Skip to main content

Oppo Reno 2: análisis

La segunda ola de Oppo Reno ya está aquí

Oppo Reno 2 análisis
(Image: © Future)

Fiabilidad e interfaz

El Oppo Reno 2 viene con Android 9, que no es la última versión del sistema operativo de Google, pero los Oppo, como casi todos, no han recibido todavía Android 10. Encima de Android 9 está ColorOS, la capa de personalización de Oppo.

Aunque las capas chinas pueden ser un poco llamativas, ColorOS es más serena, con colores no tan fuertes y más minimalista que Android. Los iconos son bonitos y grandes, fáciles de pulsar, y los fondos de serie son coloridos sin llegar a ser chillones.

Una mejora es que no tienen tanto software de relleno como en los anteriores Reno, y las apps de serie como Game Space (que mejora el rendimiento en juegos) o Soloop (un editor de vídeo) son muy útiles, así que no necesitamos borrarlas como haríamos con otras apps precargadas menos familiares.

(Image credit: Future)

Entrar al teléfono es fácil y rápido. El sensor de huellas en pantalla es veloz y fiable, y es preferible al reconocimiento facial en este caso, así evitas que salta la cámara frontal, y lo que conlleva esperar a que eso ocurra.

Películas, música y juegos

Gracias a la pantalla del Oppo Reno 2, ver películas y TV en el terminal es genial, y el contenido (especialmente animación) se ve espectacular. El nivel de brillo también te permite verlo bien estando al sol, así que puedes ver Netflix tomando el sol.

Jugar ya es otra cosa, teniendo en cuenta el procesador del Reno 2. Hablaremos de esto más adelante, en el apartado de rendimiento y benchmarks, pero al tratarse de chips de gama media, el Reno 2 y el Reno 2Z están optimizados, y se nota.

En general, los dos dispositivos son lo suficientemente buenos, y pueden soportar juegos de buenos gráficos como PUBG y CoD Mobile sin alterar nuestra experiencia. Aún así, la gama media de estos terminales está capada, y el framerate es limitado y con lags, y esto se nota mucho más en el Reno 2Z, cuyo procesador es inferior.

La diferencia más notable entre un dispositivo y otro son los tiempos de carga, y cuando los medimos, el Reno 2 sale ganando por unos segundos al Reno 2Z. La app Game Space también nos informó de que el primero tenía 3 veces más memoria disponible cuando abría los juegos que el segundo.

(Image credit: Future)

Game Space es una app de Oppo que silencia las notificaciones y minimiza otros procesos en segundo plano para asegurar más memoria de cara al gaming (esto lo tienen la mayoría de terminales). En el Oppo Reno 2 y 2Z la app es útil, y parece que al usarla los juegos no tengan tanto impacto sobre el procesador.

La música a través de los altavoces suena un poco más floja que a través de auriculares o un altavoz, incluso más que en otros teléfonos Reno. No es un problema serio si no eres un melómano, o si vas a usar los altavoces para contenido en el que el sonido tampoco es lo principal, pero es algo que reduce su competitividad frente a otros smartphones.

Rendimiento y fiabilidad

Cuando se trata de potencia, el Oppo Reno 2 traiciona a la gama media, y el Reno 2Z incluso más. Cuando los pasamos por el Geekbench 5 sacaron un 1739 y un 1482 respectivamente.

Son las dos cifras más bajas que hemos visto desde que salió Geekbench 5 (que fue en septiembre de 2019, un mes antes del lanzamiento del Oppo Reno 2, así que no son las más bajas de la historia, pero no es buena señal).

Dentro del Oppo Reno 2 encontramos el chip Snapdragon 730G, mientras que el Reno 2Z lleva un Mediatek Helio P90. Los dos son chips de gama media y optimizados para poder jugar, pero el primero es de un fabricante líder. 

Como hemos dicho, estos procesadores tienen varias mejoras y están optimizados para que el impacto jugando sea el mínimo, pero en el uso normal se quedan un poco cortos: las apps a veces tardan en abrir y la cámara puede responder lenta.

Tom Bedford
Tom Bedford

Tom's role in the TechRadar team is to specialize in phones and tablets, but he also takes on other tech like electric scooters, smartwatches, fitness, mobile gaming and more. He is based in London, UK.


He graduated in American Literature and Creative Writing from the University of East Anglia. Prior to working in TechRadar freelanced in tech, gaming and entertainment, and also spent many years working as a mixologist. Outside of TechRadar he works in film as a screenwriter, director and producer.