Skip to main content

Realme 8i: análisis

La nueva opción económica de Realme tiene una pantalla que no te esperas

Realme 8i
(Image: © Antonio Romero)

Nuestro veredicto

El Realme 8i es un smartphone de menos de 200€ que no parece pertenecer a ese rango de precios. Realme se ha esforzado para incluir una gran pantalla de 120Hz, una cámara de 50MP y un diseño sólido y juvenil. Tiene puntos fuertes de los que presumir y, aunque puedes echar en falta ciertas características que te resultarían básicas si tuviste más presupuesto para tu anterior teléfono, si llegas al 8i desde una línea económica, puede sacarte más de una sonrisa.

Pros

  • - Pantalla grande de 120Hz
  • - Económico
  • - Chip nada despreciable

Contras

  • - No tiene gran angular
  • - La pantalla no es AMOLED
  • - Se ensucia de mirarlo

Si ya estás harto de ver lanzamientos de móviles cuyo rango de precios triplica tu presupuesto, hoy te presentamos una opción diferente. El Realme 8i es el teléfono más asequible de su serie, y la compañía se las ha apañado para que tenga una pantalla de 6,6 pulgadas y 120Hz, un chip que no defrauda y una cámara de 50MP con la que puedes sacar buenos resultados. Es una combinación de ventajas que no abunda entre smartphones de menos de 200 euros, a la que hay que añadir un buen diseño compacto y una buena duración de batería.

Por supuesto, en este rango de precios hay carencias y debilidades. Los objetivos que acompañan al sensor principal están ahí prácticamente para llenar el bloque de cámaras, el solitario altavoz tiene un sonido mono y con pocos matices (a pesar de contar con un volumen máximo muy elevado), la pantalla no es AMOLED, y el teléfono carece de 5G...  pormenores que, si eres consciente de que estás comprando un teléfono de gama media a un precio excepcional, vas a perdonarle seguro.

El Realme 8i guarda algunos ases en la manga, como el rápido desbloqueo con huella digital en un botón lateral, una carga rápida con la que llenas casi un 65% en una hora, y ampliación virtual de RAM en el modelo de 128GB, lo que demuestra que Realme no ha dejado de pensar en la calidad de vida del usuario, aun teniendo que recortar lujos para llegar a un precio ultra-competitivo. Puede ser una magnífica opción para jóvenes con sus primeros dispositivos, usuarios prácticos que solo necesitan potencia y fiabilidad, incluso para gamers con un presupuesto limitado. Si necesitas un teléfono y solo tienes alrededor de 200€, el Realme 8i puede hacerte muy feliz.

Realme 8i: lanzamiento, precio y disponibilidad

El dispositivo está disponible en España desde el 14 de octubre. Viene en dos variantes con diferente RAM y capacidad de almacenamiento. 

El Realme 8i con 4GB de RAM y 64GB de almacenamiento cuesta 199€. La versión con 6GB de RAM y 128GB de almacenamiento sube hasta los 219€.

Es un precio sorprendente para un dispositivo con una pantalla de 120Hz, posiblemente el único con esa característica por menos de 200€.

Está disponible en dos colores, un difuminado brillante entre negro y plata (Negro Espacial), y otro púrpura y plata (Violeta Espacial) con el mismo estilo de mezcla y brillo.

Ficha técnica
Realme 8i
ProcesadorHelio G96
PantallaLCD 6.6' FHD+ 120Hz
RAM4GB / 6GB
Almacenamiento64GB / 128GB
Cámara trasera50 MP f/1.8, 2 MP f/2.4 macro, 2 MP f/2.4 mono
Cámara frontal16 megapíxeles f/2.1
Batería / Cargador5.000mAh, carga de 18W
Entrada de 3,5mm
Peso194g
Dimensiones164,1 x 75,5 x 8,5mm
Precio199€ / 219€

Realme 8i: diseño

Realme 8i

(Image credit: Realme)

El Realme 8i tiene un diseño compacto, vistoso y juvenil. Su peso de 194 gramos da una robusta sensación de solidez, aun tratándose de un dispositivo económico, pero hay que tener en cuenta que no está protegido contra el agua de forma alguna. Sus dimensiones aún están dentro de los límites para poder manejarlo cómodamente con una sola mano.

En su parte trasera de glasstic (término acuñado por Samsung que viene a ser una mezcla de plástico y cristal) tiene un degradado cromático (púrpura y plata / negro y plata) que parece cambiar según el ángulo en que incida la luz. La apariencia y el brillo de estos colores es realmente bonita y, puesto que su construcción parece sólida y duradera, y apenas se desliza al apoyarlo sobre el reverso, casi nos tentaba no ponerle la funda protectora que trae en la caja... Si no fuera porque desde la primera vez que tocas con tus dedos esa parte trasera del teléfono, tus huellas se marcan visiblemente (aunque tengas las manos recién lavadas y secas), echando por tierra el atractivo de su reflejo y sus colores espaciales mezclados. Apostamos también a que cualquier roce o golpe por una caída o similar se verá desde metros de distancia. Afortunadamente, la funda es transparente y, hasta que empiece a ensuciarse por el uso, permite ver los auténticos colores del smartphone.

