Skip to main content

Reseña del Xbox One X

El Xbox One X es una consola de primera gama 4K con HDR y un problema de almacenamiento

Reseña del Xbox One X
Imagen: Microsoft

Nuestro veredicto

El Xbox One X hace lo que ninguna otra consola había logrado antes: juegos en resolución 4K nativa con HDR. Sin embargo, aunque los juegos se ven increíbles (p. ej., los fantásticos niveles de detalle resaltados por el soporte HDR de la consola), el gran tamaño de los archivos llenan rápidamente la capacidad de 1 TB del disco duro. Obviando este detalle, el Xbox One X cumple con la promesa de juegos en resolución 4K y con HDR, y ofrece la experiencia de juego en consola más elevada y sin rival.

A favor

  • Juegos en res. 4K nativa y con HDR
  • Reproductor Blu-ray 4K integrado
  • Mejora la experiencia en 1080p

En contra

  • El HDD de 1 TB se llena rápido
  • Los juegos no siempre se reproducen a 60 fps
  • Relación precio-rendimiento desigual

El Xbox One X es la consola del futuro. Ha pasado más de un año desde su lanzamiento en 2017 y sigue siendo la consola de juegos más poderosa en el planeta; además, parece que conservará el título para su consola de próxima generación.

No obstante, antes de que desafíe las estadísticas, nos cuente acerca de la falta de contenido exclusivo o nos inunde con sus correos acerca de cómo el PS4 Pro es igual de buena consola (sí, estamos de acuerdo), tenemos que aceptar los hechos: En su interior, el Xbox One X posee un CPU de ocho núcleos con una velocidad de reloj de 2,3 Ghz y una memoria RAM GDDR5 de 12 GB. También tiene una GPU con una velocidad de reloj de 1172 Mhz que le brinda unos 6 teraflops de potencia de procesamiento gráfico.

Compro el Xbox One X o espero al Project Scarlett?

(Image credit: Future)

Esa es la pregunta en la mente de todos en este momento. Ahora la fecha de lanzamiento estimada sería en época de vacaciones en 2020, pero todavía no escuchamos nada del precio ni de los juegos que estarán disponibles cuando sale la consola. Si necesita una consola inmediatamente y ve buena oferta del Xbox One X, le recomendamos que la compre.

Eso es un montón de potencia de procesamiento para una consola. 

Sin embargo, Xbox One X lo necesita ya que reproduce algunos títulos en resolución 4K nativa y en ocasiones a 60 fotogramas por segundo. Es capaz de reproducir con HDR en juegos con formato HDR10 y también soporta la transmisión de video Dolby Vision.

Y para aquellos fanáticos del audio y del video, esta es la única plataforma en la que encontrarán un reproductor Blu-ray 4K integrado en la consola y con soporte de Dolby Atmos, es decir, un formato de audio de mayor inmersión que el sonido envolvente 7.1.

A pesar de todo lo que hemos dicho, esta consola no es perfecta.

El disco duro del Xbox One X, limitado actualmente a 1 TB, se llena muy rápido ahora que la mayoría de los juegos requieren paquetes de texturas en 4K. Además de Forza Horizon 4, State of Decay y Sea of Thieves, hubo muy pocos títulos exclusivos en el 2018. Y lo mejor o peor de todo es que obtendrá casi la misma funcionalidad del Xbox One S... Solo que este está a la mitad del precio.

Para saber lo que viene en el empaque, eche un vistazo a nuestro video de desempaque a continuación.

Lo anterior no tiene la intención de humillar a los fanáticos de Microsoft; de hecho, para cierto tipo de jugador, el Xbox One X sigue siendo una de las mejores consolas jamás creadas a pesar de sus limitaciones. Lo que pasa es que, para la mayoría de los usuarios, el One X impone un costo elevado para un sistema apenas es mejor que el Xbox One S.  

El Xbox One X puede reproducir juegos en resolución 4K nativa, mientras que el S solo puede hacerlo de forma ampliada. El detalle es que el Xbox One S genera una resolución 4K ampliada tan buena que ni se nota la diferencia. Incluso si estuviera dentro de sus posibilidades, ¿le parece que es motivo suficiente para una diferencia de precio de $200/£200? Depende.

