Skip to main content

Nuevos cambios en Ethereum harán que las tarjetas gráficas sean inútiles para la minería

Ethereum
(Crédito de imagen: Shutterstock / Overearth)

Un nuevo informe afirma que el incremento de la popularidad en la minería de criptomonedas contribuyó a un aumento significativo de las ventas de tarjetas gráficas de gama alta en el cuarto trimestre de 2020. Pero el mismo informe dice que esto será una mala inversión a corto plazo, gracias a los cambios en Ethereum.

Según un informe de los analistas de Jon Peddie Research (JPR), los envíos de GPUs aumentaron un 20,5% intertrimestral y un 12,4% respecto al cuarto trimestre de 2019.

Aunque varios factores han contribuido a este crecimiento (incluido el aumento del teletrabajo y la popularidad de los juegos durante la pandemia), JPR afirma que la criptominería también jugó un papel importante. Específicamente, la minería en la red Ethereum.

Sin embargo, la compañía también señaló que lo más probable es que los próximos cambios en el ecosistema Ethereum harán que la demanda de GPUs entre los mineros de criptomonedas caiga en picado.

Las GPUs van a dejar de ser útiles para minar

La combinación de escasez de chips y el aumento del interés por la minería de criptomonedas han hecho que a los gamers les cueste mucho encontrar tarjetas gráficas en el mercado. Además, los precios de la serie Nvidia RTX 3000 son desorbitados y los vendedores se aprovechan de esta situación.

Tanto Nvidia como AMD están pensando en crear tarjetas específicas para la minería, tanto para garantizar el suministro a los gamers como para sacar provecho. 

Nvidia también ha reducido el rendimiento de la GeForce RTX 3080 y, al parecer, utilizará el mismo limitador para su próxima GPU Ampere, la RTX 3080 Ti.

Sin embargo, estos esfuerzos pueden resultar innecesarios porque, según este análisis, la minería mediante GPU se convertirá en algo obsoleto como resultado de los cambios en la arquitectura blockchain de Ethereum.

Jon Peddie, presidente de JPR, afirma que la cantidad de energía que consumen las GPU de gama alta "disminuye enormemente la rentabilidad", mientras que la transición a Ethereum 2.0 desincentivará aún más el uso de las GPU. Como parte de esa transición, la red pasará de un sistema Proof-of-Work (PoW) a Proof-of-Stake (PoS).

El primero exige una potencia de cálculo desmesurada de los usuarios de la red, que se meten en una carrera por descifrar puzzles criptográficos. Al resolver uno de estos rompecabezas en primer lugar, el minero obtiene el derecho a procesar un "bloque" de transacciones y recibir su premio en forma de criptomoneda.

El PoS, sin embargo, prescinde por completo de la minería en favor de un sistema que recompensa a los participantes en función del valor que han invertido en la red. En esta arquitectura no hay necesidad de grandes GPUs para minar.

Según Peddle, "sería estúpido invertir en una GPU de gama alta para minar hoy en día [...] Ethereum, ya que será inútil hacerlo en la versión 2.0 dentro de poco, haciendo que las GPU queden obsoletas".

Pasará algún tiempo antes de que Ethereum cambie completamente a PoS. La revisión de la red se producirá en varias fases y la última no está prevista hasta 2022, si no hay retrasos imprevistos. 

Hasta entonces, los gamers probablemente tendrán competencia a la hora de conseguir una GPU. Pero en cuestión de un año, serán inútiles para los fines de las cuadrillas criptomineras.