Skip to main content

Slack: la pandemia ha acelerado la desaparición del correo electrónico

Teletrabajo
(Crédito de imagen: Shutterstock / maryna rodyukova)

La pandemia y el aumento del teletrabajo han contribuido a un cambio en la opinión pública que podría hacer que las herramientas de colaboración ganen terreno al correo electrónico como el método de comunicación preferido, según una nueva investigación. 

Según un informe de Slack, basado en una encuesta a 3.000 teletrabajadores, una gran proporción de ellos (40%) ahora preferiría prescindir del correo electrónico que de sus herramientas de colaboración favoritas. Mientras tanto, la mitad de los responsables de los departamentos de informática en el Reino Unido cree que una forma alternativa de comunicación digital reemplazará al correo electrónico en los próximos tres años. 

Como era de esperar, la investigación de Slack encontró que el cambio de opinión se basa en varias deficiencias inherentes al correo electrónico, que recientemente celebró su 50 cumpleaños.

El mayor problema al que se enfrentan los usuarios tiene que ver con el tiempo que lleva administrar su bandeja de entrada de emails. Las estimaciones basadas en los datos de la encuesta sugieren que las herramientas de colaboración podrían ahorrar a los usuarios 81 minutos por día de media, o casi 7 horas por semana laboral.

La revolución de la colaboración

El auge de las herramientas de comunicación ya estaba en marcha mucho antes de la pandemia, pero el drástico cambio en las formas de trabajar ha acelerado la tendencia, convirtiendo herramientas como Zoom, Microsoft Teams y Slack en nombres familiares.

Aunque los lanzamientos de vacunas pronto puedan allanar el camino para volver a la oficina, las herramientas de colaboración parecen haberse instalado en el corazón de la comunicación empresarial. De los encuestados que nunca habían utilizado una plataforma de colaboración antes de la pandemia, el 78% dijo que continuará haciéndolo una vez que se reanude el trabajo "normal".

Una de las principales ventajas de las herramientas de colaboración es la capacidad de entablar relaciones más estrechas con compañeros de trabajo e incluso entre personas que quizás nunca se van a conocer en la vida real. El informe también afirma que estos servicios ayudan a prácticamente todos los usuarios a fomentar una relación más saludable con sus superiores.

Un factor importante en juego es la reputación del correo electrónico como una forma de comunicación seria y clínica. De los usuarios de Slack encuestados, la mayoría (54%) dijo que reserva el lenguaje informal para plataformas de colaboración, mientras que el 80% dijo que elegiría enviar una broma o GIF a través de Slack en lugar de por correo electrónico.

"Aunque sigue siendo la opción predeterminada entre algunas empresas más tradicionales, la pandemia ha sacado a la luz la verdad sobre el correo electrónico: es un medio arcaico e ineficaz de comunicación en el lugar de trabajo", dijo Stuart Templeton (director de Slack en el Reino Unido) a TechRadar Pro.

"El email en el lugar de trabajo es una herramienta adecuada para la toma de decisiones a puerta cerrada, que almacena información clave lejos de quienes más la necesitan. Los días de ser incluido en largas cadenas de correo electrónico pueden estar contados, y eso es algo de lo que todos podemos estar agradecidos".

Sin embargo, si bien los beneficios de los servicios de colaboración son claros, muchas señales aún apuntan a la continuidad del correo electrónico, entre ellos los miles de millones de usuarios en todo el mundo y la total apertura de los estándares del correo electrónico.

El argumento contra el correo electrónico se basa en la idea de que los servicios de colaboración hacen todo lo que hace el correo electrónico, a la vez que abordan sus deficiencias. Pero algunos apuntan que es como comparar manzanas y naranjas.

Para una pregunta rápida o un chat informal, las herramientas de colaboración son la opción superior, pero el correo electrónico continúa prosperando como el último bastión de la comunicación puramente funcional, transaccional y asincrónica.