Skip to main content

Mercedes presenta un coche que se controla con la mente

Vista trasera del Mercedes-Benz Vision AVTR concept
(Crédito de imagen: Mercedes-Benz)

¿No es un tostón tener que poner una dirección en el GPS del coche, en el móvil; o tener que saltar la canción pulsando un botón integrado en el volante?

Imagínate que pudieras pensar dónde quieres ir, o que no quisieras estar escuchando esa canción en concreto, y tu coche se dirigiera hacia ese destino con otra canción. Bueno, pues eso es lo que ha enseñado Mercedes en el Salón IAA Mobility de Munich 2021.

La firma alemana ha incorporado interfaces de cerebro-ordenador (BCI) en su Mercedes-Benz Vision AVTR concept, y los que visiten el salón podrán hacer uso del control mental en persona.

El Vision AVTR se presentó por primera vez en el CES 2020, donde Mercedes dijo que este coche conceptual sería capaz de reconocer conductores por su ritmo cardíaco y patrones de respiración, pero la inclusión del control mental es una novedad.

Piénsalo...

La tecnología, por sí sola, necesita que el usuario lleve un dispositivo BCI con electrodos detrás de la cabeza. Así, el equipo hace lecturas de ondas cerebrales que se traducen en acciones para el vehículo.

Mercedes dice que 'después de un corto proceso de calibración' de alrededor de un minuto, cualquiera puede ejecutar ciertas funciones dentro del coche usando solo sus pensamientos.

Mujer con un dispositivo de control mental

(Image credit: Mercedes-Benz)

Los usuarios deben centrarse en unas luces concretas del salpicadero, y el sistema determina en cuál se están centrando a través del dispositivo BCI, lo que activa una función preestablecida.

Mercedes detalla el sistema: 'el dispositivo BCI mide la actividad neuronal del córtex en tiempo real. Analiza las ondas cerebrales que ha medido y reconoce en qué luz ha pensado el conductor y en cuál está centrando toda su atención.'

'A mayor concentración, mayor actividad neuronal. Es entonces cuando el dispositivo activa la función concreta del vehículo.'

Aunque puede ser un coche conceptual funcional y que se puede probar actualmente, Mercedes ha dejado claro que la tecnología no estará disponible a nivel usuario a corto plazo.

Dice que sus funciones de control mental 'no estarán disponibles en el día a día del mañana, pero ya no son cosa de ciencia ficción'.