Xbox One Original (2013): análisis

Todavía merece la pena considerar la Xbox One original

Análisis Xbox One
Análisis Xbox One

¿Por qué puedes confiar en TechRadar? Nuestros revisores expertos pasan horas probando y comparando productos y servicios para que pueda elegir el mejor para usted. Obtenga más información sobre cómo probamos.

A pesar de su ambición por convertirse en un verdadero centro de medios, la Xbox One es, ante todo, una consola, aparentemente construida para ayudar al creciente número de salas de estar que se convierten en espacios de entretenimiento interactivo aprovechando la pantalla grande de la tele con más frecuencia que la televisión o las películas.

La pantalla de inicio está repleta de opciones para jugar, compartir y (quizás más que cualquier otra cosa) comprar juegos, por no hablar de disfrutar de juegos mientras realizas actividades que no están relacionadas: jugar mientras usas Skype para llamar a miembros de la familia, o mantener un ojo atento a la retransmisión de Twitch mientras ves la tele.

Rendimiento

Dentro de la gran caja negra, Microsoft ha incluido un procesador AMD con una impresionante velocidad de 32 MB de ESRAM y 8GB de memoria DDR3 de baja latencia. Los modelos estándar vienen con un disco duro mecánico de 500GB, aunque todos los juegos, ya sea en formato disco o no, ahora requieren una instalación, por lo que se llenará más rápido de lo que piensas, especialmente en comparación con las consolas de última generación. Sin embargo, afortunadamente, cuentas con la opción de adquirir una versión de 1TB desde su lanzamiento.

Análisis Xbox One

Estas instalaciones de juegos pueden proporcionar un pequeño aumento de velocidad para jugar al juego que acabas de comprar, más que en la mayoría de casos de PS4. La copia en el disco de Madden para Xbox One necesitó seis minutos para llegar al 25% de instalación antes de dejarnos en la parrilla. Mientras tanto, la versión de PS4 necesitó dos minutos, más un minuto adicional para descargar un parche antes de habilitar las funciones en línea.

Si bien no es un problema importante en sí mismo, vale la pena tener en cuenta que los juegos están comenzando a agregar descargas de contenido importantes junto con la instalación, simplemente para ejecutarse en un solo disco. Halo: The Master Chief Collection requiere un parche de 20GB simplemente para acceder a sus funciones en línea.

Raramente esto se convertirá en algo normal, pero con los parches del primer día, que son cada vez más comunes, recomendamos leer sobre juegos individuales para evitar cualquier frustración tipo "quiero jugar ya".

A pesar de sus poderosas funciones, se ha hablado mucho de la inferioridad de Xbox One respecto a la PS4 en términos de capacidad gráfica. Lo más notable es que llega con la resolución nativa de juegos multi-formato. Los primeros juegos de terceros antes tendían a tener una salida de 1080p en PS4 y 720p en Xbox One.

Esto ha mejorado un poco, aunque no del todo.

Call of Duty: Advanced Warfare y Metro Redux funcionan a 900p en la Xbox One respecto a los 1080 de la PS4. Ubisoft intentó incluso poner fin al debate al limitar Assassin's Creed: Unity a 900p en ambas consolas, aunque el furor resultante significó que probablemente no vuelva a ocurrir nada así.

En realidad se trata de una diferencia minúscula para todos, excepto para los ojos más entrenados, pero lo más preocupante es cómo ciertos juegos incluyen luces y texturas claramente más detalladas en la PS4. Grand Theft Auto V, por ejemplo, pierde varios detalles ambientales en la Xbox One.

Análisis Xbox One

Por supuesto, todo esto ayuda al rendimiento, así que no es en vano. Los juegos son casi universalmente fluidos, con tiempos de carga bastante cortos. Para dar crédito a la consola, debemos mencionar que el notoriamente problemático Assassin's Creed: Unity funcionó mucho mejor en la consola de Microsoft desde su lanzamiento que en otras plataformas rivales.

Con los avances que ya se están realizando y la decisión de Microsoft de abandonar el sensor Kinect a favor de optimizar la potencia de procesado, no es descabellado sugerir que la brecha se cerrará aún más a medida que pasen los años, pero ahora mismo no podemos decir que iguale la calidad gráfica de la PS4.

Juegos

Dicho esto, en lo que respecta a los juegos en sí, Xbox One incluye varias propuestas interesantes.

Ya sean juegos de disparos como Halo y Gears of War 4; juegos de carreras como Forza; o juegos de estrategia a tiempo real como Halo Wars 2; la plataforma Xbox ofrece propuestas exclusivas para todos los gustos.

