza un software de clonación para transferir el sistema operativo, las aplicaciones y los datos del disco duro a la unidad SSD M.2/NVMe. Dependiendo de tu configuración, puede que necesites utilizar un adaptador externo para clonar a la SSD M.2/NVMe si no puedes conectarla directamente a tu placa base junto al HDD.

3. Apaga y abre tu PC. Localiza la ranura M.2 en tu placa base. Retira los módulos existentes si es necesario. Inserta la unidad SSD M.2/NVMe en la ranura formando un ángulo de unos 30 grados y presiona suavemente hacia abajo. Asegura el SSD con el tornillo suministrado.

4. Enciende el PC y accede a la BIOS para asegurarte de que la unidad SSD M.2/NVMe está seleccionada como dispositivo de arranque principal. Tras guardar los cambios y salir de la BIOS, el sistema debería arrancar desde la SSD M.2/NVMe, listo para ofrecer un rendimiento de primer nivel.


3. Cambia el disco duro por una unidad de estado sólido SATA

(Image: © Future)

Los SSD SATA son más lentos que los SSD M.2/NVMe, pero siguen superando a un disco duro. Son compatibles con la mayoría de los ordenadores y también tienden a ser la opción más barata cuando se comparan las unidades de estado sólido, mientras que son lo suficientemente grandes para la mayoría de las necesidades informáticas generales, tales como la navegación web, aplicaciones de oficina, y ver vídeos.

Para cambiar de un disco duro a una unidad SSD SATA, sigue los pasos que se indican a continuación. 

1. Asegúrate de que la unidad SSD es compatible con la interfaz SATA de tu placa base. Comprueba el tamaño (2,5 pulgadas es el estándar para las SSD) y asegúrate de que tu sistema tiene un puerto SATA disponible.

2. Utiliza un software de clonación para copiar el sistema operativo, las aplicaciones y los datos en la unidad SSD SATA. Para ello, conecta la SSD a tu PC mediante un adaptador de USB a SATA, especialmente útil para portátiles o PCs sin puertos de unidades internas adicionales.

3. Apaga el PC, abre la carcasa y localiza el disco duro. Desconecta y extrae el disco duro y, a continuación, instala la unidad SSD SATA en su lugar utilizando los mismos cables SATA y de alimentación. Asegura el SSD en el puerto de la unidad.

4. Enciende tu PC y entra en la BIOS para asegurarte de que el SSD SATA está configurado como dispositivo de arranque primario. Guarda los cambios y sal de la BIOS. Tu PC debería arrancar ahora desde el SSD SATA, lo que se traduce en una mejora significativa del rendimiento.

4. Instala una tarjeta gráfica mejor

(Image: © unsplash.com)

Una nueva tarjeta gráfica puede mejorar significativamente el rendimiento de tu PC en el gaming, la compatibilidad con varios monitores y el rendimiento visual general en aplicaciones con uso intensivo de gráficos.

1. Asegúrate de que la fuente de alimentación de tu PC puede soportar los requisitos de alimentación de la nueva tarjeta gráfica y de que hay suficiente espacio físico en tu carcasa.

2. Apaga y desenchufa el PC. Abre la carcasa, localiza la tarjeta gráfica, retira los tornillos y cualquier conector de alimentación y sácala con cuidado de la ranura.

3. Inserta la nueva tarjeta gráfica en la ranura PCIe, fíjala con los tornillos y conecta los conectores de alimentación necesarios. 

4. Cierra la carcasa, enciende el PC e instala los nuevos controladores.

5. Instala una nueva CPU

(Image: © MSI)

La actualización de la CPU es una solución menos común que los otros pasos que hemos cubierto aquí. Esto se debe a los estrictos requisitos de compatibilidad con las placas base y a la naturaleza compleja y costosa de la actualización.

Normalmente, las actualizaciones de CPU sólo se plantean cuando el procesador actual es un claro cuello de botella, o si estás planeando una revisión importante del sistema.

Si quieres actualizar tu CPU, sigue estos pasos.

1. Asegúrate de que la nueva CPU es compatible con tu placa base. Comprueba el tipo de zócalo de la CPU y el chip, y verifica que la BIOS de tu placa base está actualizada.

2. Apaga y desenchufa tu PC. Abre la carcasa para acceder a la placa base. Es posible que tengas que retirar otros componentes o cables que bloqueen el acceso al zócalo de la CPU.

3. Retira con cuidado el disipador de la CPU (el ventilador y el disipador) de encima de la CPU. Es posible que tengas que girar suavemente o soltar un brazo de retención para liberar el disipador. A continuación, levanta suavemente la CPU de su zócalo desbloqueando el brazo de retención del zócalo (no debería ser necesario hacer fuerza).

4. Coloca la nueva CPU en el zócalo, alineándola correctamente con las muescas o marcas del zócalo (las CPU sólo encajan de una forma). Bloquea la CPU en su sitio asegurando el brazo de retención del zócalo. Aplica pasta térmica en la parte superior de la CPU si no está preaplicada en el disipador. A continuación, vuelve a colocar el disipador de la CPU, asegurándote de que quede bien sujeto.

5. Vuelve a montar todos los componentes o cables que hayas tenido que mover o retirar durante la actualización de la CPU. Cierra la caja del PC, vuelve a conectar todos los componentes y enciende el PC. Es posible que tengas que entrar en la BIOS para verificar que se reconoce la nueva CPU y configurar los nuevos ajustes.

Cómo cambiar el hardware tu PC: conclusiones

Hemos tratado los métodos principales para mejorar las partes físicas de tu PC. Sin embargo, hay un par de opciones más que puede que necesites tener en cuenta. 

Si añades componentes que requieren más potencia, como una tarjeta gráfica de gama alta, es posible que tengas que actualizar la fuente de alimentación para satisfacer las nuevas demandas.

Los componentes más potentes pueden generar más calor. Considera la posibilidad de actualizar el sistema de refrigeración con mejores ventiladores o una solución de refrigeración líquida para mantener bajas las temperaturas.

En general, actualizar tu PC es una forma rentable de prolongar su vida útil y mejorar tu experiencia informática. Tanto si deseas mejorar el rendimiento, el almacenamiento o los gráficos, es esencial que investigues y te asegures de la compatibilidad antes de adquirir nuevos componentes. Haz siempre una copia de seguridad de tus datos antes de realizar cualquier cambio y, si no te sientes cómodo realizando las actualizaciones por ti mismo, pide ayuda a un profesional.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de