Skip to main content

Vuelve la guerra de patentes de Sonos y Google, pero solo para unos pocos usuarios del Pixel

Nest Audio in many colors
(Crédito de imagen: Google)

La batalla legal entre Sonos y Google suma otro enfrentamiento por una norma de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EEUU.

Según informa Paul Thurott (opens in new tab), Google ha sido declarada culpable por haber roto una prohibición de importaciones impuesta por la Comisión Internacional de Comercio después de haber infringido cinco patentes de Sonos.

'El servicio de Aduanas de EEUU ha confirmado que Google ha incumplido esta prohibición de importación y ha seguido importando productos que violaban esa prohibición. Este descubrimiento supone otro ejemplo más de que Google sigue abusando de nuestra propiedad intelectual y actuando en contra de la ley. Seguimos dispuestos a defender nuestras patentes y lo seguiremos haciendo, por nuestra tecnología, así como por la innovación', dijo Eddie Lazarus, abogado y asesor general de Sonos.

La batalla legal lleva en curso desde 2020, cuando Sonos denunció a Google por infringir sus patentes.

Sonos afirmaba que Google le robó elementos clave de su tecnología multi-sala después de un acuerdo en 2013, acusándolo de usar su gran potencia como empresa para producir productos competentes y perjudicar los de Sonos.

La Comisión se puso a favor de Sonos en enero de este año e impuso una prohibición que paralizaba la importación de varios productos de Google incluyendo el Nest, el Pixel y el Chromecast.

En un esfuerzo para sortear esta prohibición, Google empezó a introducir modificaciones vía software a principios de año en una variedad de dispositivos. Entre los cambios, se degradaba el ajuste de volumen y las funciones iniciales de configuración en red para sus productos de domótica y altavoces. Esto se tradujo en una experiencia menos intuitiva para los usuarios, que tenían que ajustar de forma individual todos los altavoces que tenían en casa.

A pesar de los cambios, ahora Google sigue infringiendo al menos dos patentes de Sonos en dispositivos que se siguen importando después de la prohibición.

En respuesta a la nueva norma de esta semana, Sonos parece haberle echado el guante a Google con una orden directa en la que se le pide hacer productos peores o pagar para poder hacer uso de sus patentes.

Reaccionando al resultado, un representante de Sonos le dijo a Thurott: 'para evitar más problemas de importación, Google debe seguir degradando su experiencia de usuario o pagar de forma justa un acuerdo de licencia con Sonos'.

Cuando le preguntamos sobre esta situación, José Castañeda, representante de Google, nos contestó por email:

'El Servicio de Aduanas de EEUU ha confirmado que los reproductores de audio de Google no están sujetos a una prohibición de importación. Esta decisión impacta de forma temporal a un pequeño número de usuarios del Pixel, que configuran un altavoz o pantalla por primera vez con la app 'Device Utility. Seguiremos trabajando para minimizar la disrupción. Nuestros equipos de soporte están arreglando los problemas de los que tenemos constancia y, si es necesario, enviaremos dispositivos de reemplazo u ofreceremos crédito de la tienda de Google. Durante años, hemos trabajado mucho para asegurarnos de que nuestros clientes tienen una experiencia positiva, y no estamos contentos con que Sonos siga usando el sistema legan de una forma que, deliberadamente, causa problemas para estos usuarios.'

Sonos Ray encima de una vitrina

¿Quieres una experiencia inalámbrica como la de Sonos? Pues vas a tener que pagar por ella. (Image credit: Future)

Una gran victoria para Sonos, y una gran pérdida para los dispositivos de Google

Sonos celebrará (y con razón) este último logro legal en su larga disputa con las patentes, y el resultado sentará las bases para seguir causando quebraderos de cabeza al equipo de hardware de Google. 

Aunque esas modificaciones para los usuarios no han sido una renovación total de las funciones que afectaban a los dispositivos de Google, los que ya los usaban se han quejado sobre una reducción de funcionalidad en aquellos productos que ya tenían.

Si este último episodio sigue quitando funciones, los usuarios de dispositivos de domótica de Google tendrán que esperar a que las compañías se reúnan en una mesa y solucionen lo que ahora parece ser un acuerdo muy caro para resolver las patentes.

Al menos esto hará que la experiencia de usuario vuelva a como estaba antes, pero la gente puede preguntarse por qué una compañía del tamaño de Google no haya pagado a Sonos antes, en lugar de hacer productos para que luego tengan que quitarles funciones...

Carlos Pedrós
Carlos Pedrós

Avgeek.
Pruebo toda la tecnología que puedo para decirte si vale la pena o no, pero lo que más me gusta analizar son los móviles.
Siempre estoy en Twitter (opens in new tab) o Instagram (opens in new tab), si necesitas cualquier cosa o tienes alguna duda tecnológica, ¡mándame un mensaje, no te cortes!

Aportaciones de