Mientras nos aproximamos indiscutiblemente al sucesor del Xbox One X (para más información, visite nuestra página del Xbox Two), es probable que pasen un par de años más antes de que sea destronado. 

En fin, ¿considera que necesita un Xbox One X aquí y ahora? Siga leyendo y encontrará todo lo que necesita para tomar una decisión.

Diseño del Xbox One X

Si alguna vez ha visto un Xbox One S, entonces podrá tener una imagen del Xbox One X; si no es por la diferencia en los colores, este par de consolas serían casi idénticas. 

Si nunca ha visto un One S, el Xbox One X es una caja rectangular del tamaño de un reproductor Blu-ray grande recubierta de un color gris mate. Es muy diferente del estilo voluminoso tipo reproductor VHS del Xbox One original, y el diseño impresiona aún más cuando toma en cuenta lo que alberga en su interior.

Las diferencias mas notorias entre ambas consolas de Microsoft (si es que es capaz de identificarlas) son el cambio de color del blanco brillante del Xbox One S al “gris espacio” del Xbox One X, y el cambio de ubicación del lector de discos desde la parte superior izquierda frontal a la parte inferior frontal. 

No obstante, estos cambios son estéticos y no añaden ni quitan funciones del sistema; algo que no está tan mal si tomamos en cuenta lo bien equipado que estaba el Xbox One S. 

Reseña del Xbox One X

Un pequeño cambio en la ubicación del lector de discos es la diferencia más grande de diseño entre la versión X y la S.

Dicho lector no solo reproduce juegos de Xbox One, sino que también soporta discos Blu-ray 4K. Si no está muy al tanto sobre qué son los discos Blu-ray 4K, lo anterior podría resultarle trivial; sin embargo, tomando en cuenta que las consolas 4K de Microsoft son las únicas en el mercado con esta capacidad, podrá entender el por qué es tan llamativa.

La parte posterior también muestra similitudes con el One S. De izquierda a derecha, tenemos el conector de energía, la salida HDMI, dos puertos USB, una salida IR, un puerto de audio óptico y un puerto Ethernet. No es sorpresa para nadie que la consola no verá el regreso del puerto Kinect original del Xbox One. Por si no lo sabía, Kinect está oficialmente descontinuado; es más, Microsoft detuvo la comercialización de los adaptadores que lo hacían compatible con las consolas modernas. 

En relación con los controles, la nueva consola posee un nuevo control de juegos más oscuro el cual prácticamente tiene la misma mecánica que el que viene con el Xbox One S. Como dice el dicho: no hay que reinventar la rueda. 

Si los controles le resultan muy imprecisos, Xbox One X muy pronto ofrecerá soporte para teclado y mouse. No es la primera consola en hacerlo (el premio se lo lleva la Dreamcast), pero los jugadores que prefieren el nivel de precisión y respuesta de este esquema de controles sabrán apreciarlo. 

Reseña del Xbox One X

Desde un punto de vista mecánico, se trata del mismo control ergonómico del Xbox One; como dijimos, no hay que reinventar la rueda.

Especificaciones de hardware del Xbox One X

Si quiere ver las diferencias reales entre el Xbox One X y cualquier otra consola anterior, solo tiene que abrir la tapa. 

La consola cuenta con un CPU de ocho núcleos con una velocidad de reloj de 2,3 Ghz y una memoria RAM GDDR5 de 12 GB. Tiene una GPU con una velocidad de reloj de 1172 Mhz que le brinda unos 6 teraflops de potencia de procesamiento gráfico. Las especificaciones del Xbox One X son significativas; lo suficientes como para adentrarse en la nueva era de los juegos en 4K y HDR desde la sala. 

Sin embargo, antes de que vaya a los foros de PC Gamer y explique cómo las consolas superaron finalmente a las PC en términos de rendimiento, sepa que a diferencia de la VRAM dedicada de la tarjeta de video, la memoria RAM de 12 GB del Xbox One X está dividida entre el sistema y la GPU. En pocas palabras, no está comparando manzanas con manzanas.