Ya sea porque es más potente que Uncharted 4 de la PS4, Horizon: Zero Dawn y Persona 5 o Legend of Zelda y Mario Kart de Nintendo Switch, al final todo dependerá de tu gusto personal.

Recore

Los propios juegos de la One ocasionalmente han sufrido ciertos contratiempos. Uno de los lanzamientos estrella de Microsoft, Halo: The Master Chief Collection llegó en un estado desastrosamente pobre y permanece prácticamente averiado en muchos aspectos.

El juego, que incluye los Halo del 1 al 4 remasterizados con partes actualizadas para varios jugadores o un solo jugador de los clásicos de FPS, ha estado plagado de problemas relacionados con el emparejamiento desde su lanzamiento, lo cual llevó a los desarrolladores de 343 Industries a ofrecer grandes títulos de los próximos DLC (incluyendo Halo: ODST al completo) como descargas gratuitas para compensar a los usuarios descontentos.

La oferta de juegos independientes de la compañía, ID@Xbox, también debería impulsar un poco más el extremo indie dentro del espectro.

Análisis Xbox One

Luego también está la ventaja adicional de que es retrocompatible.

La emulación del software no ofrece exactamente una retrocompatibilidad total, pero ya hemos visto que una gran parte del catálogo de la 360 está disponible, y cada vez llegan más a medida que pasa el tiempo.

Simplemente, introduce tu disco 360 en la unidad para que se autentifique y luego podrás descargar la versión compatible con la Xbox One para jugar en tu nueva consola con todas las funciones sociales y multitarea disponibles.

El mando

Una prueba del trabajo tan excelente de Microsoft con el mando de Xbox 360 es que la versión estándar del de la One es simplemente una copia (sin mencionar que el mando Wii U Pro de Nintendo reconoció abiertamente su excelencia al adoptar su diseño casi por completo).

Aunque es un poco más grueso y con una textura mate más adherente, el diseño básico sigue siendo casi idéntico. Los extremos asimétricos se ajustan a la mayoría de los juegos y los diversos contornos se han diseñado específicamente para ayudarte a jugar durante períodos de tiempo francamente peligrosos antes de sufrir los calambres de la versión antigua del mando.

Análisis Xbox One

El nuevo mando se ajusta mucho mejor en la mano que el de la 360

Desafortunadamente, este diseño sin cambios significa también que necesitarás un suministro constante de baterías AA para mantenerlo en funcionamiento, a no ser que compres el kit de carga, que resulta bastante caro. Sin embargo, como resultado, la duración de la batería es sustancialmente mejor que con el DualShock 4 de PS4, que se agota enseguida.

Los cambios que se han realizado tienden a mejorar aspectos mínimos. El botón de menú se ha trasladado a la parte superior del mando para evitar las pulsaciones accidentales, y los botones centrales se han cubierto con un tejido que parece kevlar, un complemento perfecto para juegos que requieren más energía.

El nuevo sistema de vibración Impulse, que se presentó a los primeros probadores simulando la sensación de un latido en el centro del mando, en realidad apenas se ha utilizado para nada más allá de proporcionar la sensación de una fuerza de retroalimentación similar a una pistola de luz de arcade al apretar el gatillo. Se trata simplemente de un efecto, pero uno agradable, aunque parece haber resultado en disparos que dan la sensación de ser un poco endebles cuando se usan normalmente, especialmente en comparación con su equivalente de la 360.

Análisis Xbox One

Los botones superiores  son posiblemente el único punto débil del mando.

Sin embargo, se han mejorado casi todos los demás aspectos y, en cuanto a dinero, es el mejor mando de esta nueva generación de consolas. Si bien carece de las funciones más avanzadas del DualShock 4 (panel táctil, controles de movimiento, etc.), también es cierto que, simplemente, se adapta mejor a la mano. Microsoft incluso ha estado llevando a cabo actualizaciones de firmware intermitentes específicamente para el mando, lo cual significa que su capacidad de respuesta ha mejorado desde su lanzamiento.

Esto es, ni más ni manos, lo que significa tener compromiso.

Microsoft también ha lanzado un nuevo mando inalámbrico: el Xbox Elite. Con un precio altísimo, personalización extrema, precisión y gatillos de paleta, el nuevo mando está diseñado para convertirse en el mando perfectamente ajustable para cualquier tipo de juego.

Jon Porter is the ex-Home Technology Writer for TechRadar. He has also previously written for Practical Photoshop, Trusted Reviews, Inside Higher Ed, Al Bawaba, Gizmodo UK, Genetic Literacy Project, Via Satellite, Real Homes and Plant Services Magazine, and you can now find him writing for The Verge.