En la parte superior izquierda de la parte trasera se encuentra el bloque de cámaras, transparente y no muy prominente, en el que se ha incluido el flash del mismo tamaño que los tres objetivos, suponemos que por una decisión de estética y simetría.

Realme 8i

Es una lástima que el Realme 8i se ensucie con tanta facilidad (Image credit: Antonio Romero)

La parte delantera es bastante sobria, en ella tenemos la pantalla LCD de 6,6 pulgadas con una cámara de 16MP perforada en la parte superior izquierda, de modo que no hay notch ni anagrama. Los biseles negros no son demasiado gruesos, excepto en la parte inferior, donde tiene un poco más de zona sombreada y, bajo esta, encontramos de izquierda a derecha: una entrada mini-jack, el micrófono con dos puntos perforados, el puerto para el cargador USB-C, y su único altavoz, con cuatro puntos perforados por donde sale el sonido. Realme vuelve a ubicar el altavoz prácticamente en una esquina, lo que hace que a menudo lo cubramos sin querer durante una sesión de juego, o sujetando el dispositivo para ver una película.

A los lados podemos ver tres botones: el de encendido y bloqueo a la derecha y los dos de volumen a la izquierda. El botón de bloqueo es plano y no sobresale del lateral e incluye además un sensor de huellas dactilares que funciona bastante bien, pero al que hay que cogerle un poco el truco para apoyar la pequeña parte que puede registrar de tu pulgar. Para quien no le guste este método de desbloqueo, existe la posibilidad de usar el reconocimiento facial.

Realme 8i: pantalla

Realme 8i pantalla

(Image credit: Antonio Romero)

La pantalla IPS LCD de 6,6 pulgadas (que no es gigante pero sí bastante grande) es el punto fuerte del Realme 8i. Tiene una resolución FHD+ (1.080 x 2.400 píxeles) en un formato de 20:9, cubre el 100% del espacio de color DCI-P3, cuenta con una frecuencia de actualización de 120Hz que de verdad se nota en el gaming, en las animaciones, haciendo scroll, moviéndonos por la interfaz y en el uso general del teléfono. Aunque obviamente, esa tasa de refresco es variable (30Hz, 48Hz, 50Hz, 60Hz, 90Hz y 120Hz), solo podemos elegir entre la tasa estándar de 60Hz o el modo automático, donde el software decide de forma inteligente cuál debe usar en cada momento. Su frecuencia de muestreo táctil es de 180Hz, y la relación pantalla / cuerpo es del 90,80%.

El 8i ofrece una muy buena calidad de imagen, el apartado visual es una de sus fortalezas, con esa pantalla amplia y un panel más que decente. Realmente da gusto jugar y ver contenido con este terminal. Por supuesto, para llegar al precio que Realme ha conseguido para la venta de este dispositivo hay que hacer sacrificios, así que echamos de menos la tecnología AMOLED, que hubiera sido la guinda por su contraste, ventaja ante los reflejos y menor consumo de batería.

Otro de los compromisos que tiene este dispositivo económico son sus algo escasos 600 nits de brillo, que limitarán bastante el disfrute de su uso en exteriores durante días soleados.

Realme 8i: rendimiento

En el interior del 8i encontramos un chip Mediatek Helio G96 haciendo el trabajo duro, que ha sido fabricado usando un proceso de 12nm e incluye dos núcleos A76 de 2.05GHz y seis núcleos A55. Esto quiere decir que el Realme 8i es uno de los teléfonos más potentes en su rango de precios. 

En nuestras pruebas, el rendimiento se ha portado bastante bien. Hemos jugado sin problemas a Call of Duty y Asphalt 9 (los cuales, excepto por algún tirón puntual, se han movido de forma fluida y suave) pero, limitado por su segmento y por su GPU Mali-G57 MC2, no nos ha dejado jugar al Fortnite, por no llegar a los mínimos requeridos. No por ello dejaríamos de recomendarlo para el gaming, porque cumple en la mayoría de títulos, pero los que quieren poder jugar a todo a toda velocidad pueden acusar carencias. A esos usuarios les tenemos que recordar de nuevo el precio de este smartphone para evitar valorarlo de manera injusta.

Por cierto, tras una sesión de 45 minutos de gaming la temperatura del teléfono subió hasta los 42 grados y, aunque sí se nota el calor en mano, no es tanto como nos esperábamos y es menos que otros dispositivos más caros que hemos probado.

