Skip to main content

Los dispositivos My Book de Western Digital han sido afectados por un malware que borra archivos y reinicia de fábrica el dispositivo

Hackeado
(Crédito de imagen: Shutterstock)

Varios propietarios de dispositivos My Book de Western Digital acudieron a los foros de soporte oficiales para informar de que sus dispositivos de almacenamiento conectados a la red (NAS) habían sido borrados misteriosamente. 

Los dispositivos NAS son los favoritos de los ciberdelincuentes y el proveedor taiwanés QNAP se ha enfrentado a la peor parte de los ataques gracias a la popularidad de sus dispositivos NAS. 

Sin embargo, Bleeping Computer señala que, a diferencia de los dispositivos QNAP conectados a la red, los dispositivos My Book atacados estaban detrás de un firewall y, en cambio, dependen de los servidores en la nube My Book Live para proporcionar acceso remoto.

Esto ha llevado a algunos usuarios a especular que el borrado inesperado de datos probablemente podría ser un acto de piratas informáticos que lograron poner en jaque los servidores de Western Digital para emitir una orden remota de restablecimiento de fábrica a los dispositivos.

Misterio sin resolver

Western Digital ha reconocido los hechos, pero ha negado la parte de que sus servidores estuvieran comprometidos. 

La compañía también comunicó que los dispositivos My Book Live recibieron su última actualización de firmware en 2015 y que actualmente se está investigando el motivo del borrado. 

En respuesta a las preguntas de Bleeping Computer, la compañía dijo que cree que los incidentes fueron el resultado del compromiso individual de los dispositivos afectados, y que no había problema con los servidores.

"Western Digital ha determinado que algunos dispositivos My Book Live están siendo atacados por software malintencionado. En este momento, recomendamos desconectar los My Book Live de Internet para proteger los datos de los dispositivos. Estamos investigando activamente y daremos actualizaciones a este hilo cuando estén disponibles", dijo Western Digital en su declaración oficial a Bleeping Computer.