Skip to main content

Análisis: La Liga de la Justicia de Zack Snyder

No tan 'súper' como esperábamos

La Liga de la Justicia de Zack Snyder
(Image: © HBO Max)

Nuestro veredicto

Demasiado larga y con algunos errores notables, La Liga de la Justicia de Zack Snyder podría haber sido una versión más corta y ajustada. Sin embargo, hay algunos buenos momentos en esta extensa revisión de la película del 2017, y hay mucho material para que disfruten los fans de Snyder. Aún así, la mayoría de los espectadores probablemente verán esto como una película de DC del montón, en el mejor de los casos.

Pros

  • Mejor que la versión 2017
  • Cada héroe tiene su momento
  • La batalla final ha mejorado mucho

Contras

  • Demasiado planteamiento en la primera mitad
  • Efectos visuales pobres en algunas escenas
  • El tiempo de metraje es demasiado largo

La Liga de la Justicia de Zack Snyder se ha hecho de rogar para aquellos que hicieron campaña para apoyar su lanzamiento. Más de tres años después de la criticada versión para cines que fue reajustada con nuevas grabaciones de Joss Whedon, los activistas del Snyder Cut finalmente cumplirán su deseo cuando la visión original del director se lance el 18 de marzo. Los 243 minutos. 

Con tanto 'hype' acumulado en estos años, las expectativas para el Snyder Cut son altas entre sus enfervorecidos fans, tanto que existe la posibilidad muy real de que muchos se decepcionen. Los seguidores de Snyder estarán encantados de saber que tienen mucho con lo que disfrutar en esta Liga de la Justicia. Sin embargo, a los espectadores no tan comprometidos con esta causa, les parecerá que al Snyder Cut le cuesta horrores llegar a las partes realmente buenas.

Reuniendo a la Liga

La Liga de la Justicia de Zack Snyder

(Image credit: HBO Max)

Como era de esperar, la Liga de la Justicia de Zack Snyder utiliza los mismos puntos principales de la ya inconsistente trama de la versión de 2017. Con Superman (Henry Cavill) muerto tras de los eventos de 'Batman v Superman: El amanecer de la justicia' de 2016, Bruce Wayne (Ben Affleck) busca superhéroes de ideas afines para proteger al mundo en ausencia del que era su adversario. La muerte de Clark Kent ha hecho que la Tierra esté desprotegida frente a una invasión, y otros mundos con un ojo en nuestro planeta lo saben. 

Mientras Batman intenta convencer a Aquaman (Jason Mamoa), Flash (Ezra Miller) y Cyborg (Ray Fisher) para que se unan a él y a Wonder Woman (Gal Gadot), el villano extraterrestre Steppenwolf (Ciaran Hinds) busca las tres Cajas Madre. Se trata de superordenadores "conscientes" que, cuando se unen, tienen la capacidad de destruir y transformar planetas enteros, cumpliendo la voluntad de su amo. Comienza así una carrera a contrarreloj para que Batman una a los defensores de la Tierra y evite que Steppenwolf lleve a cabo su plan genocida. 

Si bien no hay diferencias significativas de la premisa del original, el largo tiempo de metraje del Snyder Cut da mucho tiempo en pantalla a todos los personajes principales. Cyborg, cuyo nombre real es Victor Stone, y Steppenwolf son los mayores beneficiados de la enorme duración de cuatro horas de la película, de forma que Snyder ha podido ofrecer más trasfondo a este dúo clave. 

Las escenas de Cyborg se recortaron en la película de 2017, pero aquí Fisher brilla en un papel más destacado. Irónicamente, este personaje mitad máquina es el corazón y el alma del Snyder Cut. Algunas de las escenas de Cyborg, particularmente las que conforman su historia, son demasiado extensas, pero el contexto que dan a su relación rota con su padre Silas (Joe Morton) y su papel en los acontecimientos es clave. Es fácil ver por qué Fisher prefería esta versión de Justice League.

Lo mismo ocurre con Steppenwolf, uno de los muchos elementos criticados de la película del 2017, apodada "Josstice League" por los fanáticos de Snyder. El supervillano de la película se presenta como un antagonista poderoso pero con el que se puede empatizar, pero a pesar de ello no se puede hacer gran cosa por arreglarlo: sigue siendo un gran monstruo gritón de efectos especiales que no se acerca ni de lejos a un buen villano de Marvel como Thanos, pero al menos no es tan pusilánime en esta versión. Dicho esto, su rediseño en esta película está poco cuidado y, en general, los efectos especiales mientras se mueve por la pantalla dejan mucho que desear. 

Aún así, el deseo de Steppenwolf de conquistar la Tierra tiene una mejor explicación esta vez que simplemente querer entregarla a su jefe Darkseid (Ray Porter), que no desvelaremos para que los fans la descubran. También hay tiempo extra en pantalla para los secundarios, incluyendo a Lois Lane (Amy Adams) y el comisario Gordon (J.K. Simmons), pero nada que altere sustancialmente la trama.

Y ahí radica el principal problema de Justice League. Con tres horas y cincuenta y tres minutos, y diez minutos más para los créditos, el Snyder Cut es mucho más largo de lo necesario. La película generalmente no se esfuerza en ser realmente entretenida, y uno entiende por qué los ejecutivos podrían haber perdido la fe en esta versión. Las primeras dos horas, a excepción de las secuencias de batalla extendidas que involucran a Steppenwolf y las Amazonas, y Wonder Woman salvando a algunos civiles más en una biblioteca, están completamente dedicadas a la configuración y exposición de la trama. 

