Skip to main content

Fitbit Charge 4: análisis

Por fin, una Fitbit que sabe dónde has estado.

Fitbit Charge 4
Fitbit Charge 4
(Image: © Future)

Nuestro veredicto

La Fitbit Charge 4 parece casi idéntica a su predecesora, incluida la pantalla táctil en escala de grises, pero la incorporación del GPS supone una gran diferencia y le ayuda a convertirse en una alternativa viable a los smartwatches deportivos si te gusta entrenar por diversión y salud, pero no necesitas un aluvión de datos sobre etapas, ritmo y elevación.

Pros

  • No es más cara que la Charge 3
  • Con GPS incorporado
  • Seguimiento del ritmo cardíaco

Contras

  • Pantalla monocromática
  • Diseño sin actualizar

Análisis de dos minutos

La Fitbit Charge 4 puede parecer casi idéntica a su predecesora, la Charge 3, pero tiene tres características nuevas importantes que ayudan a diferenciarla: GPS integrado, compatibilidad con Spotify y Fitbit Pay. Combinados, estos hacen posible dejar el teléfono en casa para ir de caminata, salir a correr y dar paseos en bici, usando la Charge 4 para rastrear tu ruta y ritmo, escuchar música online y realizar pagos contactless. 

La Fitbit Charge 4 llegó el 15 de abril de 2020, con un precio de 149,95€, el mismo que la Fitbit Charge 3 en el lanzamiento. Eso es bastante impresionante: esperábamos un precio más alto debido a las funciones más avanzadas de la Charge 4. Es considerablemente más económica que la Fitbit Versa 2, que ofrece conectividad con Alexa para comandos de voz (algo que no tiene la Charge 4), pero no ofrece ni GPS ni una aplicación de música. 

Estas características, combinadas con la excelente monitorización del ejercicio, el peso ligero, el seguimiento de la frecuencia cardíaca durante todo el día y el análisis del sueño de la Fitbit Charge 4, la convierten en una de las mejores Fitbits que puedes comprar hoy.

Especificaciones

La Fitbit Charge 4 es delgada, mide 35,8 x 22,7 x 12,5mm, y es tan ligera que olvidarás que la llevas puesta: una verdadera ventaja para un dispositivo que está diseñado para usarse tanto de día como de noche, y quitárselo solo para dar un descanso a tu piel. 

La pulsera guarda datos detallados de la actividad de la semana anterior y tu total de pasos, distancia, escaleras subidas y calorías quemadas durante los últimos 30 días. Sin embargo, las cifras más anteriores no se perderán; puedes ir hacia más atrás con la aplicación de Fitbit. 

Un sensor óptico en el interior de la pulsera mide tu frecuencia cardíaca cada segundo mientras haces ejercicio y cada cinco segundos el resto del tiempo.

Fitbit Charge 4

La Fitbit Charge 4 tiene una carcasa rectangular y fina, y una correa delgada (Image credit: Future)

El GPS integrado cambia las reglas para la Fitbit Charge 4, y la convierte en una alternativa viable a las pulseras de actividad física dedicadas para cualquiera que disfrute de correr, montar en bici y nadar para estar en forma, pero que no necesite la gran cantidad de datos que ofrece un reloj como Garmin o Polar. También cuenta con un altímetro para medir las escaleras subidas. 

El NFC te permite usar la Fitbit Charge 4 para pagos contactless a través de Fitbit Pay, y puedes controlar la aplicación Spotify de tu móvil a través del Bluetooth. 

El dispositivo es resistente al agua hasta una profundidad de 50 metros, lo que lo hace adecuado para nadar, ducharse y sudar, aunque Fitbit aconseja secar la pulsera al acabar.

Diseño

La Fitbit Charge 4 tiene un diseño muy similar al de su predecesora en términos de forma y tamaño, con la carcasa delgada y rectangular que esperábamos. Hay dos versiones para elegir. La Fitbit Charge 4 Standard Edition, que viene con una robusta correa de silicona en negro, rosa palo (un tono de violeta) o azul tormenta / negro. 

Nuestro ejemplar para analizar fue la Fitbit Charge 4 Special Edition (que salió a 169.95€), que viene con dos correas: una de silicona negra y una de nailon tejido reflectante, que se parece un poco al tweed y es una buena alternativa para ocasiones más formales. Las correas son fáciles de quitar e intercambiar y vienen en dos longitudes para adaptarse a muñecas de diferentes tamaños.

