Skip to main content

YouTube: un estudio indica que el botón de "no me gusta" es inútil

YouTube
(Crédito de imagen: Shutterstock)

Un nuevo estudio del desarrollador de Firefox, Mozilla, sugiere que las herramientas de moderación de vídeos de YouTube están resultando ineficaces, ya que la web sigue recomendando algunos vídeos, aunque hayas indicado que no te interesan.

En principio, los usuarios tienen varias herramientas a su disposición para decirle al algoritmo de YouTube lo que no quieren ver o ya no quieren ver. Tienes opciones como el botón "No me gusta", la opción "No me recomiendes más este canal" y la posibilidad de eliminar los vídeos del historial de tu cuenta. Pero según el informe de Mozilla, los usuarios más exigentes siguen recibiendo estas "recomendaciones inapropiadas". En el mejor de los casos, las herramientas de YouTube reducen los vídeos no deseados a casi la mitad. En el peor de los casos, YouTube aumenta el volumen de vídeos no deseados entre sus recomendaciones diarias.

El estudio completo de 47 páginas (opens in new tab) se puede encontrar en el sitio web de Mozilla, e incluye una descripción de la metodología de los investigadores, cómo la organización obtuvo los datos, sus conclusiones y lo que recomienda que haga YouTube para arreglar esta experiencia perjudicial para el usuario.

Herramientas ineficaces

En el estudio participaron más de 22.000 voluntarios que descargaron la extensión del navegador RegretsReporter de Mozilla. La extensión permite a los usuarios controlar las recomendaciones en YouTube y crear comentarios para los investigadores. Utilizando RegretsReporter, analizaron más de 500 millones de vídeos marcados. 

Según los resultados, las herramientas de YouTube son muy ineficaces a corto y medio plazo. El 39,3% de los participantes no vio ningún cambio significativo en sus recomendaciones. Un usuario, llamado Participante 112 en el estudio, utilizó las herramientas de moderación para intentar dejar de recibir vídeos médicos en su cuenta, pero recibió una avalancha de ellos un mes después. El 23% de los encuestados declaró una experiencia mixta. Los miembros de este grupo dejaron de ver los vídeos no deseados durante un tiempo antes de que volvieran a aparecer poco después. Por último, el 27,6% de los espectadores encuestados afirmó haber dejado de recibir malas recomendaciones tras utilizar las herramientas de moderación de YouTube.

La herramienta independiente más eficaz fue la opción "No recomendar", que redujo las recomendaciones en aproximadamente un 43%. La opción "No me interesa" y el botón "No me gusta" fueron los menos eficaces, bloqueando sólo el 11% y el 12% de los vídeos no deseados, respectivamente.

Los investigadores también descubrieron que los usuarios estaban dispuestos a cambiar su comportamiento para gestionar las recomendaciones. En el estudio, los usuarios dijeron que cambiarían su configuración de YouTube, cambiarían de cuenta o evitarían ver ciertos vídeos por completo por miedo a recibir más de lo mismo. Otros utilizan VPNs (opens in new tab) y extensiones de privacidad para mantener su historial limpio.

Al final del estudio, los investigadores de Mozilla dan sus propias recomendaciones sobre cómo YouTube debería cambiar su algoritmo, centrándose especialmente en una mayor transparencia. Quieren que los controles sean más fáciles de entender y piden a YouTube que tenga más en cuenta los comentarios de su comunidad. Mozilla también pide a la plataforma que sea más transparente sobre el funcionamiento de su algoritmo.

YouTube responde

Como respuesta, un portavoz de YouTube criticó el estudio en The Verge (opens in new tab). El portavoz afirma que los investigadores no tuvieron en cuenta cómo "funcionan realmente las herramientas". Al parecer, las herramientas de moderación no detienen un tema determinado, sino sólo un vídeo o canal concreto. Según admiten los propios investigadores, el estudio "no es una muestra representativa de la base de usuarios de YouTube", pero permite conocer la frustración de los usuarios.

Dicho esto, el algoritmo de YouTube y los cambios que lo rodean han provocado la ira de los usuarios. A muchos no les gustó que YouTube eliminara el contador de 'dislikes' de la plataforma, hasta el punto de que la gente creó extensiones (opens in new tab) con el único propósito de restablecerlo. Además, algunos afirman que YouTube está aprovechando los contenidos controvertidos para aumentar la participación. Suponiendo que los datos de Mozilla sean correctos, las recomendaciones no deseadas pueden ser un subproducto de la plataforma que aprovecha este tipo de contenidos para conseguir más visitas.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de