Google Drive podría empezar a bloquear tus archivos

Google Drive
(Crédito de imagen: Google)

Google ha anunciado una nueva política para el servicio de almacenamiento en la nube Drive, que pronto comenzará a restringir el acceso a los archivos que se considere que infringen las políticas de la compañía.

Tal y como se explica en una nueva entrada de blog (opens in new tab), Google tomará medidas activas para identificar los archivos alojados en su plataforma que infrinjan sus condiciones de servicio (opens in new tab) o las políticas de abuso (opens in new tab).

Estos archivos serán señalados a su propietario y restringidos automáticamente, lo que significa que ya no podrán ser compartidos con otras personas, y se retirará el acceso a todos menos al propietario.

"Esto ayudará a garantizar que los propietarios de los elementos de Google Drive estén completamente informados sobre el estado de su contenido, al tiempo que ayuda a garantizar que los usuarios estén protegidos de los contenidos abusivos", explicó la empresa.

Nueva política de Google Drive

Según Google, el motivo del cambio de política es que la compañía esté protegida contra el abuso de sus servicios. Este amplio catálogo abarca la actividad cibercriminal (como el alojamiento de malware, el phishing, etc.), la incitación al odio y el contenido que pueda poner en peligro a los niños, pero también el material sexualmente explícito.

"Necesitamos frenar los abusos que amenazan nuestra capacidad de proporcionar estos servicios, y pedimos que todo el mundo se atenga a nuestras políticas para ayudarnos a lograr este objetivo", afirma Google en su documento sobre las nuevas condiciones.

"Después de que se nos notifique una posible infracción de la política, podemos revisar el contenido y tomar medidas, entre las que se incluyen la restricción del acceso al contenido, la eliminación del mismo y la limitación o el cese del acceso de un usuario a los servicios de Google".

Sin embargo, separar los archivos legítimos del contenido que infringe las políticas de abuso no será nada fácil. En el documento de política, Google explica que puede hacer "excepciones basadas en consideraciones artísticas, educativas, documentales o científicas", lo que sugiere que este filtro pasará por algún editor en el proceso.

Es fácil imaginar un escenario en el que los archivos de los usuarios queden inaccesibles sin una causa justificada. Y tampoco está claro si las fotos íntimas de uno mismo, por ejemplo, infringen la política de abusos, o si entran en la excepción "artística".

Como se explica en la última entrada del blog, existe un sistema para solicitar la revisión de una decisión si alguien considera que un archivo ha sido restringido injustamente, pero no está claro cómo se gestionará el proceso por parte de Google y cuánto tiempo podría llevar.

TechRadar pidió a Google que comentara la posibilidad de que la nueva política cause trastornos a los usuarios habituales y que aclarara el proceso de revisión (opens in new tab). La compañía hizo la siguiente declaración:

"Google Drive trabaja constantemente para proteger la seguridad de nuestros usuarios y de la sociedad, respetando siempre la privacidad. Al igual que Gmail ha mantenido durante mucho tiempo a los usuarios a salvo de ataques de phishing y malware, llevar estas mismas protecciones a Google Drive es fundamental para garantizar que Drive siga siendo lo más seguro posible para todos los usuarios." 

Sin embargo, no se ha facilitado información sobre la posibilidad de que los contenidos se clasifiquen erróneamente.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?