Fitbit Charge 4 con diferentes pulseras

La Fitbit Charge 4 Special Edition viene con pulseras de tejido y de silicona, tanto en tamaños pequeños como grandes. (Image credit: Future)

Esperábamos que esta edición de la Fitbit tuviera una pantalla a color, pero sigue siendo en blanco y negro. Sin embargo, después de varias semanas de uso, no nos parece un inconveniente importante. La pantalla OLED retroiluminada es brillante y clara, incluso bajo la luz solar directa, y si una pantalla colorida requería sacrificar la duración de la batería, preferimos seguir con la monocromática. 

Algunos de los fondos de pantalla opcionales de la pulsera estarían más claros con un poco de color (los que tienen muchas estadísticas pueden ser difíciles de leer), pero elige una de las opciones menos abarrotadas y no será un problema. 

También preferiríamos que la pantalla permaneciera con el brillo total un poco más después de que use (ya sea presionando el botón lateral o levantando la muñeca), ya que se atenúa con bastante rapidez. Esta es probablemente otra medida de ahorro de energía. 

La Fitbit Charge 4 se carga a través de un cable USB que se conecta al reloj a través de un adaptador grande. Es fácil emparejar los conectores (se sujeta de forma segura alrededor de todo el cuerpo del reloj, lo que lo hace mucho más sencillo que los clips de carga similares que utilizan los dispositivos Garmin) y una carga completa tarda menos de una hora. 

Fitbit dice que la Charge 4 dura hasta una semana con una sola carga, lo que resultó ser cierto en nuestras pruebas, aunque al igual que con cualquier rastreador de actividad física, ese período se acorta mucho cuando se usa el GPS integrado.

Interfaz

La interfaz de la Fitbit Charge 4 es intuitiva, con los únicos controles de la pantalla táctil y un botón discreto en el borde izquierdo. Toca el botón o levanta la muñeca para activar la pantalla, luego desliza el dedo hacia la derecha para acceder a los distintos menús y configuraciones del dispositivo. 

La pantalla responde y es mucho más brillante de lo que parece en las fotos, con transiciones fluidas entre menús, y solo hay dos opciones de menú en la pantalla a la vez, evitando el riesgo de seleccionar accidentalmente la que no quieres (lo que fácilmente podría haber sido un problema con una pantalla tan pequeña). Deslizar hacia arriba abrirá tus estadísticas diarias, incluido el recuento de pasos, la distancia recorrida y las calorías quemadas. 

El botón te lleva de regreso a la pantalla anterior, o al reloj, lo que ocurra primero, y las pulsaciones van acompañadas de un suave zumbido de feedback háptico. Algunas pulseras de actividad física tienen una vibración muy fuerte, por lo que apreciamos esta sensación más suave. Deslizar hacia abajo te muestra tus mensajes de texto y llamadas recientes. ¿No quieres que te molesten? Simplemente mantén presionada la pantalla. 

Puedes elegir qué aplicaciones se muestran en el dispositivo, pero encontramos la aplicación del tiempo particularmente útil, ya que te evita tener que buscar tu teléfono, abrir la aplicación del tiempo y ver el pronóstico de mañana. Es representativo de toda la experiencia de la Charge 4: solo la información imprescindible, presentada con claridad. Sin lujos, pero tampoco falta nada.

Seguimiento de actividad

Cuando llega el momento de ponerse en marcha, la Fitbit Charge 4 emite un suave zumbido para recordarte que debes levantarte y estirar las piernas (cuya frecuencia se puede ajustar a través de la aplicación o desactivar por completo). Esto va acompañado de tu recuento de pasos actual para animarte a ponerte en movimiento, una alternativa más agradable que el más estricto "MOVE!" de Garmin. 

La Fitbit Charge 4 puede realizar un seguimiento de seis actividades, pero solo puedes crear accesos directos para cuatro de ellas en el dispositivo, por lo que tendrás que elegir las que usas con más frecuencia. Esto podría resultar frustrante si quieres variar tus entrenamientos y hacer ejercicio tanto en interior como en exterior.

Fitbit Charge 4 en la muñeca

La Fitbit Charge 4 puede monitorizar cuatro tipos de entrenamiento, que se pueden personalizar a través de la aplicación de Fitbit. (Image credit: Future)

También es importante tener en cuenta que, aunque el dispositivo puede detectar automáticamente cuándo has empezado un entrenamiento, no podrás ver un mapa GPS del entrenamiento a menos que selecciones un tipo de actividad antes de comenzar. Siempre que lo hayas hecho, se te mostrará tu ruta junto con la velocidad, la distancia y la frecuencia cardíaca. Son muchos menos datos de los que te daría de un reloj dedicado al running, pero serán suficientes para un corredor casual.