En cuanto al CPU, el Xbox One X viene con un chip personalizado con ocho núcleos Jaguar a una velocidad de reloj de 2,3 Ghz. Estamos ante un 76 % de incremento en comparación con el CPU del Xbox One original y del Xbox One S, pero probablemente solo esté a la altura de un procesador Intel Core i3 de la generación actual (tenga en cuenta que estos números no equivalen tan fácilmente en el mundo de las PC).

Especificaciones del Xbox One X

Los puertos traseros del Xbox One X son idénticos a los del Xbox One S.

La comparación más significativa que podemos hacer de las especificaciones del Xbox One X, es con las del PS4 Pro; algo que a Microsoft le agradaría. El sistema de Sony es un competidor bastante aceptable. Su GPU tiene 36 unidades de cómputo a 911 Mhz que trabajan en conjunto con un CPU de 2,1 Ghz y una memoria GDDR5 de 8 GB. Esta memoria sufre un cierto cuello de botella en el búfer, que está limitado a 218 Gb/s. Sin embargo, aún genera alrededor de 4 teraflops de rendimiento. Punto para Microsoft.

El punto débil del Xbox One X reside en su disco duro: un pequeño disco de 1 TB que viene como estándar en todos los sistemas. Es un aspecto que no es negociable hoy en día; aún esperamos por el anuncio de una opción de 2 TB.

Esto no sería un problema si supiéramos que Microsoft no es capaz de instalar discos duros de mayor capacidad en sus sistemas, pero la existencia del Xbox One S de 2 TB es evidencia de que es posible y que Microsoft optó por no incluirlo en la nueva versión. 

Rendimiento de juego y lista de juegos del Xbox One X

Seamos claros, ¿cuál es el objetivo de toda esta potencia adicional si no es para brindar una mejor experiencia de juego? Por suerte, nos complace informarle que el Xbox One X ofrece el rendimiento que promete: los juegos se ven genial a lo largo de la pantalla. Sin importar si lo usa con un televisor 1080p o si juega en 4K con HDR, los juegos se ven increíbles en la consola de última generación. 

No obstante, pasemos a detallar cada caso de uso de forma individual. 

Si tiene un televisor 1080p, el Xbox One X hará algo llamado supermuestreo para crear imágenes de mejor aspecto. Supermuestreo es un término complejo, pero básicamente se trata de que el juego se renderiza en 4K como si estuviera conectado a una pantalla 4K, lo que significa que los detalles de los objetos se renderizan hasta cuatro veces. No pueden mostrarse todos estos datos ya que, después de todo, está conectado a un televisor 1080p con un número de píxeles de pantalla predeterminados, sin embargo, la imagen resultante es mucho más detallada. 

En resumen, significa que las imágenes se verán un poco más nítidas. Por ejemplo, los árboles, las ramas y el follaje en general no se verán tan entrecortados, y la neblina básica de un Xbox One podría tornarse más densa y real en un Xbox One X.

Apenas vea a un juego reproducirse en 1080p con supermuestreo, es bastante obvia la mejora de imagen si la comparamos con el formato 1080p estándar. Pero si no es del tipo de persona que se toma unos minutos para oler las rosas en los juegos (del tipo que es capaz de apreciar el borde fino de un arbusto o la neblina rica y densa de la mañana), entonces el Xbox One X no lo impresionará. 

Por supuesto, salvo que pase a un televisor 4K HDR. 

Reseña del Xbox One X

¿El Xbox One X es ideal para su televisor?

El Xbox One X libera todo su potencial en un televisor 4K HDR. Los juegos se renderizan en una resolución 4K nativa, lo que ofrece cuatro veces el detalle de la resolución 1080p regular. Además, algunos de estos juegos tendrán una gama más amplia de colores gracias a una tecnología llamada alto rango dinámico o HDR. Los cielos se ven más azules, el césped es más verde y los colores se desbordan en todas las escenas. Una imagen vale más que mil palabras.

