El nuevo Panamera es el Porsche más lujoso hasta la fecha, y lo he conducido

Porsche Panamera
(Crédito de imagen: Porsche)

A pesar de que Porsche se convirtió oficialmente en un fabricante de SUV hace mucho tiempo (hoy en día, más de la mitad de sus ventas mundiales son de crossovers de alta cilindrada), rara vez se aleja de su herencia de coche deportivo. 

Por ejemplo, muchas variantes del Macan y el Cayenne todavía pueden sacar los colores a un montón de coches modernos de altas prestaciones en el circuito de carreras, mientras que el habitáculo incluso de los modelos más familiares se remonta directamente al 911 original.

Ahora bien, no estoy sugiriendo que la tercera generación del Panamera abandone todas sus intenciones deportivas, pero este es sin duda el Porsche más lujoso que he conducido nunca, y en su corazón late un nuevo sistema de suspensión de última generación.

De serie, el largo, bajo y poderoso Panamera viene con suspensión neumática de doble cámara y dos válvulas con Porsche Active Suspension Management (PASM), que es una forma técnica de decir que el software puede influir directamente en la firmeza o flexibilidad de la conducción, todo ello ajustable mediante interruptores en el volante.

Porsche Panamera

(Image credit: Porsche)

Esto no es nada nuevo, pero el fabricante alemán ha ido un paso más allá presentando su último sistema Porsche Active Ride, que estará disponible como opción para los modelos Turbo E-Hybrid.

Para abreviar una historia larga y muy técnica, el sistema conecta los cuatro amortiguadores de dos válvulas a una bomba hidráulica accionada eléctricamente. El resultado son reacciones rapidísimas en cualquier curva del vehículo, en cualquier momento.

Aunque a Porsche no le guste la analogía, vale la pena recordar el tipo de lowrider de la Costa Oeste que se puede ver "saltando" por la carretera en un vídeo de Snoop Dogg. De hecho, un ingeniero de Porsche hizo una demostración de la tecnología con un smartphone conectado que actuaba como mando. 

Con el móvil en la palma de la mano, cada giro o inclinación hacía que el Panamera imitara mis movimientos, inclinándose, rebotando y rodando de izquierda a derecha. Incluso bajo una lluvia torrencial de otoño, ofreció un espectáculo impresionante.

Pero es lo que esperaba, tratándose de una berlina de 192.000 €.

Nivelando el terreno

Con el Porsche Active Ride instalado, el prototipo de Panamera fuertemente camuflado al que me acerqué casi saltó a la vista cuando tiré de la manilla de la puerta. La suspensión saltó de su posición de reposo baja predeterminada a una altura más cómoda que me permitió deslizarme sin problemas en los asientos esculpidos.

Del mismo modo, toda la sección trasera puede descender (a la Range Rover) para facilitar la carga de objetos pesados en el maletero, pero realmente cobra vida en la carretera. En caso de frenada brusca, el morro se eleva suavemente para contrarrestar la típica inercia hacia delante que sienten los ocupantes.

Del mismo modo, el morro se hunde ligeramente al pisar el acelerador para evitar la sensación de latigazo cervical que se produce en coches tan potentes como éste. Hay que tener en cuenta que el próximo Panamera Turbo E-Hybrid alcanzará los 100km/h en 3,2 segundos y una velocidad máxima de 250km/h.

Porsche Panamera

(Image credit: Porsche)

Esto es gracias a un motor V8 turbo de cuatro litros que se combina con un motor eléctrico trasero de 140kW (190CV). Sólo ahora, el Panamera puede circular con electricidad durante 90km, según el ciclo combinado WLTP. Un nuevo cargador de corriente alterna de 11kW reduce el tiempo de carga a unas precisas 2 horas y 39 minutos.

Para garantizar que su nueva suspensión pudiera hacer frente a la enorme cantidad de prestaciones, Porsche instaló una ECU renovada dedicada exclusivamente al control del chasis. El sistema eléctrico puede reaccionar en menos de 25 milisegundos, lo que significa que la suspensión Active Ride entra en acción mucho antes que la aceleración física. 

Tener un sistema de suspensión que reacciona de forma tan obvia es un poco desconcertante al principio y, sinceramente, no hace que la experiencia de conducción sea especialmente atractiva. Pero no se trata de eso. 

Por supuesto, el sistema se "inclina" en las curvas, pero los que quieran una conducción más deportiva querrán desconectar el sistema, lo que es fácil de hacer.

Sin embargo, para los pasajeros (especialmente los que viajan en la parte trasera), Porsche Active Ride se integra perfectamente en un segundo plano, manteniendo el vehículo perfectamente nivelado en todo momento y disimulando la falta de delicadeza de su chófer sobre el pedal del acelerador.

Porsche Panamera

(Image credit: Porsche)

Un interior a tope de tecnología

Además de los suntuosos asientos con masaje, el mayor espacio para las piernas y el ambiente premium del habitáculo, Porsche se ha asegurado de que el nuevo Panamera esté más conectado que nunca. Después de todo, el Taycan (y su plétora de pantallas) ha demostrado ser extremadamente popular entre los clientes, lo que significa que el Panamera tiene ahora un rival de alta tecnología en el gallinero.

En la parte delantera, la misma pantalla curvada de 12,6 pulgadas altamente personalizable se encarga de la información de conducción, como la velocidad, la navegación y los ajustes del vehículo. Se combina con un panel de infoentretenimiento con pantalla táctil de 12,3 pulgadas en el centro, así como con una pantalla táctil opcional de 10,9 pulgadas que ofrece entretenimiento a medida para el pasajero delantero.

Porsche también ha ampliado su funcionalidad Apple CarPlay, de modo que funciones como el aire acondicionado, los masajeadores de los asientos y la iluminación ambiental pueden controlarse directamente a través de Apple CarPlay o con el asistente de voz Siri.

Porsche Panamera Interior

(Image credit: Porsche)

Los modelos más lujosos se reservan para los mercados asiáticos, donde una versión Executive de batalla larga lleva la opulencia al siguiente nivel.

Las grandes pantallas instaladas en los respaldos de los asientos traseros actúan como dispositivos de infoentretenimiento para los pasajeros traseros, que pueden emitir contenidos online o enviar sus smartphones. Las suntuosas alfombrillas y la posibilidad de reclinar aún más los asientos traseros lo convierten en una forma de viajar de primera clase.

Por supuesto, Porsche va a insistir en sus credenciales de rendimiento, llegando incluso a poner Turbo en su modelo E-Hybrid. Pero el refinamiento general, el vanguardista sistema de suspensión hidráulica y el interior de alta tecnología hacen que este Panamera parezca más que nunca una limusina.

Puede que los peces gordos de Stuttgart no estén de acuerdo, pero este podría ser uno de los primeros modelos de Porsche que preferiría experimentar desde los asientos (o casi tronos) traseros, en lugar de desde el asiento del conductor.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de