La versión de 6GB de RAM del Realme 8i es la configuración máxima, que puede parecer algo escasa para algunos usuarios, y por ello ofrece hasta 5GB de RAM virtual extra, que tomará prestados de los 128GB de almacenamiento interno. Pero la variante de RAM de 4GB con almacenamiento interno de 64GB no admite esa RAM virtual.

El móvil es 4G, pero lo cierto es que si la ausencia de 5G ha ayudado a bajar el precio, bien ausente está, porque lo cierto es que aún no hay muchas zonas donde conseguir la cobertura más moderna en nuestra zona. También tiene Wi-Fi 5.0 y Bluetooth 5.1

(Image credit: Antonio Romero)

En general tiene un rendimiento sobrado para poder con cualquier tarea cotidiana que realizamos con nuestros móviles. Ha respondido bien a las cargas multitarea con un buen número de apps abiertas simultáneamente, y el desplazamiento por la interfaz ha sido siempre ágil y sin nada que objetar. 

El software Realme UI 2.0, la capa personalizada que se superpone a Android 11, funciona muy correctamente y mantiene mayormente la interfaz y el diseño principal de lo que sería el verdadero Android. Cuenta con la posibilidad de poder minimizar las aplicaciones en pequeñas ventanas fáciles de manejar, para los usuarios más multitarea. Por otro lado, hay que señalar que viene con bastante bloatware, unas cuantas apps que podemos eliminar sin grandes complicaciones, pero a las que tendrás que dedicar un par de minutos para su desinstalación si (como nos pasa a muchos) te molestan a la vista.

El único altavoz tiene un volumen máximo bastante potente, se escucharía bien en una habitación mediana, pero la falta de un compañero de equipo para crear un sonido estéreo le quita bastante gracia al gaming y a la visualización de multimedia. Como ya habíamos visto en otros gama media de Realme, este único altavoz saca un sonido sin brillo ni apenas bajos, y estarás echando mano de tus auriculares de 3,5mm más pronto que tarde. 

Realme 8i: cámaras

Bloque de cámaras del Realme 8i

Bloque de 3 cámaras del Realme 8i, con el flash abajo a la derecha (Image credit: Antonio Romero)

Parece que Realme no acaba de dar con la tecla en cuanto a las cámaras de sus teléfonos de gama media. Si bien es cierto que siempre incluye en sus dispositivos un sensor principal con el que se pueden conseguir excelentes resultados, los objetivos que lo acompañan suelen ser más bien flojos.

En este caso encontramos un sensor de 50MP con apetura f/1.8 que, en condiciones de buena iluminación, consigue fotos con una resolución estupenda, con buen nivel de detalles y hermosos colores. El HDR cumple bien, no hay demasiado post-procesado y los resultados en general son bastante buenos si, de nuevo, recordamos lo que cuesta el 8i. Incluye también con un modo automático de mejora de escena de paisajes que mejora los colores y la iluminación de forma correcta y sin saturar.

Por lo demás... problemas. Se echa mucho en falta un gran angular, y no dejamos de preguntarnos qué ha llevado a Realme a no incluirlo como apoyo a la lente principal, y sí un objetivo ultra-macro f/2.4, y otro monocromático f/2.4, teniendo en cuenta el uso cotidiano que se le puede dar a la cámara de este móvil. No sabemos si la solución a estas funcionalidades tan comprometidas puede pasar por reducir el número de objetivos para que queden uno o dos que valgan la pena, o si el teléfono podría venderse a un precio algo más elevado y con un bloque de cámaras con el que de verdad apetezca experimentar.

Tras la caída del sol, sucede lo que a todos los dispositivos de esta gama, la calidad desciende enormemente y, aunque el modo nocturno puede conseguir fotos aprovechables en calles algo iluminadas o habitaciones con luz tenue, por lo general puedes acabar descartando hacer muchas fotos nocturnas por el esfuerzo que requiere conseguir imágenes de las que poder presumir.

En cuanto al zoom, también echamos en falta un sensor dedicado, lo que quiere decir que es una función completamente digital de la que rescataremos pocos resultados hechos a 5x, y descartaremos casi todos por encima de eso.

¿Y la cámara frontal? ¡Pues una grata sorpresa! Esos 16MP realmente hacen bien su trabajo y se consiguen muy buenos resultados, nítidos y con mucho color, tanto haciendo selfies como en videollamadas. Los efectos de belleza y el modo retrato pueden parecer un poco exagerados, pero las fotos rápidas y sin mucha preparación (que son las más frecuentes con las cámaras frontales) son mucho más que decentes, y eso es lo que cuenta.