Sin embargo, las mejoras visuales no son el único tipo de actualizaciones que ofrece el Xbox One X. La siguiente es el rendimiento, es decir, los fotogramas por segundo en los que se reproduce el juego. 

Le ahorraremos otra larga explicación sobre el tema, pero la idea básica es que cuando las escenas se cargan bastante de detalles y de un número significativo de objetos, la consola se sobresatura. En consecuencia, en lugar de reproducir a una tasa de 60 fotogramas por segundo, esta disminuye a 55 o incluso menos. Esto era un problema importante en el Xbox One original, pero tal parece que el Xbox One S ha logrado salir victorioso hasta de las circunstancias más extremas. 

El Xbox One X hace lo posible por reproducir juegos a una tasa de 60 fotogramas por segundo, una especie de número dorado para la industria que va en sincronía con la tasa de refresco de la mayoría de los televisores y monitores convencionales. Y si bien los resultados son notoriamente mejores en el Xbox One X, los juegos no siempre alcanzan los 60 fotogramas por segundo; en ocasiones hemos visto caídas y lentitud. 

Entonces, ¿qué hará con toda esta información? Bueno, los juegos mejorados para Xbox lucen mejor en una consola Xbox One X sin importar si está conectado a un televisor 1080p o no. El rendimiento también es bastante bueno en la nueva consola. Los juegos no se reproducen a una tasa perfecta de 60 fotogramas por segundo como sucede en las PC de media y alta gama, pero es genial la mayor parte del tiempo. 

Reseña del Xbox One X

Los gráficos de Gears of War 4 pasan a otro nivel con las imágenes en 4K del Xbox One X.

OK, los juegos mejorados para Xbox One X se ven bien y se juegan bien. Ahora, ¿qué hace exactamente que un juego sea mejorado para Xbox One X? ¿Cuántos de estos juegos hay? 

Microsoft no ha definido un estándar mínimo en cuanto a qué constituye un juego mejorado para Xbox One X, pero existen tres categorías generales usadas por los desarrolladores: recursos visuales en 4K mejorados; procesamiento visual HDR o; tasa de fotogramas más alta. Tan solo uno de estos tres será suficiente.

Por ejemplo, es posible que un juego ofrezca HDR o una tasa a 60 fotogramas, pero sin una resolución 4K nativa y viceversa. Los desarrolladores pueden elegir qué tipo de mejoras tienen sentido para sus juegos y vivir con eso. 

Para hacer las cosas mucho más complicadas, el jefe de Xbox de Microsoft, Phil Spencer, ha dicho a los medios que los nuevos títulos no necesariamente tienen que soportar el nuevo hardware, es decir, que los desarrolladores no están obligados a aprovechar las capacidades del Xbox One X.

Todo esto resultaría más molesto si los desarrolladores no hubiesen tomado en cuenta el Xbox One X de la forma en la que lo han hecho; por fortuna, esto no es el caso. Hoy en día, la mayoría de los juegos cuentan con una versión Enhanced (mejorada). Esto significa que hay bastante a lo que jugar en su Xbox One X.

Interfaz del Xbox One X 

Antes de terminar con la reseña, creemos que sería una buena idea evaluar la interfaz del Xbox One, ese software en constante cambio que de alguna manera sigue generando divisiones después de tres años y dos actualizaciones importantes desde su lanzamiento. 

Si tiene pendiente descargarla en su Xbox One, la nueva interfaz es una especie de combinación del diseño de hojas del Xbox 360 con el diseño de bloques de anclaje de Windows 10. 

Al igual que en el diseño en hojas de antaño, la interfaz está separada intencionalmente de la siguiente forma: están las pestañas Home y Store, pero también hay pestañas para Community, Entertainment y Mixer, un competidor de Twitch adquirido por Microsoft. La navegación de una pestaña a la siguiente es una experiencia rápida y fluida y por fortuna siempre hay algo nuevo que mirar.

