Skip to main content

El procesador Grace de Nvidia desafiará el dominio de Intel en los centros de datos

El procesador Grace de Nvidia
(Crédito de imagen: Nvidia)

Nvidia anunció esta semana que lanzaría una nueva CPU para centros de datos, la Nvidia Grace, basada en la arquitectura ARM que desafiaría directamente el dominio de Intel en la computación de los servidores y centros de datos.

El anuncio, incluido en el discurso del CEO de Nvidia, Jensen Huang, durante la apertura de su evento virtual, el GTC 2021, es el último paso de Nvidia en el mercado de las CPUs y tiene como objetivo quedarse con algunas de las ventas de procesadores más lucrativas del mundo al prometer un aumento de diez veces en el rendimiento de procesamiento en los centros de datos que utilizan la combinación de la CPU Nvidia Grace y la GPU Nvidia Ampere. Se espera que la Nvidia Grace se lance a principios del 2023.

Las ventas a centros de datos ya representan alrededor del 40% de los ingresos de Nvidia, según Bloomberg, y un solo procesador de centro de datos puede costar más de 10.000 dólares o más, y los centros de computación en la nube a gran escala, como Amazon y Google, utilizan varios miles de procesadores y la demanda de computación en la nube está creciendo exponencialmente.

La Nvidia Grace, llamada así por Grace Hopper, la científica informática pionera, está diseñada para funcionar en conjunto con las GPUs de Nvidia, en particular la Ampere, para manejar mejor las avalanchas de datos que vienen con las arquitecturas actuales de los centros de datos. Huang dijo que la CPU Grace conseguiría una tasa de SPECInt (la medida en números enteros de la potencia de procesamiento de una CPU) de 2.400 en un sistema de servidor Nvidia DGX de ocho GPUs, mientras que la tasa de SPECInt actual para el DGX más rápido es de solo 450, usando una CPU Intel. 

Grace es una muy mala noticia para Intel y AMD

No es sorprendente que las acciones de Intel y AMD cayeran varios puntos debido a esta noticia, y es fácil ver por qué. Intel posee actualmente más del 90% de la cuota de mercado de CPUs de servidores con sus procesadores Xeon. AMD ha estado tratando de hacer incursiones en este mercado altamente rentable con su serie de procesadores EPYC, pero aún no ha logrado avances significativos.

Con Nvidia entrando en la competición con una nueva CPU para servidores que supera por mucho a los procesadores de Intel y AMD, estos pueden salir perdiendo en uno de los sectores tecnológicos de más rápido crecimiento.

Esta es una noticia especialmente mala para Intel, que vio que el dominio de su procesador para servidores generó más de 7 mil millones de dólares en ingresos en el 2019, según S&P Global. Para darle contexto, solo con esto ya superó los ingresos totales de AMD en el 2019, de 6.7 mil millones de dólares.

Claramente, Intel es quien más tiene que perder aquí y si Grace ofrece las mejoras de rendimiento que la compañía promete, es mejor que Intel comience a pensar en algo que pueda competir o, de lo contrario, puede que tenga que luchar con AMD por un lejano segundo puesto en los próximos años.