La captura de vídeo es a 1080 y tiene funciones de estabilización que ayudan un poco a grabar en movimiento, pero mayormente recomendamos no caminar mucho durante la grabación. Como hemos dicho, la cámara frontal sí tiene una calidad correcta también en el vídeo, e incluye un modo de grabación dual (trasera y frontal) para capturar vídeo-reacciones.

Imagen 1 de 8

Realme 8i

50MP (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 2 de 8

Realme 8i

Ultra-macro (flor de 4 cm de diámetro) (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 3 de 8

Realme 8i

Modo paisaje mejorado (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 4 de 8

Realme 8i

Paisaje antes del zoom (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 5 de 8

Realme 8i

Zoom 3x (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 6 de 8

Realme 8i

Zoom 5x (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 7 de 8

Realme 8i

Selfie 16MP (Image credit: Antonio Romero)
Imagen 8 de 8

Realme 8i

Otro ejemplo de 50MP (Image credit: Antonio Romero)

Realme 8i: batería

Realme 8i con su caja

(Image credit: Antonio Romero)

El dispositivo móvil incluye una batería de 5.000mAh que es en parte la responsable de ese peso de 194g del 8i. Con esto queremos decir que es más grande que la de, por ejemplo, el GT Master Edition, que es de 4.300mAh, por lo que este dispositivo está algo por encima de la media. Sabiendo el tamaño de su pantalla y la tasa de actualización de esta, podría parecer que 5.000mAh son lo mínimo para pasar el día, pero lo cierto es que tiene para eso y más, y si eres un usuario más o menos comedido (4 o 5 horas de pantalla al día) puede aguantar más de un día y medio sin muchos problemas, o lo que es lo mismo: si lo coges al 100% por la mañana no lo enchufarás hasta el momento de irte a dormir al día siguiente, y eso es una duración notable hoy en día. ¿Y si eres un 'power-user'? Tranquilo, incluso si le das caña a esa pantalla durante 8 o 9 horas, vas a llegar al final del día sin ningún problema. 

El Realme 8i viene con cargador en la caja. Se trata de un bloque de carga "rápida" (con su cable, por supuesto) de 18W, que si bien no es el SuperDart ni por asomo, puede darte el 50% en 40 - 45 minutos, y llenar el depósito en poco más de hora y media. Se está haciendo recurrente repetirlo en este análisis pero, para el precio al que se vende, ni tan mal.

¿Debería comprar el Realme 8i?

Realme 8i

(Image credit: Flipkart)

Cómpralo si...

Quieres una buena pantalla
Realme ha tenido que recortar lujos para poder vender el 8i por menos de 200€, pero no han negociado con la pantalla. 6,6 pulgadas y 120Hz para que juegues, leas, veas películas o navegues con comodidad y suavidad.

No quieres sufrir por la potencia de un dispositivo económico
Qué gustazo el Helio G96. Multitarea sólida, videojuegos que funcionan muy bien, rápida navegación por la interfaz, 10 apps abiertas sin problemas, y no se calienta demasiado. Lo cierto es que durante el tiempo de prueba del 8i nos hemos olvidado casi por completo de una compañía llamada Qualcomm. Por algo será.

Tienes un presupuesto ajustado
Lo venimos comentando durante todo el análisis, pero es que es cierto. Es un móvil que rinde muy bien en el día a día, que carga bastante rápido, que es robusto, potente, bonito... No vas a encontrar muchos así en este rango de precios. De hecho, si estabas pensando en un gama baja por 100 o 150 euros, estírate un poco más para llegar al 8i, que lo vas a agradecer.

No lo compres si...

La fotografía es importante para ti
No queremos decir que no se puedan hacer fotos buenas con el Realme 8i. De hecho, con su cámara selfie y su objetivo de 50MP puedes conseguir resultados sorprendentes de verdad en condiciones de buena iluminación. Ahora, con los otros objetivos, el zoom, el modo nocturno, o con poca luz... suerte.

Sueles usar el altavoz del móvil
Los típicos problemas de poner solo un altavoz en un dispositivo económico. Que no hay estéreo, que lo tapas sin querer mientras juegas, que la calidad del sonido es muy justita y que a volumen máximo se satura un poco. Si necesitas audio de calidad busca unos auriculares, conecta un altavoz bluetooth, o gasta más en un modelo superior.

Has tenido un gama media más caro o algo superior
Es una cuestión de perspectiva. Mientras que usuarios primerizos que buscan algo básico pueden ser muy felices con el Realme 8i, no recomendaríamos este teléfono a un usuario avanzado que venga de presupuestos de 500 euros o más. Estamos en otro nivel, nada despreciable si no necesitas más, pero no vayas a pensar que te va a dar lo mismo que un gama alta económico o un gama media superior.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?