Skip to main content

Escasez mundial de chips: ¿qué es, por qué ocurre y cuándo terminará?

A silicon chip in a circuit board cast in shadow
(Crédito de imagen: Shutterstock)

La escasez mundial de chips, también llamada escasez de semiconductores, parece haber sorprendido a todo el mundo, aunque es algo que debería ser obvio.

Hoy en día casi todo lleva chips de silicio, desde los teléfonos y los ordenadores hasta los electrodomésticos e incluso los coches. Y toda esta tecnología es cada vez más avanzada, por lo que los mejores procesadores (opens in new tab) no se reservan sólo para el último PC gaming.

No es la primera vez que esto ocurre: anteriormente se produjeron estas situaciones de escasez en varias ocasiones, como en el 1988 (opens in new tab) debido a la gran demanda y en el 2000 (opens in new tab) por la escasez de varios productos de Intel. Y también en el 2011 (opens in new tab), cuando un terremoto en Japón provocó una grave escasez de memoria NAND y pantallas.

La escasez de chips suele producirse por motivos de la cadena de suministro o de la mano de obra. Sin embargo, en lugar de que las industrias que dependen tanto de estos chips revisen el proceso de producción para que sea menos vulnerable a estos desabastecimientos, en gran medida se ha seguido actuando como siempre.

Y ahora que la última escasez, que comenzó en el 2020, tiene en jaque a toda la industria tecnológica, desde los coches hasta las últimas y mejores tarjetas gráficas y consolas de videojuegos, todo el mundo se pregunta de repente qué es la escasez mundial de chips, por qué está ocurriendo y cuánto tiempo pasará antes de que veamos alguna mejora.

Algunas de esas preguntas son más fáciles de responder que otras, pero hemos reunido todos los recursos que podemos para ayudar a explicar cómo hemos llegado a esta situación.

¿Qué es la escasez mundial de chips?

La escasez mundial de chips es un fenómeno que afecta a la industria de los semiconductores y a las industrias que dependen de ella cuando la primera es incapaz de producir suficientes chips para satisfacer la demanda de la segunda. Estos chips son vitales para la industria tecnológica en general, ya que se utilizan en casi todos los dispositivos electrónicos modernos del mundo.

Los circuitos integrados se crean intercalando nanoelectrónica semiconductora diminuta en capas de silicio. Este invento ha revolucionado la electrónica (y el mundo) en los últimos 70 años, pero también ha creado un problema complicado. 

Las faltas imprevisibles de suministros pueden provocar una escasez masiva en casi todos los bienes de consumo que contienen componentes electrónicos o los emplean en algún momento de su producción. Esto puede afectar a todo, desde la calidad del servicio ferroviario en las ciudades hasta los alimentos que llegan a los supermercados. Va mucho más allá de afectar a la disponibilidad de bienes de consumo como los mejores monitores, iPads y ordenadores.

En la actualidad nos encontramos en una época de alteraciones de este tipo. Los consumidores han experimentado una escasez de casi todo en los últimos dos años, hasta el punto de que es uno de los principales impulsores de la inflación global de los precios de la mayoría de los bienes de consumo.

¿Cuál es la causa de la escasez mundial de chips?

Una fábrica de Foxconn en China hace pruebas a los trabajadores para el Covid-19

Una fábrica de Foxconn en China hace pruebas a los trabajadores para el Covid-19 (Image credit: Getty Images)

La causa principal de esta última escasez mundial de chips es la actual pandemia de COVID-19, que comenzó a finales del 2019. Esto tuvo dos resultados principales: interrupciones en las cadenas de suministro debido a la escasez de mano de obra y un aumento del 13% en la demanda mundial de PC debido al cambio a la economía del trabajo desde el hogar.

Dentro de la industria informática, en particular, la escasez se vio agravada por el auge de las criptomonedas. Las tarjetas gráficas y las CPU escasean desde que los que minan estas monedas digitales añadieron una fuente inesperada de demanda de estos componentes, lo que dificulta aún más la búsqueda por parte del consumidor tradicional.

Otra causa fue una serie de sequías en Taiwán. Taiwán es uno de los principales centros de producción de chips del mundo y sede de la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), uno de los proveedores de semiconductores más importantes. Estas sequías afectaron a la producción de agua ultrapura, que se utiliza para limpiar tanto las fábricas como las obleas de silicio con las que se fabrican los chips de silicio en volumen. 

Otros acontecimientos que influyeron en la escasez de chips fueron las tensiones políticas entre EE. UU. y China, las tormentas invernales en Texas, los incendios en instalaciones japonesas, los cierres de fábricas relacionados con COVID en Shanghai y la actual guerra entre Rusia y Ucrania.

¿Cuándo terminará la escasez mundial de chips?

Pat Gelsinger, director general de Intel

Pat Gelsinger, director general de Intel (Image credit: Horacio Villalobos for Corbis/Getty Images)

Muchos profesionales del sector, como Intel y AMD, han hecho proyecciones sobre cuándo se recuperará la industria de los semiconductores de esta escasez mundial de chips. El consenso es que durará hasta el 2023.

El director general de Intel, Pat Gelsinger, declaró que "la demanda se disparó hasta un 20% anual y la interrupción de las cadenas de suministro creó una brecha muy grande... y esa explosión de la demanda ha persistido", algo de lo que tardará años en recuperarse del todo. El cofundador y consejero delegado de Dell, Michael Dell, también cree que la escasez durará unos cuantos años más.

La directora general de AMD, Lisa Su, tiene una perspectiva similar y cree que la escasez empezará a aliviarse a finales del 2022, ya que "la pandemia acaba de llevar la demanda a un nuevo nivel." Esto fue respaldado por los informes de predicción de Gartner, una firma de análisis de la industria, que afirmó que duraría también todo el año 2022.

Mientras tanto, TSMC y Quanta Computer (los únicos proveedores de algunos de los mejores modelos de MacBook y Mac) han estado estudiando la posibilidad de abrir nuevas fábricas y trasladar las ubicaciones de producción para aumentar la producción de chips, pero aún faltan años para que esto ayude a paliar la escasez. TSMC también ha intentado abrir nuevas instalaciones en Estados Unidos, pero ha sido un proceso igualmente lento.

Sin embargo, hay esperanza, ya que algunos avances recientes han ayudado a hacer frente a la situación. El stock de tarjetas gráficas y CPU, que ha sido una representación bastante precisa del estado de escasez, se ha recuperado lentamente. Una de las principales razones se debe al declive de la minería de Ethereum, así como de la criptomoneda en general. 

Las plantas de fabricación de chips que se pusieron en marcha antes de la pandemia están empezando a entrar en funcionamiento, y parte de la demanda de nuevas tecnologías para sus puestos de trabajo por parte de la mano de obra híbrida y del trabajo desde casa se ha satisfecho en gran medida y es poco probable que vuelva a aumentar como lo hizo en el 2020.

Sin embargo, con la aparición de nuevos productos tecnológicos cada año y la creciente penetración de los ordenadores en productos y servicios que antes eran analógicos, es imposible saber lo lejos que estamos de una recuperación total, o si ésta es posible.

Antonio Romero
Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de