He probado el altavoz Bluetooth más raro del mundo y lo adoro

GravaStar Mars Pro
(Crédito de imagen: Future)

Mirad, me encanta cuando el sonido se apoya hacia el antropomorfismo. La naturaleza es la que más sabe y odia las líneas rectas, basta con ver la gama Phantom de Devialet, por ejemplo. 

También me encantan los equipos de audio que me dejan perplejo. Para empezar, el Wilson Audio Alexia V. Esto es música. Se trata de dar forma a nuestras identidades, y no todos podemos estar todos contentos con un amplificador integrado en dos cajas de madera con un conductor pequeño en la parte superior y otro más grande en la inferior. Y no es que haya nada malo en ello, algunos de los mejores altavoces estéreo que hemos probado tienen esta forma clásica.

Pero siempre he pensado que lo alternativo, lo raro y lo diferente es donde habita el Rock 'n' Roll, cuando no está luchando por el bien. Así que, ¿qué mejor producto para mí que un altavoz con forma de ojo biónico o nave espacial amarilla y desgastada por el combate, que parece que me va a asesinar y a experimentar con mi especie? 

Te presentamos el GravaStar Mars Pro, en color "War Damaged Yellow". Lo primero que pensé al sacarlo de la caja fue en BB-8, pero cuando extendí sus tres patas en forma de pinza, me recordó un poco a la nave que usó Goku para llegar a Namek. Luego, cuando lo giré para mirar su ojo lleno de altavoces (también hay sub-woofer en la parte trasera), me vinieron a la mente muchos mini-enemigos robot a los que había eliminado en un sinfín de juegos. 

Desde cualquier ángulo que lo mirara, entendí que era un diseño que me encantaba irremediablemente.

Opinión: el audio de primera clase no siempre es primordial en los altavoces de diseño, pero aquí cumple de sobra

GravaStar Mars Pro en amarillo dañado por la guerra sobre una mesa blanca con luces que brillan en color púrpura

Luz púrpura para escuchar a Prince (Image credit: Future)

Como audiófilo, tengo el debate interno de estilo contra sustancia. Suponía que este altavoz me disgustaría por ser todo fachada, pero resulta que el sonido es mucho mejor que la media, y es muy divertido. 

Al encender el Mars Pro, por ejemplo, suena como una puerta que se abre en la Estrella de la Muerte. Eso me gusta. Luego están los tres botones de la parte trasera, pintados a mano y envejecidos, que incluyen el encendido y la reproducción, el Bluetooth (que es 5.0, por lo que se pueden emparejar dos en estéreo) y la función de luz, que se puede pulsar para desplazarse por seis opciones de color diferentes en la rejilla, las patas, la parte trasera y las branquias del altavoz. Lo que quiero decir es que ya soy un gran fan y lo tengo apenas 2 días.

Además, cuenta con una placa superior sensible al tacto e iluminada, por lo que puedes acariciar su cabeza suavemente para aumentar el volumen de la música. Con un peso de 2,5kg, también es más pesado de lo que cabría esperar. 

El GravaStar Mars Pro en color War Damaged Yellow está fabricado con una aleación de zinc muy atractiva y es mi diseño favorito de todos los Mars Pro, pero no dude en consultar las opciones estándar en negro, blanco o la edición especial Shark 14, Aurochs o Aquarius. 

Y GravaStar nos dice que el Mars Pro ha sido creado para los audiófilos y no sólo para los fans de los robots. Este altavoz Bluetooth lleva incorporados algoritmos de audio DSP exclusivos para favorecer unos graves profundos, unos medios precisos y unos agudos nítidos. También tiene un diseño de altavoz doble con un radiador de bajos pasivo para crear un sonido potente y completo. 

GravaStar afirma con orgullo que no hay dos Mars Pros iguales gracias al pintado a mano, y que cada altavoz es el "guerrero nato de la planta de GravaStar": un material convincente. Tampoco se queda atrás en cuanto a resistencia, con una batería de 15 horas de duración.

GravaStar Mars Pro de lado, sobre una mesa blanca

GravaStar Mars Pro de lado, sobre una mesa blanca (Image credit: Future)

Dejé que reprodujera cosas al azar de mi catálogo de Apple Music, y su salida de 20W es más que suficiente para una fiesta en mi pequeño salón, aunque distorsiona un poco al subir el volumen más allá del 80%. Sin embargo, a un volumen más cercano al 60%, la canción Rosalind (You Married the Wrong Guy) de los Waterboys se escucha con mucho detalle gracias al teclado, la batería ágil y el ritmo de blues. Because the Night, de Bruce Springsteen, suena llena y exuberante a través de los teclados y la inimitable voz de The Boss.

¿Y el bajo? Es bueno. Un altavoz de proporciones tan diminutas a menudo puede tener problemas, pero aquí cumple con solvencia, proporcionando una profundidad y una que no se enturbia ni hace bola hasta que llegas a los volúmenes más altos. You Are The One de Greta Van Fleet suena como los ángeles con esa guitarra acústica y la tierna voz del cantante.

Me gustaría escuchar dos de ellos en estéreo, para conseguir ese extra de graves sin subir el volumen, pero por 247,78€ (opens in new tab) nunca he visto un altavoz que me guste tanto. Y dado que me gano la vida probando algunos de los mejores altavoces Bluetooth, no lo digo por decir.

Además, queda genial al lado de mi lámpara de Pac-Man.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de