Skip to main content

La censura a las noticias de Facebook en Australia: todo lo que necesitas saber

Facebook prohibe las noticias en Australia
(Crédito de imagen: mundissima / Shutterstock)

Los australianos que entraron en Facebook para leer los titulares matutinos tuvieron una sorpresa a principios de esta semana: no había noticias.

No te preocupes, todavía estaban ocurriendo cosas reseñables y la Tierra continúa girando sobre su eje, pero si revisas las páginas de Facebook de la emisora australiana ABC, o intentas publicar un enlace a una noticia del Sydney Morning Herald, entonces es posible que encuentres la página en blanco o un mensaje de error indicándote que lo que intentas hacer no se puede.

No ha sido por accidente. Facebook realmente ha prohibido todas las noticias en Australia. Diantres.

Entonces, ¿qué está pasando? ¿Y cómo se las arreglará Australia con su nuevo y espantoso estatus de isla paradisíaca con un estupendo clima y nadie discutiendo sobre política en Facebook? Sigue leyendo para averiguarlo. 

facebook

(Image credit: Shutterstock)

¿Por qué ha bloqueado Facebook las noticias?

En realidad, todo esto comenzó como una disputa entre el gobierno australiano y Google. En diciembre de 2020, el gobierno presentó una nueva ley a su Parlamento que crearía una nueva "Ley de regulación de los medios" que obligaría a las "plataformas" designadas (Google, Facebook y similares) a pagar a las agencias de noticias si desean vincular o extraer partes de su contenido.

El plan venía motivado por la preocupación por el equilibrio de poder entre las grandes empresas tecnológicas y las agencias de noticias, con las organizaciones de noticias haciendo el trabajo duro y costoso de escribir las noticias, y con Google News recogiendo las recompensas por reproducir las historias. De modo que cuando las personas leían las noticias, en lugar de dirigirse al sitio web de un editor de periodismo, simplemente estaban en Google o moviéndose por Facebook.

La solución propuesta es inclinar la balanza hacia los editores de noticias y hacer que las plataformas tecnológicas con fondos subsidien directamente una empobrecida industria periodística, obligándoles a pagar por licencias de contenido de noticias.

La aplicación de esto sería que la nueva ley permitiría a los editores de noticias unirse para negociar con Google y Facebook. La teoría es que al trabajar conjuntamente pueden obtener un mejor trato, lo que llevaría a medios de comunicación mejor financiados.

La idea no es del todo descabellada. Gravar a las compañías petroleras con impuestos ecológicos para pagar los paneles solares o poner impuestos al tabaco para pagar la atención médica serían ideas razonables para un debate político. Pero si se aprueba la nueva ley, Australia sería el primer país del mundo en ponerla en práctica.

Pero, como era de esperar, tanto Google como Facebook no están contentos con este plan. Lo tildan como un asalto a la libertad de Internet, porque un principio fundamental de cómo funciona Internet es que cualquiera puede conectarse a cualquier otro sitio de forma gratuita.

El debate sobre esta ley ha estado hirviendo desde el año pasado. En un momento dado, Google incluso sugirió que podría bloquear su buscador en Australia como represalia. Pero fue Facebook quien dio el primer golpe en la mesa de negociaciones y dio el paso dramático de impedir que los usuarios de su plataforma vinculen el contenido de las noticias. 

Usuaria frustada

(Image credit: Shutterstock)

¿A quién afecta el bloqueo?

La aplicación inicial de la restricción de Facebook tiene bastante alcance. Todas las páginas de los medios de comunicación australianos están ahora en blanco. Y los enlaces a sitios web de noticias, ya sean australianos o internacionales, no se pueden publicar.

Si lo intentas, aparece un mensaje que explica la situación excepcional. Por lo tanto, los residentes de Erinsborough tendrán que limitarse a publicar fotos de sus mascotas por el momento.

Parece que Facebook utilizó un filtro bastante burdo, bloqueando todo lo etiquetado con la palabra "news", lo que también ha llevado a que se censuren muchos medios que no son de noticias, como publicaciones de agencias gubernamentales e incluso Facebook, sí, la propia página de Facebook de la empresa. Facebook prohibió Facebook en Facebook. Vivir para ver.

Estos falsos positivos se están corrigiendo, pero ilustra la amplitud de las nuevas restricciones, ya que Facebook no se arriesga a que se publiquen noticias de ningún tipo. 

Vaya, ¿por qué una restricción tan amplia? ¿No molestará a los usuarios de Facebook?

Podría decirse que ahí está la cosa. También podría deberse a que el gobierno australiano aún no ha aprobado la nueva ley. Podría ser simplemente que Facebook se está preparando para la entrada de ésta, para no tener que pagar. Si se aprueba la ley, Facebook podría enfrentarse a multas de hasta 10 millones de dólares australianos, o el 10% de sus ingresos en Australia por enlaces no autorizados.

O lo que quizás sea más probable es que se trate de ejecutivos de Facebook que corren el riesgo calculado de que, al desatar una tormenta masiva, podrían obligar al gobierno a retirar o cambiar la ley propuesta. Es una táctica deliberadamente provocativa para llamar la atención sobre las posibles implicaciones de lo que podría suceder si se aprueba.

