Las películas de Alien: el ranking definitivo

Prometheus
(Crédito de imagen: 20th Century Fox)

¿Buscas la clasificación definitiva de las películas de Alien? Nosotros lo tenemos claro. 

40 años después de que la película original de Ridley Scott presentara al público a la viscosa criatura con ácido en lugar de sangre, que acecha a la tripulación de una nave espacial, la franquicia de Alien sigue en pie, con una nueva serie de televisión y un reinicio cinematográfico en camino.

En total hay ocho películas de Alien, la mayoría secuelas, dos precuelas y dos (olvidables) spin-offs en los que el xenomorfo se enfrenta al cazador más letal de la historia del cine de acción, el Depredador. 

Desde su lanzamiento en 1979, la franquicia ha recaudado cientos de millones de dólares en taquilla y ha creado una gran base de fans, muy exigentes. Por eso, al tratar de elegir la mejor película de Alien, es inevitable que haya quien no esté de acuerdo.

Coronar la mejor película de Alien no es tarea fácil. La calidad de las secuelas, precuelas y crossovers subsiguientes varía enormemente, pero qué mejor momento que este para ponerlas en su sitio. Aquí están todas las películas de Alien, clasificadas para tu disfrute. 

8. Aliens vs Predator: Requiem (2007)

Aliens Vs Predator Requiem

(Image credit: 20th Century Fox)

Secuela de Alien vs Predator, un fracaso de crítica y taquilla, nunca nadie confió demasiado en que Aliens vs Predator: Requiem fuera a dar mucho de sí. 

Es la única película de la franquicia que desaprovecha su excelente premisa: ¿qué pasaría si trajéramos a los aliens a la Tierra? Aliens vs Predator: Requiem aterriza en la Tierra con algunos xenomorfos liberados en una pequeña ciudad de Estados Unidos y los Depredadores en plena persecución. 

Si bien es un concepto divertido, la ejecución es muy deficiente, desde su caracterización hasta la escasa trama, es difícil creer que una película sobre un híbrido alien-predador que causa estragos en la Tierra sea tan aburrida. La decisión más desconcertante es la de ocultar a los monstruos principales en la oscuridad, lo que hace imposible disfrutar del componente más fuerte de la película: el inventivo diseño de las criaturas.  

7. Alien vs Predator (2004) 

Alien Vs Predator

(Image credit: 20th Century Fox)

Abandonando la historia del cómic Alien vs Predator en favor de una nueva narrativa, el director de Resident Evil, Paul W.S. Anderson, montó una película de acción decente, pero todavía se encuentra muy por abajo de las demás de la franquicia. 

Esta película parece un proyecto inicial de Prometheus, ya que un grupo de científicos de varios campos descubren dos especies feroces que se enfrentan en un antiguo combate ritual en la Antártida. Es cierto que la decisión de hacer una película sobre dos especies violentas con una calificación PG-13 es un lastre para la diversión, pero el producto resultante es algo que casi se deja ver. 

Pasen y vean a los aliens y a los depredadores dándose una buena tunda, e intenten no reflexionar sobre las flagrantes contradicciones con el resto de la saga.   

6. Alien: Covenant (2017) 

Alien Covenant

(Image credit: 20th Century Fox)

Mientras promocionaba Exodus: Dioses y Reyes, Ridley Scott había dicho a los periodistas que, en lo que a él respecta, "la bestia ya ha dado todo lo que tenía", lo que significaba que, según sus planes, ya habíamos visto lo último de los xenomorfos, que brillaron por su ausencia en la precuela de 2012, Prometheus.

Luego cambió de opinión e hizo Alien: Covenant, que gira totalmente en sentido contrario, repleta de criaturas que quieren diezmar a la tripulación de la Covenant. 

Tiene buenos destellos de intriga en la trama, gracias al truco de poli bueno/poli malo de Michael Fassbender como androides David y Walter, y es un intento de dirigir la franquicia hacia un nuevo terreno. Pero el resultado no consigue comprometerse del todo con un concepto. Tratar de ser tanto una película de monstruos de Alien como una secuela de Prometheus te deja sin saber qué es más importante. Pero si la acción brutal y sangrienta de los xenomorfos es lo tuyo, tiene ratos buenos.

5. Alien Resurrection (1997) 

Alien Resurrection

(Image credit: 20th Century Fox)

Impresionada por su estilo visual, la Fox contrató al cineasta francés Jean-Pierre Jeunet para la tercera secuela y su aproximación al blockbuster fue Alien: Resurrecction, de 1997. 

El resultado, un film frenético y desigual en el que acaba imponiéndose lo positivo, pero que se disfruta mejor con cero expectativas. El guion de Joss Whedon es un mosaico de ideas extrañas en el que un clon de Ellen Ripley, interpretada por Sigourney Weaver, se encuentra a bordo de una nave militar experimentando con un lote de huéspedes humanos recién importados, implantándoles aliens. 

