Skip to main content

Qué haría falta para cambiar mi PC con Windows por un iMac nuevo

iMac 2021 - touch ID
(Crédito de imagen: Apple)

Apple dio muchos titulares esta semana con el anuncio de los nuevos iMacs con el chip Apple M1, y una vez más miro con cierta envidia a los usuarios de Mac que conozco que esperan ansiosos esa nueva tecnología que es de verdad impresionante y llamativa, sin importar lo que piense Richard Devine.

He sido usuario de PC desde los felices días del popular Packard Bell Legend 300CD con Windows 3.1, y con la excepción de un par de dispositivos MacBook Pro y MacBook Air, que nunca usé y terminé regalando a la familia cuando necesitaron un dispositivo sencillo y fácil de usar, he sido de Windows hasta el final.

Lo cual es una pena. Los ordenadores Apple, especialmente sus últimos dispositivos con tecnología M1, son máquinas realmente excelentes que tienen mucho a su favor, especialmente para alguien que se siente cada vez más atraído por el ecosistema de Apple después de incorporar un iPhone, un Apple Watch y un iPad Pro a su tecnología de uso diario.

Un ordenador Mac, ya sea una MacBook Pro o iMac Pro, parece el inevitable siguiente paso para mí, pero siempre ha sido un paso complicado. Pero parece que algo está cambiando con la última generación de productos Mac, y la idea de cambiar a un todo-en-uno de Apple es cada vez más una posibilidad. Por ello, ¿qué haría falta para que finalmente me rindiera al canto de las sirenas del Mac? 

Apple MacBook Air

(Image credit: Apple)

Por qué los ordenadores Apple son más atractivos que nunca

Como alguien que siempre ha usado alguna versión de un sistema operativo de Microsoft desde que me senté por primera vez en un teclado con una vieja máquina MS-DOS, casi nunca me he encontrado con software que no pudiera ejecutar en mi ordenador; las limitaciones de hardware son la rara excepción.

En mis años más formativos como informático, los desarrolladores de software simplemente no escribían muchos programas para un Mac debido a diferencias muy específicas, pero muy importantes en la forma en que los Macs y los PCs ejecutaban sus sistemas de archivos y comandos a nivel de procesador. Para que su software se ejecutara en ambas máquinas, un desarrollador tuvo que codificarlo dos veces, y dado que el 95% del mercado del PC usaba Windows, ¿por qué molestarse con Apple?

Gracias a una serie de innovaciones en el desarrollo de software a lo largo de los años, estas diferencias son ínfimas para un desarrollador ahora, si es que llegan a ser un problema. Es más, ahora se están ejecutando tantas aplicaciones a través de la computación en la nube que la diferencia entre sistemas operativos está perdiendo sentido.

Esto significa que hay muy poco software que un Mac no pueda ejecutar en este momento. Incluso los juegos de alto rendimiento se están volviendo accesibles gracias a servicios como GeForce Now y hay muchas aplicaciones que también son exclusivas de los productos de Apple.

Apple también tiene la ventaja de tener un control mucho más estricto sobre las configuraciones de hardware de sus máquinas, lo que le da a un sistema Apple un nivel de estabilidad con el que un usuario de Windows solo puede soñar mientras mira impotente el pantallazo azul de la muerte por enésima vez.

Evento de primavera de Apple 2021

(Image credit: Apple)

He escuchado cosas sobre un teclado mariposa o algo que no funciona y todo el mundo está furioso por ello. Esta es algo tan familiar para los propietarios de un PC que ni siquiera nos quejamos de los fallos del hardware. Total, para qué.

Además, no se puede negar que Apple tiene un ojo para el diseño que no tiene comparación en el mundo del PC. El Dell XPS 13 es magnífico, pero es una excepción. La mayoría de los sistemas de PC de escritorio de alta gama suelen ser plataformas de gaming que se iluminan como una feria cada vez que lo enciendes, y los portátiles de alta gama como el Gigabyte Aero 17 todavía tienen ese estilo de juegos RGB del que no pueden deshacerse.

Incluso el Razer Book 13, que se acerca más al MacBook Pro que a cualquier portátil que haya probado, sigue esencialmente copiando el diseño de Apple MacBook Pro descaradamente. Eso te dice todo lo que necesitas saber sobre quién marca las tendencias.

Ahora, con el nuevo diseño del iMac, devuelve el color a sus todo-en-uno de escritorio, ¡incluido el morado! - Apple está redefiniendo el diseño de los ordenadores en los próximos años.

Apple Mac Pro

(Image credit: Brittany Hosea-Small/ AFP/ Getty Images)

Lo que Apple tendría que hacer para que finalmente me pase a un nuevo iMac

Las quejas sobre la filosofía de diseño del "jardín amurallado" de Apple son en gran medida exageradas, pero no son infundadas. Lo que hace que los Apple sean dispositivos tan atractivos para el gran público es también lo que lo hace parecer tan inaccesible para aquellos de nosotros que trabajamos regularmente con software o programas descargados de Github u otros sitios.

Sí, estos son las principales fuentes de malware, por lo que restringir los tipos de aplicaciones que se pueden ejecutar en un Mac a las que se encuentran en la App Store definitivamente ayuda a evitar que personas como mi madre expongan sus equipos a códigos maliciosos que pueden causar todo tipo de estragos.

Y sí, hay una opción en el menú de configuración que te permite saltarte esta medida de seguridad para que puedas instalar lo que quieras y ejecutarlo en un Mac, pero es una solución engorrosa a un problema que dudo mucho que cambie.

Un problema similar es el del hardware en sí. Apple controla qué hardware se incluye en sus productos y evita que los usuarios instalen mejores componentes a medida que pasa el tiempo. Si bien esto mejora en gran medida la estabilidad del sistema, nunca verás una RTX 3080 en un iMac, lo que limita hasta dónde puede llegar un iMac en términos de rendimiento.

Presentar un nuevo tipo de iMac que nos ofrezca más libertad a aquellos a los que nos gusta desmontar y mejorar torres sería un cambio absoluto. Obviamente, esto requeriría algunos cambios en macOS para permitir a los desarrolladores codificar nuevos controladores para que todo funcione con el sistema operativo, y dado que esto cede algo de control sobre la experiencia del usuario de Apple a otros, al mismo tiempo que introduce una inestabilidad potencial en el sistema por controladores mal codificados, me parece muy improbable que a Apple se le pase por la cabeza.

Además, el hecho de que Apple pueda ejecutar ahora casi cualquier software no significa necesariamente que lo puedan ejecutar ellos tan bien como un PC con Windows, especialmente porque siempre puedo instalar hardware más potente en este último, pero no en el primero. A menos que el nuevo chip Apple M1X conmocione al mundo y resulte ser una bestia absoluta de SoC, no va a compararse con la combinación de un procesador AMD Ryzen serie 5000 con una tarjeta gráfica Nvidia Ampere, y las versiones posteriores del procesador de Apple posiblemente se quedarán atrás de las CPU y GPU de la generación actual de los equipos Red, Green y Blue.

De todos modos, puedo esperar. Y hasta entonces, confiaré en mi PC con Windows 10 para la mayor parte de mi trabajo, a menos que Apple quiera intentar cambiar mi opinión enviándome un nuevo iMac, por supuesto. En ese caso, lo quiero en morado, por favor.