Skip to main content

¿Está ganando Xbox la batalla de los desarrolladores para consola?

Una Xbox Series X con un mando apoyado al frente.
(Crédito de imagen: Shutterstock / Alex Van Aken)

Mientras Xbox y PlayStation sigan compitiendo como rivales, así lo hará la batalla de las consolas. Los fans de cada fabricante de hardware celebran sus éxitos y presumen de cada mínimo error de su competencia. El gaming suele ser más que hooligans, y aunque hay mucho donde debatir, parece que Xbox va a la cabeza según lo que dicen algunos desarrolladores.

Los últimos en subirse al barco de Xbox son Avalanche Studios, los que están detrás de la queridísima serie Just Cause. En la conferencia de Xbox y Bethesda que tuvo lugar en el E3 2021 el mes pasado, una de las mayores revelaciones fue Contraband coMo título exclusivo, y al igual que otros juegos en la conferencia, también estará desde el primer día en Xbox Game Pass.

En una conversación con GamesIndustry.biz, el CEO de Avalanche, Pim Holfve, explicó que el hecho de trabajar con Xbox no es por dinero, sino por diversión. 'Entrenemos a un enorme número de personas', dijo Holfve, y Avalanche (por lo que parece) ya sabe cómo de potente puede ser el Xbox Game Pass.

Hace cuatro años, la compañía sacó the Hunter: Call of the Wild, y hoy tiene alrededor de un millón de usuarios activos, muchos de ellos procedentes de Game Pass. 'Xbox Game Pass fue genial, porque pudimos llegar a muchos más jugadores. Es una buena forma de que la gente lo pruebe [el juego].'

El dinero sigue teniendo su papel (no solo en beneficios al servicio de Game Pass, sino en compras del DLC). Holfve dice que el Game Pass hace que a la gente le interese el juego, y luego les tienta a probar el amplísimo catálogo de DLCs y add-ons, añadiendo que 'el modelo de negocio juega en nuestro favor'.

Un desarrollador no es suficiente para ganar la guerra

No importa cuánto quiera Avalanche celebrar su nuevo hito, un estudio no es suficiente para poner a la armada de Xbox por delante de PlayStation. Avalanche no está solo cuando se trata de preferir a Microsoft encargándose de Game Pass, y si los informes son ciertos, los estudios más pequeños ven más fácil unirse a Xbox.

Como ha visto PushSquare, creadores independientes se han mostrado insatisfechos por la manera en que Sony lleva la PlayStation Store. En general, la tienda de Sony parece más a favor de juegos AAA más exitosos, algo que parece llevar a retrasos en los objetivos de ventas y que obtener un descuento para tus juegos si no eres conocido sea casi imposible.

Pero eso es todo una vez que estás en la PlayStation Store, una tarea que, en sí misma, requiere que pases por el aro con procesos de aprobación complicadísimos. Como explicó un desarrollador anónimo una vez, 'con el tiempo, empiezas a entender donde está todo, pero lo sabes por repetición, o en nuestro caso, por documentación interna que anotamos nosotros mismos para que sirva de referencia para otros miembros del equipo.'

'Lo difícil viene cuando tienes que dar el salto entre todos los distintos portales para llegar al objetivo común de lo que sea en lo que estés trabajando.'

El desarrollador explicó que esta manera tan enrevesada de hacer las cosas es igual cuando hay que parchear un juego. 'Vas al portal a poner el parche, abres un programa en tu ordenador para subir la versión parcheada para que Sony la revise, luego vuelves a otro portal separado para seguir los pasos y continuar el proceso, vuelves al original para hacer más pasos, luego al portal anterior para que, finalmente, subas el parche aprobado.'

Chicory, el protagonista (un perro) sentado en un banco junto a un gran pincel rodeado de flores

Indies como Chicory: A Colorful Tale son buenos para la plataforma (Image credit: Greg Lobanov / Finji)

Si realmente es así de complicado, es sorprendente que los desarrolladores continúen apoyando la plataforma de PlayStation. Especialmente cuando, por comparar, en Xbox se hace lo mismo desde un solo portal.

Los juegos indie no se venden tanto como los AAA, pero no hay que ignorarlos. Los estudios tras estos títulos ofrecen experiencias innovadoras y experimentales que no encontrarás en grandes juegos (¿habrían sacado EA o Activision un juego como el de Chicory?), además, que son un buen entretenimiento cuando no hay grandes lanzamientos juntos.

Si Microsoft construye una buena relación con estos desarrolladores gracias a su proceso simplificado, la infantería de juegos más pequeños de Sony podría desertar.

Los jugadores, atrapados en fuego cruzado

A menos que seas un desarrollador, probablemente te estés preguntando qué tiene que ver esto con tu experiencia de juego. Ya, los desarrolladores están más cómodos en una sola consola, pero... ¿afecta esto a la experiencia final lo suficiente como para pasar de PS5 a Xbox Series X?

Bueno, si eres fan de juegos independientes y tienes una consola de Sony, es probable que tengas que pagar y esperar más para los parches que si tuvieras la otra consola, por las dificultades que tienen los desarrolladores con la plataforma (como el no poder subir parches simplemente o que sea difícil que les incluyan en las ventas).

Los jugadores de grandes títulos en PlayStation podrían sentirse algo apartados comparados con los de Xbox, que pagan una mísera parte mensualmente de lo que cuesta un juego para disfrutar de una barbaridad de títulos nuevos y no tan nuevos en Game Pass. Si todos los desarrolladores vieran los beneficios de Avalanche y se unieran al servicio de Xbox, podría resultar en una pérdida de títulos de PS5.

Los fans de Xbox tienen razones para temer que Microsoft se haga con todos los desarrolladores. Si se vuelve demasiado bueno, hay una posibilidad de que derive en un monopolio que reduzca la creatividad e incremente el coste para los jugadores. Lo único que quedaría sería Sony luchando por ser competente.

Estos informes de los desarrolles que prefieren el sistema de Xbox, junto con la indignación de los jugadores con los exclusivos de PS5 y la actualización next-gen de Ghost of Tsushima no equilibrará la balanza. Pero si continúa así, Sony podría perder terreno.

Esperemos que el gigante de los videojuegos pueda recuperarse y complacer a aquellos que venían del dominio de la PS4, y cómo impactó en el ecosistema gaming. Si Sony sigue perdiendo batallas, puede que llegue a perder la guerra.