Skip to main content

Puede que el Apple Watch 8 no detecte la temperatura corporal, y mucho menos la glucosa en sangre

Mujer montando en bicicleta con un smartwatch
(Crédito de imagen: Izf / Shutterstock)

Teníamos grandes esperanzas puestas en el Apple Watch 8, pero ahora parece que el reloj de este año no incluirá muchos sensores nuevos, si es que los tiene. De ser cierto, será una gran decepción para aquellos que esperaban que el Apple Watch de nueva generación fuera capaz de realizar un seguimiento de la presión arterial, la glucosa en sangre, y tal vez incluso los niveles de alcohol en sangre.

En su último boletín de noticias para suscriptores de PowerOn, el experto residente en Apple de Bloomberg, Mark Gurman, da sus predicciones para el año que viene, con algunos datos de información privilegiada, y es una lectura decepcionante para cualquiera que esté esperando una gran actualización en el Apple Watch del 2022.

De hecho, Gurman sugiere que el nuevo reloj podría ni siquiera ser capaz de detectar la temperatura de la piel, algo que los dispositivos de Fitbit, Garmin, Oura y muchos otros han estado haciendo durante años.

"La temperatura corporal estaba en la hoja de ruta de este año, pero las conversaciones sobre ella se han ralentizado recientemente", escribe Gurman. "A la presión arterial le faltan al menos dos o tres años, mientras que no me sorprendería que la monitorización de la glucosa no aterrizara hasta más adelante en la segunda mitad de la década".

Un poco de lo que está por llegar

La propia Apple no ha sugerido que ninguna de estas funciones esté en proyecto. En cambio, las teorías han surgido de una combinación de patentes registradas, encuestas enviadas a los usuarios del Apple Watch y noticias de empresas que suministran componentes a Apple.

Por ejemplo, el año pasado Rockley Photonics, uno de los proveedores de Apple, reveló que había desarrollado una "clínica en la muñeca" que podía realizar un seguimiento de métricas como la temperatura corporal central, la presión arterial, la hidratación y el alcohol y la glucosa en sangre de forma no invasiva.

Dispositivo de "laboratorio portátil" de Rockley Photonics en la muñeca de un hombre

Rockley Photonics ha desarrollado un sensor que puede monitorizar una amplia gama de datos biométricos de forma no invasiva, pero no esperamos verlo en el Apple Watch 8 (Image credit: Rockley Photonics)

El hardware y el software parecen prometedores, y Rockley tiene en mente los wearables de consumo, pero el dispositivo aún está en fase de pruebas clínicas, y su dependencia de la computación en la nube para procesar los datos recogidos podría suponer un reto para Apple en lo que respecta a la privacidad.

Había mucho hype con que el Apple Watch 7 del año pasado fuera una gran actualización de su predecesor, pero cuando llegó, los cambios fueron mucho más modestos. Los dos cambios clave fueron una pantalla ligeramente más grande y un cristal más resistente para protegerla. Tal vez deberíamos mantener nuestras expectativas bajas para el reloj de este año también.

Un Apple Watch robusto para deportes extremos no sería una revolución en lo que respecta a la biometría, pero puede ser algo más realista que esperar.


Análisis: moderar las expectativas

Entonces, ¿por qué la biometría podría haber sido relegada a un segundo plano? Sabemos que existen sensores de temperatura corporal de tamaño reducido, pero es posible que Apple haya decidido evitarlos hasta que pueda poner esos datos en un contexto que sea útil para su usuario medio. La temperatura corporal por sí sola no significa mucho, y puede verse afectada por muchos factores, que es posible que la empresa haya decidido que necesita dedicar más tiempo a analizarla y presentarla.

La ausencia de monitorización de la presión arterial y la glucosa sería menos sorprendente. Aunque muchos relojes recientes (como el Samsung Galaxy Watch 4) pueden estimar la presión arterial a partir de los datos recogidos por su sensor óptico de frecuencia cardíaca, no es tan sencillo como parece, y requiere una calibración regular con un manguito de presión arterial estándar para ser útil.

Estos smartwatches tampoco son dispositivos médicos, por lo que no pueden sustituir a los controles convencionales de la presión arterial para las personas que controlan la hipertensión.

El control no invasivo de la glucosa en sangre y el alcohol está aún más lejos. La empresa de biometría Abbott fabrica parches portátiles para personas con diabetes que registran los cambios de glucosa en el líquido intersticial entre las células y sincronizan estos datos con una aplicación móvil. Es mucho más cómodo que un análisis de sangre por pinchazo en el dedo y permite una monitorización continua, pero el sensor está en una sonda que se coloca justo debajo de la piel: no es algo que resulte práctico como para querer tenerlo en un smartwatch.

Abbott también fabrica un sensor no médico de glucosa para ayudar a los atletas a optimizar sus estrategias de alimentación durante las competiciones, y en el CES 2022 desveló planes para una serie de parches adhesivos que permitirán a las personas hacer un seguimiento de factores como las cetonas, el lactato y el alcohol en sangre. Sin embargo, estos parches también se basan en una sonda subdérmica y, aunque no fuera así, los datos que recogen no tendrían el valor necesario para llegar a un Apple Watch.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?