Skip to main content

Apple quiere reinventar el teclado de sus futuros MacBooks

Apple MacBook Pro 13 pulgadas (M1, 2020)
(Crédito de imagen: Future)

Apple acaba de obtener la patente de un modelo de MacBook con un teclado plano sólido (SSK), que cuenta con una superficie de vidrio plana que se puede reconfigurar sobre la marcha según las necesidades individuales del usuario.

Esto significa que si estás, por ejemplo, introduciendo datos en una hoja de cálculo, podrás configurar un teclado numérico en una de las regiones del SSK, o incluso borrar las teclas para convertirlo en una superficie de dibujo destinada a tareas de diseño gráfico.

Imagen 1 de 4

Apple Patent Diagrams For A Laptop With A Solid State Keyboard

(Image credit: US Patent Office)
Imagen 2 de 4

Apple Patent Diagrams For A Laptop With A Solid State Keyboard

(Image credit: US Patent Office)
Imagen 3 de 4

Apple Patent Diagrams For A Laptop With A Solid State Keyboard

(Image credit: US Patent Office)
Imagen 4 de 4

Apple Patent Diagrams For A Laptop With A Solid State Keyboard

(Image credit: US Patent Office)

Aunque la patente en principio se ve genial, tal y como señala 9to5Mac, siguen habiendo ciertos obstáculos que superar para que un modelo tan distinto como este reemplace al teclado mecánico original.

Por un lado, los profesionales que escriben mucho para ganarse la vida serán los primeros en reclamar lo importante que es la mecanografía física para su productividad. Ese tipo de experiencia óptima es muy difícil de trasladar a una superficie de vidrio plana. Y tampoco es lo más cómodo, sobre todo para un uso prolongado.

Otro aspecto a tener en cuenta es la cantidad de retroalimentación que las teclas físicas te ofrecen cuando estás escribiendo: pregúntale a cualquiera al que le encante usar un teclado mecánico cómo es escribir en un dispositivo no mecánico y se reirá. Pídeles que escriban en un iPad e incluso se ofenderá.

De todas formas, un teclado plano sigue siendo una buena idea

Siguen habiendo muy buenas razones para llevar a cabo la idea de un modelo de teclado plano. Por un lado, los teclados estándar se desgastan con el uso y se dañan fácilmente, por ejemplo, si derramas una tazá de café por accidente.

De hecho, el líquido derramado en un teclado puede llegar a amenazar con dañar no solo las teclas de la superficie, sino mucho más, ya que los componentes esenciales del portátil se encuentran directamente debajo de las teclas, y no hay forma de impermeabilizar completamente las partes internas aunque el teclado no esté en funcionamiento. Después de todo, es necesario que exista una conexión física entre las propias teclas y las partes internas del sistema, así que el líquido siempre se puede colar.

Una superficie plana y sólida puede acabar con este peligro, y aunque tampoco supondrá el inicio de una nueva era de ordenadores portátiles a prueba de agua, algo es algo.

Además, la capacidad de poder reasignar el espacio en una superficie plana del portátil para realizar diferentes funciones sobre la marcha es el tipo de cosas que se ven en las películas de ciencia ficción, y podría ser tan útil como imaginamos. Incluso podríamos contar con nuevas entradas periféricas que simplemente tendríamos que descargar en lugar de tener que comprar un montón de dispositivos nuevos para conectarlos a través de puertos USB.

Como siempre, el hecho de que exista una patente no significa que el producto vaya a salir al mercado sí o sí. No obstante, sería genial.