No es la primera vez que la tecnología ha usado este tipo de tácticas. En 2012, Wikipedia y una serie de otros sitios web "se apagaron" durante un día en protesta por una propuesta de ley estadounidense contra la piratería. Y lo más importante desde la perspectiva de Facebook: ganaron. Los senadores estadounidenses rápidamente retiraron su apoyo y revisaron sus propuestas desde el principio. 

Google

(Image credit: Shutterstock)

De todos modos, ¿por qué las agencias de noticias tienen  problemas? ¿Por qué deberían pagar los grandes de la tecnología?

Bueno, básicamente es culpa de la tecnología que los medios de comunicación estén pasando apuros. Antes de la llegada de Internet, los periódicos eran importantes y rentables. No solo porque eran la única forma de saber qué estaba pasando en el mundo, sino porque eran un conjunto de servicios diferentes.

Contenían publicidad para empresas locales, anuncios clasificados, anuncios familiares y, a veces, incluso tenían una sección de citas, y podían ganar dinero con todas estas cosas.

Sin embargo, hoy en día, todas estas funciones han sido absorbidas por Facebook, Google y otras empresas de tecnología: eBay reemplazó los anuncios clasificados, Google vende publicidad, Facebook es el lugar al que acudes para ver noticias familiares y Tinder es el lugar donde la gente busca una cita. Lo único que queda son las noticias, que no son muy rentables por sí mismas.

Por lo tanto, no se trata simplemente de que haya mucha más competencia por la atención o de que haya noticias disponibles de todo el mundo. Ni siquiera es solo que haya mucha más competencia por su atención. Es que el modelo de negocio de las noticias ya no funciona. Lo cual es malo, porque las noticias son algo bueno e importante para que la democracia funcione correctamente.

Por ello, las noticias tienen que pagarse de alguna manera. Y así es como el gobierno australiano está tratando de hacerlo.

¿Están todos los grandes de la tecnología de acuerdo en que esto es malo?

Sorprendentemente, Microsoft se ha puesto del lado de la industria de las noticias en este debate. El presidente de la compañía, Brad Smith, ha dicho que las propuestas de Australia también deben ser consideradas "seriamente" en los Estados Unidos.

Debe ser solo una gran coincidencia que la ley propuesta sea mala para el negocio de su mayor competidor y ofrezca una oportunidad para aumentar la participación de mercado de Bing y ganar algunos puntos con los periodistas.

¿Cómo define exactamente la ley las 'noticias'?

Esta es una pregunta importante. Y la respuesta es ... complicada.

Google ha calificado la definición de noticias del Código del país como "vaga", citando un lenguaje que la define como "contenido que informa, investiga o explica problemas actuales o eventos de interés para los australianos".

Pero incluso si Australia logra crear algún sistema funcional en el que un subconjunto de editores cuente técnicamente como "noticias" y otros no, podría conducir a una situación inusual en la que el contenido adyacente a las noticias, como memes, publicaciones de blogs y actualizaciones de estado sobre política estén permitidos y, sin embargo, no lo esté el contenido de noticias real, creíble y fáctico. Eso no parece una buena solución. 

Redes sociales de iPhone

(Image credit: dole777/Unshsplah)

¿Seguirán el ejemplo otros países?

Esto es lo que hace que lo que está pasando en Australia ahora sea interesante para muchos otros países, ya que lo que suceda allí influirá en cómo reacciona el resto del mundo. Algunos países también han jugado en el pasado con la idea de gravar a las grandes tecnologías para pagar las noticias, sobre todo en Francia.

Esto quizás explique por qué Facebook está presionando tan fuerte ahora. Si cede y paga, no será extraño que otros países implementen algo similar. La prensa de todos los países querrá su parte de los miles de millones de Facebook.

¿Qué consecuencias tendrá esto en el futuro?

La reacción de Google a la ley propuesta muestra una forma en que podría desarrollarse esta disputa. En los últimos días, ha anunciado un nuevo acuerdo con News Corporation de Rupert Murdoch para lo que llama una "asociación global de noticias".

Básicamente, Google pagará al tío Rupert por el contenido de muchos de los medios de la empresa, incluidos The Times y The Sun en el Reino Unido, el Wall Street Journal en los EE. UU., y el periódico The Australian en... ya sabes, Australia. A cambio, los medios de Murdoch harán un mayor uso de las plataformas de Google, como YouTube, para compartir sus vídeos.

Es un buen negocio para News Corp, y en el comunicado de prensa, esta compañía incluso agradece al comisionado australiano de Competencia y Consumidores, Rod Sims, y al primer ministro Scott Morrison, por su apoyo para "persuadir" a Google para que de el paso.

Por ello, la mera amenaza de la nueva ley significa que está funcionando según lo previsto.

¿Pero para Facebook? En última instancia, el nuevo status quo sin noticias parece insostenible. El elefante en la sala es que, aunque los medios de comunicación estén frustrados con Google y Facebook, también dependen de ellos para la difusión. Del mismo modo, restringir el contenido de las noticias empobrece la experiencia de los usuarios. Así que ambas partes tienen incentivos para llegar a algún tipo de acuerdo. La única pregunta es qué lado cederá primero.