Skip to main content

Samsung Galaxy Z Fold 3: características, fecha de lanzamiento, precio y primeras impresiones

El Samsung Galaxy Z Fold 3 en plata
(Crédito de imagen: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es, junto al Galaxy Z Flip 3, uno de los dos móviles plegables que ha presentado hoy la compañía en su evento Unpacked, y mientras que el Z Flip 3 tiene un diseño más juvenil y un precio bastante más económico, el Z Fold 3 está hecho para los verdaderos amantes de la tecnología y la productividad (y aquellos que se lo puedan permitir).

Tiene una primera pantalla cuando está plegado, y una enorme pantalla principal cuando se despliega. Monta una cámara triple en la parte posterior y el potentísimo procesador Snapdragon 888 bajo su cuerpo de cristal, que ahora es más fino, pero que mantiene esa sensación premium en la mano.

Tuvimos el placer de ser invitados a las oficinas de Samsung en Madrid para probar los nuevos dispositivos, y te traemos nuestras primeras impresiones sobre el Samsung Galaxy Z Fold 3. 

Recuerda volver dentro de unas semanas, cuando hayamos tenido el dispositivo el tiempo suficiente como para poder darte un análisis en profundidad.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y los píxeles se apagan para permitir al sensor capturar luz y, por lo tanto, hacernos fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Samsung Galaxy Z Fold 3: fecha de lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy Z Fold 3 estará a la venta el 27 de agosto y vendrá en dos versiones:

La básica, con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento, cuesta 1.809€.

Si necesitas más espacio, puedes optar por la misma RAM y 512GB por 1.909€.

Al final los rumores eran ciertos, ya que estos precios son inferiores a su predecesor, el Galaxy Z Fold 2, que partía de los 2.009€ para la versión de 256GB de almacenamiento.

Galaxy Z Fold 3: diseño y pantallas

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es sinónimo de premium desde el primer momento en que lo coges. La construcción está hecha en cristal y protegida por Gorilla Glass Victus en la parte exterior y aluminio en los marcos. Se ha reducido el grosor con respecto al Z Fold 2 y se aprecia bastante. Parece más seguro, aunque todavía creemos que algunos tendrán esa sensación de fragilidad cuando lo tengan en las manos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta que además se le ha añadido certificación IPx8 contra agua (pero no contra el polvo), es lo suficientemente fino y ligero (271g), teniendo en cuenta que estamos ante 'dos móviles o una tablet' con unas especificaciones increíbles, de las que hablaremos más adelante.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 viene en tres colores: Phantom Green, Phantom Black y Phantom Silver (verde, negro y plata). El plata tiene un aspecto iridiscente, ya que según de dónde venga la luz, podemos verlo en tonos rosas y violetas; el verde, por su parte, es un imán para las huellas, así que el negro nos parece el más elegante de los tres.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Cuando está plegado, tenemos una pantalla de 6,2 pulgadas HD+ de 120Hz con una relación de aspecto bastante estrecha (24,5:9). Nos ha parecido muy cómoda para visualizar contenido rápidamente y hacer tareas sencillas que no requieran demasiado espacio.

Abre el Z Fold 3 y deja que haga su magia. Ante nosotros se despliega una pantalla Dynamic AMOLED de 7,6 pulgadas QXGA+ con una tasa de refresco adaptativa de 120Hz. 

Su tamaño lo convierte en un panel perfecto para los que quieren ver contenido en plataformas de vídeo como Netflix, y también para los que necesitan derivar tareas del ordenador del trabajo al smartphone. Este es uno de los puntos clave del Samsung Galaxy Z Fold 3: la productividad.

No podemos decir que el pliegue de esta pantalla sea completamente invisible, pero es innegable que se ha mejorado y es casi imperceptible, sobre todo en tonos oscuros y en interiores.

Lo que también es casi imperceptible es su 'Under Display Camera', una cámara que se encuentra bajo la pantalla. Se trata de la primera cámara de este tipo que implementa Samsung en un smartphone, y te contaremos más detalles en la sección de cámaras.

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 tiene un lector de huellas en el lateral derecho, acompañado por los botones de volumen. En la parte inferior tenemos un altavoz compatible con Dolby Atmos y el puerto USB-C.

La bisagra queda a la izquierda cuando el móvil está plegado, y supone el mayor grosor del dispositivo: 16mm. El acabo es metálico, y queda escondida cuando tenemos el teléfono desplegado. 

Samsung dijo hace unas semanas que no fabricaría el Galaxy Note 21, así que el Z Fold 3 debía cubrir esa baja y ser compatible con el S Pen. No solo lo es, sino que han fabricado un propio lápiz óptico para él. Eso sí, no viene incluido ni el Z Fold 3 dispone físicamente de ranura para guardarlo, por lo que hay que comprar tanto el lápiz como la funda por separado.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: cámaras y batería

(Image credit: Carlos Pedrós)

Aunque no pudimos probar durante mucho tiempo las cámaras, lo cierto es que sobre el papel parecen un calco del Z Fold 2 5G. Tres sensores de 12MP cada uno: el principal ultra gran angular, un gran angular estándar y un teleobjetivo con zoom digital hasta 10x.

La cámara selfie exterior que encontramos en la pantalla cuando tenemos el Z Fold 3 plegado, es un sensor de 10MP f/2.2, más que suficiente para el día a día.

Pero la novedad en este plegable es su 'Under Display Camera', otra cámara selfie que se encuentra bajo la pantalla principal desplegable y que es casi imperceptible mientras usas el móvil.

