ChatGPT enterrará a Siri si Apple no se mueve deprisa

Apple Siri
(Crédito de imagen: Getty Images)

En 2011, Apple incorporó su asistente de voz Siri a cualquier iPhone con iOS 5 o superior y, desde entonces, Siri se ha hecho un hueco en toda la gama de productos de Apple.

Técnicamente hablando, el mérito es de los desarrolladores originales de Siri: mucha gente todavía no sabe que en realidad fue una aplicación de terceros para iOS durante unos meses antes de que Apple la adquiriera, lo que detuvo cualquier plan para llevar el software a sistemas operativos de la competencia como Android y Blackberry.

En respuesta, asistimos a una auténtica revolución de las mayores empresas tecnológicas del mundo para intentar competir. Microsoft presentó a Cortana en el 2013, Alexa de Amazon se unió a la lucha en el 2014, Google con el Asistente en el 2016, e incluso más recientemente hemos visto aparecer a recién llegados como Bixby y Baidu.

Sin embargo, mientras estas aplicaciones se batían en duelo, un nuevo actor ha entrado en escena con un conjunto de habilidades totalmente diferente que podría alterar por completo el espacio de los asistentes de voz: ChatGPT.

Busca las diferencias

(Image credit: Future / Twitter @pedro_bilohh)

Así que primero vamos a aclarar las diferencias. ChatGPT es un chatbot increíblemente potente, con un vocabulario similar al humano y un acceso casi ilimitado a la información. Siri y otros asistentes de voz, en cambio, están programados para ser más binarios, con peticiones y respuestas establecidas que pueden entender.

Si le pides a ChatGPT que te ayude a escribir o a resolver problemas, o incluso en algunos casos de uso más específicos, es probable que te sorprenda y te encante. Con la misma tecnología, Bing también puede comprender preguntas más difíciles, incluso si le preguntas sobre el amor.

ChatGPT fue creada por OpenAI, una empresa que, como su nombre indica, permite que su tecnología sea implementada por otras organizaciones, en lugar de la tecnología propietaria de código cerrado que se encuentra en Siri. Esto significa que los desarrolladores de aplicaciones pueden añadir fácilmente ChatGPT a todo tipo de aplicaciones interesantes y emocionantes.

Siri, por otro lado, no podría hacer lo mismo. Es genial para ayudar en ciertas funciones, especialmente cuando se potencia con accesos directos, y para navegar rápidamente por tareas del móvil con las manos libres.

Sin embargo, está muy limitada en su alcance más allá de esto y lucha para hacer frente a las solicitudes más complejas, incluso en comparación con Alexa, a pesar de los esfuerzos de Apple para mejorarlo a lo largo de los años. Además, todavía tengo una espina clavada con lo malo que puede llegar a ser su reconocimiento de voz.

Cíñete al plan, Apple

Microsoft lleva la delantera en la carrera de la innovación con Bing, a pesar de algunos problemas iniciales, pero Google le pisa los talones. Aunque ambos son avances en el ámbito de los motores de búsqueda, es sólo cuestión de tiempo que la atención se dirija a los asistentes de voz.

Al fin y al cabo, Siri se utiliza para realizar búsquedas, pero a pesar de que lleva muchos años perfeccionándose, sigue siendo una de sus funciones más frustrantes y engorrosas.

Los usuarios más entusiastas ya están creando formas de integrar en Siri el procesamiento conversacional más avanzado de ChatGPT. Está lejos de ser perfecto, y hay algunas preocupaciones de seguridad y privacidad naturales y muy justificadas por parte de ChatGPT, pero este afán por reforzar las capacidades de Siri muestra el potencial que Apple puede aprovechar.

Entonces, ¿por qué Apple tarda tanto?

(Image credit: Apple)

El juego a largo plazo

Para mí, sólo hay una razón por la que un gigante como Apple no se pondría las pilas para reconquistar el mercado de los asistentes de voz. Como los buenos estrategas, Apple podría estar esperando su momento antes de atacar para volver a ganar terreno en ese segmento.

Apple ha realizado una serie de adquisiciones de inteligencia artificial en los últimos años que no han llegado a nada y, a pesar de algunos rumores que indicaban que algo podría estar por llegar, el gigante tecnológico se ha mostrado reservado desde la gran explosión de Bing y Bard.

Mi opinión es que Apple siempre ha estado planeando lanzar algo, pero me cuesta creer que ChatGPT y Bing no lo hayan hecho por sorpresa. Después de todo, incluso Google parecía un poco presionado para poner Bard en marcha rápidamente en respuesta. Como resultado, Apple se enfrentó a dos opciones: apresurarse a unirse a la carrera o esperar a ver cómo caían las fichas. Al parecer, optó por lo segundo.

Ahora bien, aunque Apple no perdería mucho esperando, podría ganar mucho si presenta un Siri mucho más capaz que cualquier otro del mercado, y si nos fijamos en el ecosistema de Apple en general y en los avances en otros ámbitos tecnológicos, parece probable que la empresa quiera empezar con fuerza.

Por ejemplo, en el ámbito del hogar inteligente. Este año veremos cómo Matter, el estándar de software que impulsa la interoperabilidad de las casas inteligentes, empieza a tener un impacto real en los hogares. Si Siri consigue adelantarse a Alexa y el Asistente de Google, una Siri más centrado y personalizable podría impulsar a Apple Home hacia la cima.

Faltan pocos meses para la WWDC, la conferencia de desarrolladores de Apple en California, un evento en el que la compañía suele presentar sus últimas actualizaciones de software (y también lanza alguna que otra pieza de hardware). Para cuando se celebre, Google y Microsoft habrán dejado atrás sus incursiones en el campo de la inteligencia artificial. Siempre y cuando Amazon no intervenga con su propia actualización de Alexa, esta podría ser la oportunidad perfecta para que Apple acapare el protagonismo, incluso con una IA mucho mejor trabajada.

El tiempo lo dirá, y será emocionante ver los avances que cada gigante tecnológico consiga en este campo.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?

Aportaciones de