Skip to main content

Actúa contra los ciberataques antes de que sea demasiado tarde

Actúa contra los ciberataques antes de que sea demasiado tarde
(Crédito de imagen: Future)

Ha pasado poco más de un año desde que las organizaciones se vieron obligadas a enviar "temporalmente" a sus empleados a trabajar desde casa, y muchas tuvieron que adoptar rápidamente herramientas de primeros auxilios para cumplir la demanda de una planificación laboral a distancia. Un año más tarde, muchos de nosotros seguimos en el mismo punto. Continuamos trabajando desde las mismas salas de estar e improvisando las mismas oficinas en casa que nunca debieron prolongarse más allá de un año.

Sin embargo, aunque resulte aterrador, muchas organizaciones siguen confiando en las mismas herramientas que se implementaron de forma provisional para mantener las empresas a flote. Y al hacerlo, se exponen a todo tipo de riesgos relacionados con la seguridad. De modo que ha llegado el momento de consolidar estas herramientas de trabajo a distancia para garantizar la seguridad y protección para que los empleados y las empresas puedan seguir trabajando con éxito en un mundo pospandémico.

El estado actual de la seguridad online a distancia

Para establecer un modo mediante el cual las organizaciones puedan mejorar sus prácticas de seguridad, primero debemos entender dónde se encuentran las brechas de seguridad y los riesgos en las herramientas y actitudes de trabajo a distancia. Una encuesta reciente realizada por LogMeIn en asociación con IDG observó que dos de cada cinco organizaciones en el Reino Unido cuentan con más de la mitad de su contenido laboral sujeto a las redes Wi-Fi domésticas. Esto plantea serios riesgos de seguridad para las organizaciones y las hace completamente vulnerables a los ciberataques.

Para la mayoría, trabajar a distancia ha significado algunas ventajas y beneficios, sobre todo teniendo en cuenta que se ha suspendido el hecho de tener que desplazarse y hacer largos viajes, así que muchos empleados han podido pasar más tiempo con sus familiares. Pero también ha significado que el 80% de las organizaciones se hayan visto obligadas a sostener una gran parte de su contenido laboral a través de los ordenadores personales que utilizamos para trabajar desde casa. Considerando este dato, no nos sorprende que la mitad de las organizaciones teman que siga aumentado el trabajo a distancia, y es que BYOD ya ha expuesto sus terminales a un riesgo mucho mayor que el de una violación de seguridad. Sin la planificación y los recursos adecuados, el teletrabajo puede exponer a las organizaciones y a sus empleados a una gran cantidad de riesgos de seguridad, las cuales pueden tener consecuencias costosas si estas brechas captan la atención de cualquier ciberdelincuente.

Las organizaciones se están volviendo cada vez más conscientes de estos peligros, estando la efectividad de un centro de soporte técnico o equipo informático, la gestión de la ciberseguridad y el acceso seguro a los datos entre los desafíos más urgentes en busca de apoyo al teletrabajo por parte de las organizaciones. Más de la mitad (56%) de los CIO, CTO y los que toman las decisiones de TI declararon que la productividad del contenido laboral depende significativamente de la tecnología a distancia, a pesar de que solo dos de cada cinco organizaciones del Reino Unido (41%) muestran intención de aumentar su inversión en herramientas y soluciones de trabajo a distancia este año. Evidentemente, aún queda mucho trabajo por hacer para crear conciencia sobre lo que realmente está en juego cuando se trata de la falta de seguridad de datos online.

La importancia de contar con las herramientas adecuadas

El año pasado, más del 70% de los profesionales de TI y seguridad en el Reino Unido tuvieron que luchar para adaptarse a las necesidades a corto plazo del trabajo a distancia y adoptar soluciones de efecto inmediato. En gran parte, estas medidas funcionaron bien de forma temporal, sin embargo, ahora que se está convirtiendo en una forma de trabajo mucho más permanente, muchas empresas están reevaluando las soluciones que necesitan. Debido a la situación actual, las herramientas de trabajo a distancia son esenciales para que las organizaciones cumplan sus objetivos y se mantengan a salvo frente a cualquier ataque.

La naturaleza de las soluciones de efecto inmediato a las que recurrieron muchas organizaciones al comienzo de la pandemia rara vez están equipadas para abarcar la red de una organización al completo, lo cual deja brechas de seguridad que ponen en riesgo a la propia empresa. Entonces, abordar estas brechas de seguridad (33%) es uno de los principales motivos para los CIO, CTO y los que toman decisiones de TI que tienen como objetivo consolidar sus herramientas y soluciones de trabajo a distancia. Otros motivos para consolidar la tecnología a distancia incluyen escalabilidad, coste y problemas de rendimiento. Dado que el trabajo flexible se está convirtiendo en parte de la estrategia empresarial a largo plazo, es fundamental que las empresas inviertan en teletrabajo y en soluciones de acceso que aborden estos problemas.

Las organizaciones deben asegurarse de que las soluciones de trabajo a distancia implementadas ayuden a los empleados y al personal de oficina. Los líderes de TI deben poner mayor énfasis en las herramientas que sean capaces de minimizar las interrupciones en el trabajo diario de los empleados para mantener la productividad y garantizar que los empleados se sientan respaldados, al tiempo que se aseguran de que no se queden cortos en términos de infraestructura de TI y seguridad de datos.

Pensando en el futuro

En la nueva era de trabajo desde casa o desde cualquier parte, un soporte seguro y eficiente es más importante que nunca. Los líderes de TI seguirán siendo responsables de este tipo de tecnología que va desde las herramientas de videoconferencias y comunicación hasta el acceso a distancia y las soluciones de soporte y otras tecnologías basadas en la nube. Las empresas con visión de futuro están afrontando esto de varias maneras: trabajando para adelantarse a cualquier problema de seguridad, reevaluando sus herramientas y sus procesos de trabajo a distancia; implementando y consolidando soluciones siempre que sea posible; e invirtiendo en la mejor tecnología. También se centran en que sea fácil de utilizar, en la simplificación de la administración de TI y en su ampliación para adaptarse a la empresa. Las organizaciones que se tomen este tiempo para seguir un plan tendrán como resultado estar mucho mejor posicionadas para liderar el futuro del teletrabajo.

Los compradores de TI deben priorizar las soluciones que sean seguras, simples y fáciles de usar, ya que el trabajo a distancia ya no es un concepto de futuro en las empresas, sino una realidad. Lo que está sucediendo a raíz de la pandemia no es un simulacro de teletrabajo, sino una aceleración radical de un movimiento que ya estaba en marcha. Para la próxima gran fase dentro de esta revolución de la forma de trabajar, las empresas deben actuar para garantizar seguridad antes de que sea demasiado tarde.