Skip to main content

Portátil o sobremesa: ¿cuál debería comprar?

Portátil vs sobremesa: la comparativa definitiva
(Crédito de imagen: Future)

Comparar los portátiles con los ordenadores de sobremesa para saber cuál es mejor es algo que lleva siglos haciéndose, y en muchas casas hay dispositivos de ambos tipos. Pero hoy en día lo cierto es que es más difícil elegir cuál de los dos comprar, ya que los portátiles cuentan ahora con componentes realmente potentes y su rendimiento está prácticamente a la par con el de los sobremesa.

De cara a la vuelta al cole, son muchas las ofertas y campañas de las distintas marcas, y por ello se ha intensificado la comparación entre portátiles y sobremesa, ya que tanto padres como alumnos tratan de decidir cuál de los dos es mejor. Además, con tantas ofertas disponibles en el mercado, puede llegar a ser difícil encontrar el dispositivo que mejor se adapte a las necesidades de cada uno.

Antes de ponerte a comparar y decidir qué dispositivo comprar, es una buena idea que tengas clara una cosa: ni los portátiles son mejores que los sobremesa ni viceversa: ambos tienen sus ventajas. Tu elección debe basarse en qué necesitas y cuáles son tus preferencias, tanto para la escuela como para todo lo demás. 

Por lo que para ayudarte a decidir qué tipo de ordenador comprar, hemos elaborado esta guía en la que vamos a repasar los distintos factores a considerar y los pros y contras tanto de los portátiles como de los sobremesa. De esta forma esperamos poder ayudarte a elegir.

Un ordenador de sobremesa es difícil de transportar.

(Image credit: Future)

Diferencias entre portátiles y ordenadores de sobremesa

Un ordenador de sobremesa es un dispositivo estático, que se deja en un sitio y no suele moverse, ya sea en tu oficina o en una habitación. Generalmente está formado  por una torre de ordenador, un monitor, un teclado y un ratón.

Los ordenadores de sobremesa o PC normalmente se pueden personalizar más, en lo que a componentes internos se refiere, por lo que tienes la posibilidad de elegir los que deseas a la hora de comprártelo, cosa que está más limitada en los portátiles.

Si quieres puedes echar un vistazo a nuestra guía de compra de los mejores ordenadores de sobremesa para hacerte una idea de qué te ofrecen.

Un portátil, como su propio nombre indica es un dispositivo que se puede transportar fácilmente (es portable), y es un ordenador donde todo lo necesario está  incluido como un conjunto. Normalmente los portátiles cuentan con puertos USB para conectar periféricos adicionales. Tienen una pantalla incorporada en el propio cuerpo, así como un teclado y un panel táctil (o trackpad) que hace la función del ratón. Por último, hay portátiles de varios tamaños.

Los portátiles pueden verse limitados en ciertos aspectos por su tamaño, pero muchas baterías modernas tiene potencia suficiente para que puedas usar el dispositivo 12 horas o más sin tener que conectarlo a la corriente.

Aquí tienes nuestro listado de los mejores portátiles del mercado.

Una mujer usando un portátil

(Image credit: Shutterstock)

Argumentos para comprar un portátil

Un portátil es la mejor opción para estudiantes que necesitan un ordenador tanto para casa como para la escuela, por lo que suelen llevarse el dispositivo de un lado para otro regularmente.

Aunque los portátiles son más delicados que los sobremesa, hay muchos modelos sorprendentemente resistentes.

Los portátiles se suelen usar para tareas más cotidianas y ligeras, tales como leer y escribir, ver películas en streaming o navegar por las redes sociales. Si tu hijo quiere poder usar su portátil sin necesidad de estar atado a un cable, hoy en día hay muchos que con una carga entera durarán encendidos todo el día si el niño lo usa para hacer trabajos o estudiar.

En este listado encontrarás los mejores portátiles para estudiantes y para la escuela.

