La nueva actualización de Windows 11 demuestra que Microsoft teme a Apple

(Crédito de imagen: Peshkova / Shutterstock)

No es ningún secreto que Apple ha tenido un gran éxito después de abandonar a Intel y empezar a fabricar sus propios chips M1 y M2 para sus MacBooks y Macs, y Microsoft sin duda observa con envidia, especialmente teniendo en cuenta los cambios que está haciendo en Windows 11.

Como informa ZDnet (opens in new tab), una nueva versión preliminar de Windows 11 está disponible para las personas que quieran ayudar a probarlo, y trae numerosas características impulsadas por la IA que hacen uso de la Unidad de Procesamiento Neural (NPU) de un dispositivo.

Las NPU no se encuentran en todos los portátiles o PCs, pero se incluyen en los portátiles con procesadores SQ1, SQ2 y SQ3. Se trata de chips fabricados por Microsoft y Qualcomm, y el último SQ3 puede encontrarse en la nueva Surface Pro 9 5G de la compañía.

Si crees que el SQ3 se parece mucho al intento de Microsoft de replicar el M1, no estás muy desencaminado. Microsoft lleva un tiempo trabajando en la forma de llevar su sistema operativo Windows a los chips ARM (en lugar de limitarse a los procesadores Intel y AMD x64), pero los resultados han sido bastante decepcionantes, con dispositivos que adolecen tanto de precios elevados como de escaso rendimiento. Y lo que es peor, como los chips ARM tienen una arquitectura diferente, las aplicaciones tienen que tener versiones que puedan ejecutarse en el hardware. Si los desarrolladores no pueden o no quieren adaptar sus aplicaciones a ARM, acabas teniendo un dispositivo caro y poco potente que no puede ejecutar tus programas favoritos.

Mientras tanto, los chips M1 y M2 de Apple, que también están basados en ARM, han evitado estos problemas. Los dispositivos M1, en particular, como el MacBook Air (M1, 2020), ofrecen una excelente relación calidad-precio, además de rendimiento.

Y lo que es más importante, Apple se ha esforzado por garantizar que casi todas las aplicaciones funcionen con los chips M1 y M2, ya sea colaborando con los desarrolladores de aplicaciones para crear versiones compatibles o desarrollando su propia herramienta Rosetta 2, que permite que las aplicaciones no compatibles se ejecuten en el hardware M1 y M2 con un impacto mínimo en el rendimiento, una solución que Microsoft no ha conseguido aplicar con éxito con Windows en ARM.

Así que, a pesar del evidente deseo de Microsoft de competir con Apple en este aspecto, le queda mucho trabajo por hacer. Sin embargo, ¿podría la nueva actualización de Windows 11 arreglar esto?

Todo sobre la IA

Aunque Windows 11 no tiene nada parecido a Rosetta 2 por el momento, la última versión preliminar incorpora la función Efectos de estudio al menú de Configuración rápida de la barra de tareas. Se trata de una herramienta que utiliza la inteligencia artificial para mejorar la calidad de las llamadas de vídeo y audio, junto con otras funciones ingeniosas para los creativos y los gamers.

Estas funciones son exclusivas de los dispositivos con NPU, y al colocarlas en una posición tan destacada en Windows 11, parece que Microsoft quiere hacer más evidentes las ventajas de esos dispositivos.

Esto también se produce después de que Microsoft lanzara un kit de desarrollo de Windows en ARM que hace hincapié en las capacidades de la NPU. De nuevo, esto sugiere que Microsoft está animando a los desarrolladores de aplicaciones a adoptar chips equipados con NPU, como el SQ3. Si funciona, deberíamos ver más aplicaciones que lleguen a Windows en ARM, lo que resolvería uno de los principales problemas que tiene Microsoft con la plataforma.

Esto podría poner en marcha un círculo virtuoso, ya que cuantas más aplicaciones lleguen a Windows en ARM, más dispositivos comprará la gente, lo que animará a más desarrolladores de aplicaciones a crear versiones ARM de sus productos. Sin embargo, por el momento, con tan poca gente usando Windows en ARM, muchos creadores de aplicaciones simplemente no ven una justificación financiera para invertir en una adaptación de la aplicación.

Una vez resuelto el problema de las aplicaciones de Windows en ARM, Microsoft tiene una oportunidad de dejar de temer a Apple y asumir su éxito con el M1.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de