Esta tecnología permite poner la cámara por debajo de los píxeles del propio panel, y que aun así el sensor capte la luz necesaria para hacer las fotos. Tiene 4MP, lo que a priori puede parecer muy poco, pero desde Samsung nos dicen que el tamaño del píxel se ha aumentado para permitir captar aún más luz, de manera que las imágenes tengan una calidad similar a la que ofrecen los sensores con más megapíxeles.

Todavía tenemos que probar más a fondo las cámaras, pero nos parece una buena idea que hayan decidido arriesgarse e incluir este tipo de tecnología, que estamos empezando a ver en otros dispositivos.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Se ha especulado mucho también sobre la batería del Z Fold 3, y lo cierto es que, a diferencia de las filtraciones sobre los precios, con las de la batería no han acertado.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 cuenta con una batería de 4.400mAh en dos celdas distintas, lo que permite una carga mucho más eficiente. Tendremos que hacer las pruebas de batería de TechRadar, pero la tecnología de pantalla sería crucial para ahorrar energía en este tipo de plegables, ya que sobre el papel nos parece algo escaso para las especificaciones que tiene.

Recordemos que el Z Fold 2, por comparar, tenía una batería de 4.500mAh, así que hemos bajado un escalón en esta generación. Esperamos que la eficiencia que aporta el procesador sea suficiente para compensar la bajada.

El Samsung Galaxy Z Fold 3 admite carga por cable a 25W, inalámbrica a 10W y reversible. Creemos que podrían haber apostado todo a una carga algo superior, pero suponemos que se ha mantenido así para poder dejar el precio del teléfono por debajo de su predecesor.

Si lo usas bastante, creemos que aguantará una jornada de trabajo, y te lo diremos cuando lo sepamos con seguridad después del análisis en profundidad.

Parte inferior del Z Fold 3 en plata

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: especificaciones y rendimiento

Aquí es donde Samsung ha puesto todo su esfuerzo. El Galaxy Z Fold 3 tiene el potente procesador Snapdragon 888 y cuenta con 12GB de RAM (común a las dos versiones de almacenamiento).

Pensábamos que Samsung optaría por un procesador Exynos para el mercado europeo, como suele ocurrir. Pero lo cierto es que Qualcomm ha demostrado tener un rendimiento algo superior al Exynos en los teléfonos Samsung, y agradecemos que el Z Fold 3 venga con un Snapdragon 888 independientemente de dónde lo compres.

Ese conjunto será más que suficiente para realizar las tareas del día a día, y podrá manejar la multipantalla (que en este caso puede ser de hasta 3 apps diferentes) sin titubear. 

Estas especificaciones son de tope de gama, y aunque su precio sostenga la afirmación, el Z Fold 3 es un móvil para los que buscan el mayor nivel de productividad posible en un smartphone. 

La fluidez del sistema es impecable, las transiciones entre aplicaciones... estamos ante un terminal que bien podría entrar en nuestra lista de mejores smartphones.

Viene con Android 11 de fábrica, y tratándose de un gama alta, será de los primeros dispositivos que reciba la actualización a Android 12, aunque ya conocemos a Samsung en este aspecto: tendremos que esperar.

Primer plano del módulo de cámaras del Z Fold 3

(Image credit: Carlos Pedrós)

Samsung Galaxy Z Fold 3: compatibilidad con el S Pen

Hace unas semanas, se confirmaba oficialmente que Samsung había dejado para otra ocasión el Galaxy Note 21. Todos los fans de este terminal vieron echados por tierra sus sueños con el S Pen, hasta que comenzaron los rumores acerca de la compatibilidad e incluso una nueva versión del lápiz óptico para el Z Fold 3.

Así, la compañía ha querido complacer a los usuarios que esperaban un Note agregando a su catálogo el S Pen Fold Edition: un lápiz óptico exclusivo para el Z Fold 3, con todas las funciones del predecesor, pero sin Bluetooth.

Además, y ya que el propio dispositivo no tiene una ranura para guardarlo (como sí tenía el Note), podemos comprar una funda donde el S Pen queda en el medio y podemos usarlo cómodamente.

Ni el S Pen Fold Edition ni la funda vienen con el dispositivo, se deben comprar aparte.

(Image credit: Carlos Pedrós)

Primer veredicto

(Image credit: Carlos Pedrós)

El Samsung Galaxy Z Fold 3 es la productividad llevada al máximo, un terminal que quiere poner a los plegables en el mapa. 

Con unas especificaciones que superan todas las expectativas, y aunque su precio no esté al alcance de todos, Samsung ha renovado la generación del Fold con el que creemos que marcará la norma de ahora en adelante. Tiene todo lo que necesitas de un smartphone, y mucho más.

El Z Fold 3 no ha sido el único plegable que ha presentado Samsung en el Unpacked, ya que el Z Flip 3 le acompaña con un pliegue tipo concha y un precio bastante más asequible. 

Queda saber hacia dónde se moverá el mercado, ya que estamos ante dos dispositivos claramente diferenciados, con un único punto común: la pantalla plegable.

Carlos Pedrós

Avgeek. No me hables hasta que me haya tomado el café. Siempre estoy en Twitter o Instagram. ¿Qué te parecen mis artículos? ¿Has encontrado una buena oferta? ¿2x1 en comida a domicilio? ¿Códigos para canjear en la Xbox? ¡Mándame un mensaje!