Podrás usar una pantalla externa lo grande que quieras con tu portátil

(Image credit: Shutterstock)

Argumentos para comprar un ordenador de sobremesa

Si quieres un ordenador realmente versátil, un sobremesa te permitirá guardar grandes cantidades de archivos, y además podrás jugar a videojuegos con gráficos de alta calidad sin problemas. Además, como hemos comentado al principio, un PC se puede modificar y personalizar para adaptarse mejor todavía a tus necesidades.

Por ejemplo, puedes incluir más memoria RAM y una tarjeta gráfica superior para mejorar tu experiencia. Por otro lado, los ordenadores de sobremesa no funcionan con batería, sino que siempre están conectados a la corriente.

No es nada fácil llevarte un PC de un lado para otro, y estar llevándote todo a la escuela y conectarlo en el aula es algo inviable (aunque no imposible).

Los sobremesa son fantásticos para aquellos que necesiten, por ejemplo, estudiar a distancia desde casa, y los podrás usar para las clases y luego para tu entretenimiento y el gaming.

También están los ordenadores Todo-En-Uno, que son dispositivos elegantes donde todos los componentes se encuentran detrás de la pantalla. Esto significa que son más fáciles de transportar que los sobremesa tradicionales, y no necesitarás conectar múltiples periféricos. Además ocupan menos espacio que los PCs. Sin embargo, suelen ser más caros y más difícil de actualizar sus componentes, ya que todo es más compacto.

La mejor compra

Si un sobremesa y un portátil cuentan con las mismas especificaciones, por regla general el portátil será más caro. Los portátiles de más alta gama tienen un precio bastante elevado, y aun así cuentan con las mismas limitaciones que hemos comentado antes. Pero eso no quita que sean dispositivos fantásticos, y los mejores también te permitirán jugar a videojuegos.

Un ordenador de sobremesa puede durar mucho más tiempo, ya que se pueden ir actualizando sus componentes, y además lo podrás comprar a un precio más bajo.

Un ordenador de sobremesa es más sencillo de actualizar

(Image credit: Shutterstock)

Actualizar un PC antiguo

Si tu ordenador actual tiene varios años, es posible que no merezca la pena actualizar sus componentes y que te ahorres tiempo comprándote uno nuevo. Pero si lo vas a actualizar, puedes añadir más memoria, cambiar el disco duro o ponerle una nueva tarjeta gráfica. Cambiar la CPU, que es el cerebro del ordenador, suele ser un engorro, ya que lo más seguro es que tengas que cambiar otras piezas más para que sean compatibles.

Comprar un sobremesa preconfigurado

Una forma de evitar quebraderos de cabeza sobre qué componentes actualizar de tu antiguo PC es simplemente optar por un sobremesa preconfigurado nuevo.

Suelen costar algo más que un PC que te montes por piezas, pero también suelen tener más garantía y te facilitan la vida, ya que prácticamente solo tendrás que enchufarlos y empezar a usarlos. La mayoría de ordenadores de sobremesa preconfigurados suelen venir con software instalado, sobre todo el sistema operativo.

Dicho esto, montar un ordenador por piezas no es algo demasiado complicado, aunque lo mejor si tienes dudas es dejar que un profesional lo haga por ti.

Software

Normalmente los portátiles vienen con el sistema operativo ya instalado. Los portátiles actuales y los sobremesa preconfigurados ejecutan Windows 10, y algunos cuentan también con antivirus instalado, así como otros programas.

En conclusión, elegir el mejor dispositivo para un estudiante no es algo difícil siempre y cuando entiendas las diferencias entre los portátiles y los sobremesa. Si un alumno necesita llevarse el ordenador al colegio, un portátil es la elección adecuada.

Si por el contrario, el estudiante solo necesita trabajar desde casa, y también quiere usar su nuevo ordenador para otras cosas como jugar, entonces un sobremesa es lo mejor. Ambos dispositivos cuentan con sus ventajas e inconvenientes, pero ambos son grandes opciones para los estudiantes: solo hay que pensar en para qué se necesita.