La trama cubre poco terreno nuevo (¡sorpresa, los xenomorfos matan a todo el mundo!) pero el ritmo de la historia de la Ripley híbrida de Sigourney Weaver es el más fuerte. La líder de la franquicia, ahora fusionada con la criatura, entra en terreno desconocido cuando se ve obligada a enfrentarse a otra versión del xenomorfo.   

4. Prometheus (2012)

Prometheus

(Image credit: 20th Century Fox)

Prometheus empezó como una precuela de Alien llena de xenomorfos reventando cajas torácicas llamada Alien: Engineer, pero Ridley Scott rechazó esta versión y remodeló el guion con Damon Lindelof de Lost para convertirlo en un suave reinicio que sigue a los científicos en busca de respuestas sobre los inicios de la humanidad. 

Esta aventura espacial no está llena de baba de alien y vísceras sangrientas, sino de temas creacionistas y un diseño de producción asombroso, muy alejado de los sobrios decorados característicos de la franquicia. 

Noomi Rapace saca lo mejor de su papel de arqueóloga Elizabeth Shaw, mientras que Michael Fassbender, en su papel de androide tridor, se roba todas las escenas. Digan lo que digan sobre la trama y la desconcertante toma de decisiones de los personajes, este es el mejor logro visual de Scott en la franquicia.

3. Alien 3 (1992) 

Alien 3

(Image credit: 20th Century Fox)

A menudo se habla más de la infernal producción de Alien 3 que de la propia película. La película pasó por un sinfín de guionistas durante su desarrollo y, de hecho, comenzó la producción sin un guion terminado. Además, Weaver se había afeitado la cabeza para la película y, una vez terminada la producción, empezó a dejársela crecer. Cuando se le comunicó que se le pediría que volviera a rodar, tuvo que afeitarse de nuevo, algo por lo que, según se dice, le pagaron 300.000 dólares.  

Pero, en los 30 años transcurridos desde su estreno, Alien 3 ha sido objeto de una especie de reevaluación por parte de la crítica. La interferencia del estudio que impidió a David Fincher crear la primera película que quería, es ahora un problema menor con la legión de defensores acérrimos de la película, deseosos de celebrarla con todos sus defectos. 

Tras los sucesos de Aliens, volvemos a ver a Ripley sola en un planeta prisión donde el fuego es la única arma contra un alien solitario. La insistencia de Weaver en que no se utilicen armas de fuego es un elemento único en la narración. Los destellos de los conceptos de Fincher y su posterior destreza visual insinúan lo que podría haber sido mientras la criatura se abre paso entre los convictos. Curiosamente, esta es la secuela que lanzó el plano más icónico de la franquicia (opens in new tab).

2. Aliens (1986) 

Aliens

(Image credit: 20th Century Fox)

Aunque la secuela se lleva el segundo puesto, no nos engañemos: Aliens es igual de buena que la original. La secuela de James Cameron tardó casi una década en llegar a los cines, pero la espera mereció la pena. La confianza del director en sí mismo, junto con el poder de la estrella Weaver y una versión mejorada de la criatura de H.R. Giger, dan lugar a una de las mejores películas de acción jamás realizadas. 

El calvario de Ripley con la criatura continúa cuando se une a regañadientes a una tripulación de marines espaciales para investigar el mismo planeta de Alien. La película es una descarga de adrenalina pura, una mezcla de atmósferas de terror fusionadas con impresionantes escenas, mientras los marines combaten a los xenomorfos. 

El conjunto del reparto, que incluye a Michael Biehn, Bill Paxton, Paul Reiser y Lance Henriksen, además de Weaver, se embarcó en un agotador campamento de entrenamiento previo a la producción, lo que les hace sentir como auténticos camaradas cuya inquebrantable camaradería da a la película un verdadero corazón. Por eso es más difícil ver cómo las criaturas los eliminan uno a uno.

1. Alien (1979)

Alien

(Image credit: 20th Century Fox)

La original del 79 sigue siendo una clase magistral de terror. El pedazo de película que es Alien asusta tanto hoy como en el momento de su estreno. 

Ridley Scott calibra a la perfección el equilibrio del suspense dentro de la Nostromo. ¿Cómo? Alien te destroza los nervios por su sencillez: una tripulación de camioneros espaciales se enfrenta a una especie alienígena sedienta de sangre y a un androide traidor. De toda la franquicia, es la única entrada que ejerce el largo y lento desgaste de forma efectiva, mostrando solo destellos del estomagante exceso del alien hasta bien entrada la película. 

La predilección de Scott por los ángulos amplios y las tomas largas e ininterrumpidas, en las que el alienígena puede aparecer en cualquier momento, hacen que el miedo entre en tu cabeza como una termita. Su impresionante diseño de producción, la actuación estelar de Weaver en su primer papel importante y el horror absoluto de la criatura de Giger la consolidan no solo como la mejor película de Alien, sino como una de las mejores películas de terror de la historia. 

¿No estás de acuerdo con nuestra clasificación? Puedes ver todas las películas de Alien en Disney+ (opens in new tab) y hacer tu propia valoración. 

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de