Skip to main content

Microsoft Surface Pro 7: análisis

Después de la tormenta llega la calma

Surface Pro 7
La Surface Pro 7 parece la calma después de la tormenta, pero en innovación
(Image: © Future)

Nuestro veredicto

Esperábamos más avances de la séptima Surface Pro. El USB-C está bien, pero para un dispositivo a este precio, debería de ser Thunderbolt 3. Además, los marcos son demasiado anchos para una tablet de 2019. La Surface Pro 7 no es un salto tan grande sobre la Pro 6 para que te la recomendemos o simplemente para que descubras una tablet de Microsoft.

Pros

  • Rendimiento enormemente mejorado
  • Por fin llega el USB-C
  • Ahora con Wi-Fi 6

Contras

  • Pérdida general de batería
  • El USB-C no es Thunderbolt 3
  • Pocos (o ningún) cambio en el diseño
  • Los marcos son muy grandes para ser 2019

La Microsoft Surface Pro 7 debería haber sido la gran victoria de Microsoft (o al menos la oportunidad de arreglar los errores que tuvo su predecesor, la Surface Pro 6). Pero, una vez más, la línea de Surface Pro ha fallado en ese salto generacional que tantos de nosotros buscábamos, y que suponíamos que iba a traer las mejoras vitales que necesitábamos para mantenernos, al menos, atentos.

No es que el dispositivo carezca de mejoras. La Surface Pro 7 viene con un interior impresionante. Aún así, esas mejoras han afectado a su batería y no son suficientes para justificar su precio, especialmente cuando Microsoft quería ponerse guapo para la abrumadora potencia y batería de la nueva Surface Pro X.

Eso sin mencionar el hecho de las muchas oportunidades que ha tenido Microsoft aquí para mejorar. Un potente cable USB-C habría estado genial. Incluso bordes más reducidos habrían sido suficientes.

Por el contrario, la Microsoft Surface Pro 7 parece ser la calma después de la tormenta en cuanto a innovación, y es muy complicada de recomendar. Uno solo puede esperar que Microsoft quiera ahorrar la mayoría de innovaciones de su hardware y software para productos más interesantes como la Surface Neo que vendrá en un futuro, o la inevitable Surface Pro 8.

Hoja de especificaciones

Aquí está la configuración de la Surface Pro 7 enviada a TechRadar para su análisis:

CPU: 1.1GHz Intel Core i5-1035G4 (quad-core, 6MB caché, hasta 3.7GHz)
Gráficos: Intel Iris Plus
RAM: 8GB DDR4x
Pantalla: 12.3 pulgadas, 2,736 x 1,824 PixelSense display (Contraste: 1,500:1, 100% sRGB, 10 puntos multi-touch, relación de aspecto 3:2)
Almacenamiento: 256GB SSD
Puertos: 1 x USB 3.0, 1 x USB-C 3.1, lector de tarjetas microSDXC (UHS-I), jack auriculares/micrófono
Conectividad: 802.11ax Wi-Fi 6 (2 x 2 MIMO), Bluetooth 5
Cámaras: trasera de 8MP, auto-focus (1080p HD); delantera 5MP, 1080p HD
Peso: 771g
Tamaño: 292 x 201 x 8.5mm (AN x P x AL)

Precio y disponibilidad

La nueva Surface Pro 7 salió a la venta el 22 de octubre. Desde 809€ como las versiones anteriores, viene sin la Type Cover (150€) ni el Surface Pen (110€) incluidos. Eso significa que el precio para el pack completo es superior.

La configuración base tiene un Intel Core i3, 4GB de RAM y un SSD de 128GB, con estos dos últimos ampliables hasta 16GB y 1TB respectivamente. Aquí hay una lista:

  • Intel Core i3 (4GB, 128GB) – 809€
  • Intel Core i5 (8GB, 128GB) – 850€
  • Intel Core i5 (8GB, 256GB) – 1.149€
  • Intel Core i5 (16GB, 256GB) – 1.395€
  • Intel Core i7 (16GB, 256GB) – 1.600€
  • Intel Core i7 (16GB, 512GB) – 1.739€
  • Intel Core i7 (16GB, 1TB) – 2.249€

Estos precio son heredados de las versiones anteriores, pero no son tan buenos cuando te estás gastando más de 1.000€ y encima tienes que comprar accesorios por separado para una experiencia total.

La Surface Pro 7 que hemos analizado te costará 1.149€. Insistimos, eso sin el Surface Pen ni la Type Cover que Microsoft nos ha incluido para el análisis. Para la experiencia completa de la Surface Pro necesitarás gastarte 1.410€.

Así, un iPad Pro de 12.9 pulgadas con 256GB de almacenamiento, el Smart Keyboard Folio y un Apple Pencil de segunda generación te costarán 1.545€. Apple es igual de culpable al venderte accesorios por separado para maximizar tu experiencia.

Entonces, Microsoft no se ha alejado mucho de sus competidores en precio, y tienes un 'ordenador' totalmente portátil con esta opción de Microsoft, pero es atroz.