Si profundizas un poco más en las estadísticas posteriores al entrenamiento, podrás ver los Active Zone Minutes, las calorías quemadas y los pasos dados, todos los cuales se pueden compartir, editar o eliminar. Es una pena que no haya una breve explicación de Active Zone Minutes en esta pantalla; para conseguir más información, debes tocar un enlace y abrir una página en tu navegador web.

Aplicación de la Charge 4

Cualquier pulsera de actividad física es tan buena como la aplicación que la acompaña, por lo que es genial ver que la aplicación móvil de Fitbit ha tenido una actualización importante para el lanzamiento de la Charge 4. 

La configuración es simple: solo inicia sesión en tu cuenta de Fitbit desde tu teléfono (o crea una nueva), luego selecciona la Charge 4 de la lista de opciones disponibles. La aplicación la buscará mediante Bluetooth y luego solicitará un PIN de cuatro dígitos que se muestra en la pantalla del dispositivo. Luego te pedirá que actualices el firmware del dispositivo; un proceso que lleva unos minutos y requiere que te mantengas cerca de tu teléfono. 

Una vez que estés dentro, verás que todo dentro de la aplicación es fácilmente accesible a través de mosaicos grandes, sin tener que navegar por los menús. Quizás la mayor novedad es el Active Zone Minutes, una medida que tiene en cuenta la frecuencia cardíaca en reposo y la edad, y monitoriza cualquier tipo de ejercicio que aumente la frecuencia cardíaca.

Opciones de personalización y datos de frecuencia cardíaca en la aplicación móvil de Fitbit

La aplicación de Fitbit te permite personalizar tu Fitbit Charge 4 y ver tus estadísticas de salud y entrenamiento. (Image credit: Fitbit)

Tu objetivo es pasar 150 minutos en cada zona de frecuencia cardíaca (quemar grasa, cardio y combinación de ambas) en lo que dura una semana. Es un concepto similar a Intensity Minutes en Garmin Connect y que se basa en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el NHS. 

Muchas otras aplicaciones de fitness te ofrecen una estimación del consumo de calorías en movimiento, pero estas medidas a menudo están relacionadas con los pasos en lugar de la frecuencia cardíaca y, por lo tanto, son menos precisas para las actividades en interiores.

Fitbit Premium

La Fitbit Charge 4 te dará mucho más si te suscribes a Fitbit Premium, que está disponible para probar gratis durante 90 días. Se te pedirá que selecciones un plan (mensual o anual) e introduzcas los detalles de pago antes de comenzar, pero no se te cobrará hasta que hayan pasado los tres meses iniciales. Cancela antes de esa fecha y no pagarás ni un céntimo. 

La sección Discover de la aplicación es donde encontrarás la mayor parte del contenido de Fitbit Premium, incluidos programas guiados para ayudarte a desarrollar hábitos más saludables (como dormir mejor o bajar tu consumo de azúcar), además de desafíos, entrenamientos y ejercicios de mindfulness. 

Todo esto funciona utilizando datos recopilados por la Charge 4, usando tu actividad previa como línea de base y ofreciendo pequeñas sugerencias a lo largo del día para ayudarte a mejorar tu comportamiento. 

También puedes solicitar un Informe de Salud, que proporciona una visualización de tus tendencias de salud en el último mes. Es una pena que no esté disponible automáticamente, pues la aplicación tarda unos minutos en generarlo como PDF.

Conclusión

La Fitbit Charge 4 es una auténtica evolución de su predecesora, y el GPS es un excelente añadido que ayuda a cerrar la brecha entre las pulseras de fitness y los smartwatches deportivos. 

La ausencia de una pantalla a color no es un gran inconveniente en el uso general, pero hace que los distintos fondos de la pulsera sean menos atractivos de lo que nos gustaría, y hace que los que contienen más datos pueden ser difíciles de leer debido a los numerosos tonos en gris. 

Sin embargo, la interfaz es excelente, ya que proporciona la suficiente información útil, sin llegar a saturar. Es un equilibrio difícil de lograr y aquí se ha encontrado un buen término medio. La aplicación también es excelente, aunque deberás pagar por el Fitbit Premium (o al menos darle una vuelta a la prueba gratuita) para aprovecharla al máximo. 

Los planes y guías que utilizan datos del rastreador añaden una capa completamente nueva de funcionalidad y permiten que la FItbit Charge 4 te guíe despacio hacia mejores hábitos diarios, ya seas completamente novato en el ejercicio o un atleta amateur.