Una de sus características más únicas es la idea de anclas (juegos o aplicaciones que usa con mucha frecuencia) en filas completas en la pantalla Home. Esta fila podría hacer referencia a un contenido descargable (DLC), decirle qué tan cerca está de un logro en particular o mostrarle una noticia destacada de Mixer. Es una forma novedosa de mantenerlo al tanto sobre un juego mucho después de haberlo abandonado y es algo que apreciamos cada vez que lo vimos. 

Reseña del Xbox One X

El uso de la interfaz de usuario de Xbox One es fluido y bien organizado.

Lo que nos gustó 

Para los jugadores que pueden costearlo, el Xbox One X es el exponente de las consolas de video juegos.

Tuvimos algunas preocupaciones cuando hicimos esta reseña final. Pensamos que la consola principal de Microsoft no podría ofrecer nada de valor para los usuarios de televisores 1080p. Sentimos que su rendimiento, a pesar de ser bueno, podría no ser justificación suficiente para el precio. Y nos alarmó que los juegos podrían no recibir actualizaciones durante largos períodos de tiempo, lo que dejaba a los usuarios de Xbox One X sin un canal por el cual explotar su hardware. Estuvimos equivocados en todo sentido. 

Resulta que el Xbox One X es una consola completa de primera gama. 

Desde luego, puede que necesite sentarse a detallar las diferencias entre los juegos con supermuestreo en 1080p y aquellos en 1080p en el Xbox One original, sin embargo, sí existe una diferencia. No obstante, en cuanto a los juegos 4K HDR, es cuestión de jugarlos para comprobar las diferencias. Cuando conectamos una pantalla 4K HDR decente, los juegos de la consola se muestran en un increíble nivel de detalle. Incluya un Blu-ray 4K con sonido Dolby Atmos y vivirá la mejor experiencia cinemática al estilo de las salas de cine. 

Para los jugadores que pueden costearlo, el Xbox One X es el exponente de las consolas de video juegos.

Lo que no nos gustó 

Aunque el Xbox One X ha reclamado el trono, sus competidores más cercanos, el PlayStation 4 Pro y el Xbox One S, no están muy lejos atrás. 

A pesar de que no pueden reproducir juegos a una resolución nativa de 4K, estas consolas cuestan casi la mitad del Xbox One X y los juegos se ven casi igual de bien. Su mejor equilibrio entre costo y rendimiento los convertirá en la opción principal para la mayoría de los jugadores, salvo por aquellos pocos que observan y aprecian las pequeñas diferencias entre una calidad de video de primera categoría y una resolución 4K ampliada de menor gama, aunque excelente. 

El Xbox One X no sería perfecto si ninguna de estas consolas existiese, inclusive. Su disco duro de 1 TB podría llenarse de la noche a la mañana debido a las descargas de más de 100 GB para juegos como Gears of Wars 4, Forza Motorsport 7 y Quantum Break, de no ser por el hecho de que estos juegos masivos toman varias horas para descargarse. Microsoft podría arreglar este problema con un disco duro más amplio, sin embargo, la consola más superior apenas puede almacenar alrededor de 10 juegos AAA a la vez. 

Veredicto final para el Xbox One X 

Al comienzo de esta reseña, explicamos que existía un tipo específico de jugador para el que estaba destinada la potencia del Xbox One X. Ahora está en una mejor posición para decidir si usted es ese tipo de jugador o, en otras palabras, si considera que podría apreciar y aprovechar ese poder de procesamiento extra y las mejoras gráficas que ofrece el Xbox One X.

Si es del tipo de jugador que se detiene a observar paisajes escénicos o un streamer capaz de notar una diferencia de 4 fotogramas por segundo mientras ve dos videos, entonces el Xbox One X es una inversión que vale la pena. 

Dicho esto, si se considera un jugador que solo quiere una consola que reproduzca juegos con buen aspecto y sin vaciar su cuenta de banco, entonces el Xbox One X podría ser demasiado. Ahorre un poco de dinero y compre un Xbox One S... Le recomendamos el que tiene un disco duro de 2 TB.

Reseña original publicada el 3 de noviembre de 2017 a las 12:01 PST. Jon Porter contribuyó a esta reseña.