Imagen 1 de 10

Los marcos son vergonzosamente grandes para una tablet en 2019.

Los marcos son vergonzosamente grandes para una tablet en 2019. (Image credit: Future)
Imagen 2 de 10

El Surface Pen sigue sin incluirse en la caja.

El Surface Pen sigue sin incluirse en la caja. (Image credit: Future)
Imagen 3 de 10

No ha cambiado mucho el diseño de la Surface Pro 7 con respecto al del año pasado.

No ha cambiado mucho el diseño de la Surface Pro 7 con respecto al del año pasado. (Image credit: Future)
Imagen 4 de 10

El teclado Type Cover ahora tiene un recorrido de tecla más profundo y una sensación de rebote al pulsarlas.

El teclado Type Cover ahora tiene un recorrido de tecla más profundo y una sensación de rebote al pulsarlas. (Image credit: Future)
Imagen 5 de 10

La pantalla es tan nítida, brillante y vívida como la de la generación anterior.

La pantalla es tan nítida, brillante y vívida como la de la generación anterior. (Image credit: Future)
Imagen 6 de 10

El dispositivo sigue midiendo 292 x 201 x 8.5mm.

El dispositivo sigue midiendo 292 x 201 x 8.5mm. (Image credit: Future)
Imagen 7 de 10

La tablet también viene en el mismo acabo mate negro y aluminio plata.

La tablet también viene en el mismo acabo mate negro y aluminio plata. (Image credit: Future)
Imagen 8 de 10

Es, en esencia, la misma Surface Pro que llevamos viendo años.

Es, en esencia, la misma Surface Pro que llevamos viendo años. (Image credit: Future)
Imagen 9 de 10

Apreciamos el toque que le da el acabado de tela del Type Cover.

Apreciamos el toque que le da el acabado de tela del Type Cover. (Image credit: Future)
Imagen 10 de 10

Microsoft ha incluido por fin un puerto USB-C.

Microsoft ha incluido por fin un puerto USB-C. (Image credit: Future)

Diseño

Puede que Microsoft haya incluido por fin un USB-C, pero no ha cambiado absolutamente nada más en el diseño de la Surface Pro 7 frente al año pasado. El dispositivo sigue midiendo 292 x 201 x 8.5mm y pesando 770g. La tablet también viene en los mismos acabados mate negro y aluminio plata.

La pantalla táctil todavía mide 12.3 pulgadas con una resolución de 2,736 x 1,824 (267 píxeles por pulgada) y relación de aspecto de 3:2. Es tan nítida, brillante y vívida como la anterior, que ya era impresionante, pero que, de nuevo, no ha cambiado en años y que podría haberse aprovechado de alguna mejora como el HDR o la amplia gama de colores. Además, los marcos tan sumamente grandes son vergonzosos para una tablet a este precio en 2019.

Habiendo vendido casi la misma tablet en dos años, se empieza a hacer evidente que Microsoft ha alcanzado los límites del diseño original de la Surface Pro (cosa que no creemos) o que la compañía simplemente ya no está interesada en mejorar la Surface Pro (excepto para jugar con la Pro X).

Más que eso, parece que Microsoft esté más inspirada en sus terminales de doble pantalla, que es lo que heredará en un futuro el diseño de la compañía, dependiendo del éxito que tenga.

El mayor cambio de diseño en la Surface Pro 7, el USB-C, es un estándar 3.1, cuando podría haber sido Thunderbolt 3. Con eso, tienes la versatilidad de la nueva conexión pero sin la potencia bruta de la tecnología del Thunderbolt 3.

Apple e innumerables competidores de precio similar han adoptado el Thunderbolt 3, que brilla por su ausencia en la Surface Pro 7. Aunque Apple no lo ha incluido en el iPad Pro, lo ha hecho en el MacBook Pro de 13 pulgadas, que es similar en precio.

Ahora, Microsoft ha mejorado los micrófonos de estudio del dispositivo para mayor precisión usando Cortana con tu voz, pero son mejoras pequeñas que no vale la pena mencionar.

A favor de Microsoft, aún así, el teclado Type Cover ahora tiene mayor recorrido en las teclas e incluso tu dedo rebota cuando la pulsas. Esta es una mejora, seguro, y es algo a lo que los usuarios de la Surface Pro tendrán que mirar a largo plazo. El touchpad sigue sin cambios, tan fluido como siempre.

También apreciamos el regreso de la tela de Alcántara al Type Cover, que se siente y parece más tejido que antes. Esperemos que esto haga la tela más resistente a las manchas, como dice Microsoft. 

Con todo esto dicho, es esencialmente la misma Surface Pro que hemos visto durante años, si no fuera por su puerto USB-C en lugar del DisplayPort de siempre. ¿Por qué no quitar el USB-A también y poner otro USB-C? Quién sabe. Hay mucho que podrían haber hecho para mejorar este producto por el mismo precio y no lo han hecho, así que perdona si nos desconcierta el diseño y sentido de la Surface Pro 7.