El minutaje es innecesario y reduce en gran medida el flujo de la historia. El típico montaje de Snyder de escenas en cámara en cámara lenta no ayuda, como se hace evidente durante una parte larguísima que se centra en el trasfondo de Cyborg, o la pelea entre las Amazonas y Steppenwolf. Sin embargo, estas secuencias largas y estilizadas no son las auténticas culpables, y un trabajo de guión más estricto y mejor ritmo de la historia habrían contribuido en gran medida a reducir el tiempo de la película.

Amplificando la acción

La Liga de la Justicia de Zack Snyder

(Image credit: HBO Max)

Cuando empieza la segunda mitad del Snyder Cut, llega finalmente la necesaria acción que le da a la película un impulso que venía pidiendo desde mucho antes. La versión de Snyder de la película se ha dividido en seis capítulos, y no es una coincidencia que las partes de la cuatro a la seis se pasen volando en comparación con la original del 2017.

La batalla culminante de la película le saca partido a la interpretación original del desarrollo de Snyder. En el caso de que haya pasado un tiempo desde que la viste, el equipo finalmente se reúne para evitar que Steppenwolf fusione las Cajas Madre en un evento llamado la 'unidad'. Parece un espectáculo digno y más real y, a diferencia de la versión de Whedon, no está saturado por ese etalonaje rojo tan poco agraciado. A cada héroe se le da su momento en el centro de atención, y hay un buen número de imágenes nuevas e impactantes secuencias que dejarán a muchos espectadores al borde del sofá.

No es el único escenario orientado a la acción que anima el desarrollo. Barry Allen, también conocido como Flash, tiene una secuencia divertida al principio de la película en la que sus poderes se presentan correctamente al público, y es una de las pocas ocasiones en las que la debilidad de Snyder por las escenas a cámara lenta realmente brilla. Es un momento alegre, nacido de un accidente que podría haber sido fatal pero, aunque las acciones de Barry resultan algo chocantes, es bienvenido dentro de una película donde los eventos apocalípticos cobran gran importancia. En retrospectiva, dejar esta escena fuera de la sala de montaje en el 2017 fue una mala decisión.

Esto no quiere decir que el Snyder Cut no tenga errores en la acción. Una vez más, la falta de brevedad de algunas piezas afecta negativamente el ritmo de la película. La batalla de Steppenwolf contra las Amazonas y la introducción de Wonder Woman son particularmente largas, y la duración de ambas secuencias no agrega nada memorable a una película ya repleta.

Los efectos visuales que se emplean en ciertas peleas también suelen ser deficientes para una película de este calibre. La llegada del ejército de Amazonas al final de la pelea contra Steppenwolf es especialmente mala para un blockbuster. Parece muy poco desarrollada como escena y está muy lejos de algunos de los otros excelentes trabajos de efectos visuales que se pueden ver a lo largo de la película, y esto da una sensación muy extraña.

Con una cifra confirmada de 70 millones de dólares gastados para la versión de Snyder, incluidos efectos de CGI extra, se podría haber hecho más para garantizar que todos los elementos visuales estuvieran a la altura. El uso excesivo de la pantalla verde también es obvio en todo el film, y habría funcionado mejor si lo hubieran pulido un poco más para que no se notara tanto.

 Un formato equivocado

La Liga de la Justicia de Zack Snyder

(Image credit: HBO Max)

No son solo los efectos visuales de la película los que dan mala impresión. El deseo de Snyder de que la película se estrene en formato 4:3, en lugar de adaptarla a las pantallas a las que nos hemos acostumbrado, es frustrante. Claramente, esto se ha hecho para permitirle a la película un eventual lanzamiento en IMAX, pero tiene poco sentido cuando la película se lanza principalmente en servicios de streaming. Es una decisión que parece mayormente un capricho de Snyder, aunque te acostumbres durante el visionado.

Si eres fan de DC y esperas ver guiños y referencias en este película, es posible que debas mantener tus expectativas bajo control. Si esperas un cameo alucinante del que se ha hablado mucho, o que la escena del Joker de Jared Leto sea crucial, controla esas esperanzas; en este apartado, la película es un poco decepcionante.

Los últimos 20 minutos de La Liga de la Justicia de Zack Snyder se utilizan para plantear secuelas que probablemente no lleguen, y eso también juega en contra de la película. Puedes aplaudir el tesón de Snyder por agarrarse a su final original pero, tras las escenas que siguen a la supuesta despedida de cada héroe, esta película no tiene una verdadera resolución. Simplemente plantea un preludio de los próximos eventos pero, dado que las secuelas de La Liga de la Justicia son bastante improbables, hubiera sido más apropiado descartar esas partes adicionales y darle a la película un final más cerrado. 

Conclusión

La Liga de la Justicia de Zack Snyder

(Image credit: HBO Max)

La Liga de la Justicia de Zack Snyder no ha conseguido transmitir lo que muchos fans hubieran esperado de la visión original del director. Tiene una gran mejora en la presentación teatral, pero cualquier cosa hubiera sido una mejora en esa espantosa película. Si la versión de 2017 es es el punto de comparación, entonces el Snyder Cut es genial.

Sin embargo, comparada a otras películas de superhéroes, es un esfuerzo a medio gas que se ve lastrado por un CGI deficiente, demasiadas escenas en cámara lenta y una duración innecesariamente larga.

Aquellos que han reivindicado el lanzamiento de La Liga de la Justicia de Zack Snyder durante años estarán felices con este estreno. Para todos los demás, lamentablemente, es una película de superhéroes mediocre, quizás distinta, que podría haber estado más pulida y con mejores decisiones en cuanto al guión.

La Liga de la Justicia de Zack Snyder se lanza en HBO el 18 de marzo en España.