Skip to main content

China quiere ampliar de forma masiva la superficie de los centros de datos

China
(Crédito de imagen: Shutterstock)

China planea construir cuatro "megaclusters" de centros de datos para el almacenamiento en la nube, ubicados en las regiones del norte y el oeste del país para satisfacer la cada vez mayor necesidad de datos, no solo de Pekín, sino también de las ciudades costeras. 

Si todo va según lo previsto, según informa Reuters (opens in new tab), las provincias de Mongolia Interior, Ningxia, Gansu y Guizhou serán la ubicación de los nuevos centros de datos. China ha elegido estas cuatro regiones por sus "ventajas energéticas y medioambientales", y se supone que las nuevas instalaciones serán ecológicas, con una baja huella de carbono. 

Las agrupaciones de centros de datos existentes, sobre todo las situadas en las regiones orientales del país, no podían ampliarse adecuadamente debido a las estrictas leyes de consumo energético de los gobiernos locales. El norte y el oeste, sin embargo, son ricos en recursos energéticos renovables, como la eólica o la solar, y ya cuentan con centros de datos que funcionan con éxito.

Sin embargo, la distancia sigue siendo un reto, ya que las empresas de la costa necesitan que los servidores recuperen los datos con la menor latencia posible. Ningxia, por ejemplo, está a 1.600 kilómetros de Shanghai, mientras que Gansu está aún más lejos (2.000 kilómetros).

Centros subacuáticos de datos

Según Reuters, China quiere convertir su industria de big data en un negocio de 470.000 millones de dólares antes de la mitad de la década. Para ello, necesitará muchos centros de datos. 

Además de la latencia y la huella de carbono, la refrigeración y la humedad son algunos de los mayores retos para los operadores de centros de datos. Dicho esto, será interesante ver cómo lo resuelve China, sobre todo sabiendo que tiene planes para ubicar bajo el agua algunos de sus centros de datos que consumen mucha energía, para reducir su factura de calefacción.

De hecho, los planes son que algunos de los centros de datos estén operativos ya en el 2025. No sabemos el coste exacto de la construcción estos, pero sí sabemos que China espera que consuman un 30% menos de energía.

Los centros de datos submarinos, aunque todavía no son una realidad, no son para nada una idea de ciencia ficción. De hecho, en el 2017, el equipo del Proyecto Natick de Microsoft llevó a cabo un experimento en el que sumergió un centro de datos autosuficiente en la costa de las islas Orcadas de Escocia y lo sacó del agua en el 2020. 

Con el 5G ya en funcionamiento, y el 6G en el horizonte, los chinos esperan que los retos del almacenamiento en la nube no hagan más que aumentar en el futuro. Mediante la construcción de centros de datos de última generación, que consuman la menor cantidad de energía posible, sin emisiones de carbono y de forma rápida, el país espera preparar la infraestructura hoy para las empresas del mañana.

Sead is a seasoned freelance journalist based in Sarajevo, Bosnia and Herzegovina. He writes about IT (cloud, IoT, 5G, VPN) and cybersecurity (ransomware, data breaches, laws and regulations). In his career, spanning more than a decade, he’s written for numerous media outlets, including Al Jazeera Balkans. He’s also held several modules on content writing for Represent Communications.