Skip to main content

Reseña de los KEF LSX

Sonido estéreo para audiófilos

KEF LSX

Nuestro veredicto

No se puede negar que estos altavoces ofrecen un alto nivel de calidad de audio, con un sonido cálido y equilibrado. Aunque no son baratos, creemos que son una inversión fantástica para cualquier audiófilo que no quiera abarrotar su casa con enormes torres.

A favor

  • Fantástica calidad de audio
  • Bajos potentes
  • Diseño compacto
  • Muchas conexiones

En contra

  • Costosos
  • No hay asistente de voz incorporado

KEF ha sido durante mucho tiempo un importante impulsor en el mundo de la innovación de audio desde su lanzamiento en 1961. Con su más reciente oferta, el sistema de altavoces estéreo inalámbricos LSX, la compañía se ha propuesto a demostrar que puede lograr la perfección de audio incluso con el altavoz más compacto.

Al combinar el antiguo principio de sonido estéreo con la moderna tecnología inalámbrica, KEF dice que el Sistema Inalámbrico LSX le dará a su música "espacio para respirar en un estéreo de gran ancho de banda de gran cuerpo". Pero, ¿tuvieron éxito?

Precio y disponibilidad

El sistema inalámbrico LSX está disponible a un precio de venta recomendado de $1099 (£1000/AU$1895).

No son baratos para unos altavoces de estantería, que generalmente comienzan en alrededor de $150, aunque es poco probable que los altavoces en el extremo inferior de la escala de precios ofrezcan el mismo nivel de calidad de audio.

En comparación con sus predecesores, los altavoces inalámbricos LS50, los LSX - a mitad de precio- son considerablemente más baratos.

KEF LSX

El diseño

Disponibles en cinco colores diferentes -blanco brillante, granate, verde oliva, azul y negro-, el sistema inalámbrico LSX debe encajar en cualquier estilo de decoración. Los probamos en color granate, una opción excelente si desea agregar un toque de color a su sala de estar. 

Sin embargo, si le gusta la estética minimalista, le recomendamos que opte por el blanco brillante. 

Dependiendo de la opción de color que elija, el cono del parlante viene en un color acentuado que complementa el de la carcasa; nos gusta especialmente el esquema de color oliva con detalles en rosa dorado.

Los lados de los altavoces están revestidos en un tejido industrial, y cuentan con un LED que cambia de color para indicar sutilmente qué fuente de audio está utilizando.

En la parte posterior del altavoz maestro hay un puerto óptico TOSLINK (ideal para conectar a su televisor), puertos AUX y Ethernet, así como una salida de subwoofer si desea reforzar los bajos. Cada altavoz tiene una salida AC para conectarlo a la red eléctrica o toma de corriente. 

El principal punto de venta del sistema inalámbrico LSX es lo compactos que son los altavoces. Y es verdad: son sorprendentemente pequeños considerando el poder sónico que emiten. Además de la opción de deshacerse de los cables, esto significa que no abarrotarán su casa ni le quitarán el espacio que tanto necesita: colóquelos en su estantería y estará listo para comenzar.

KEF LSX

Funciones y rendimiento

En resumen, estos altavoces suenan absolutamente impresionantes, con cuatro amplificadores de Clase D (uno para cada una de las unidades de controlador), que proporcionan una señal digital de gama alta de hasta 96 kHz/24 bits. Para lograr esta señal de alta resolución, necesitará tener un cable Ethernet entre los dos altavoces. 

Conectarlos de forma inalámbrica le proporciona una frecuencia de muestreo de 48 kHz/24 bits; el uso del cable Ethernet sí hace una diferencia audible, pero la calidad del audio sigue siendo muy alta cuando se utiliza una conexión inalámbrica. Si así lo prefiere, también puede utilizar conexiones AUX y ópticas.

Cuando probamos los altavoces, quedamos impresionados por la belleza de los pianos y las voces, con un cálido sonido analógico que lo hace sentir a uno como si estuviera en la sala con los músicos mientras tocan. Esto se debe en parte a la corrección de fase y la reducción de la distorsión, lo que hace que el sonido del audio sea nítido.

Las líneas de bajos oscuras y sublimes suenan fantásticas, mientras que las frecuencias de agudos son súper nítidas y brillantes, escuchamos "If The Car Beside You Moves Ahead" de James Blake, y nos impresionó la separación entre las diferentes frecuencias, y el amplio escenario sonoro que garantiza el bajo no interfiere en los medios.

KEF LSX

Los sintetizadores suenan tan bien como los instrumentos analógicos, con ondas sinusoidales que se elevan por encima del escenario de sonido mientras que las teclas similares a un órgano oscilan por debajo en "King Kunta" de Kendrick Lamar. Los LSX nos expusieron a elementos armónicos que no habíamos percibido antes cuando escuchábamos en altavoces de baja calidad.

Sin embargo, no se trata solo de hip hop o música electrónica. La guitarra eléctrica, las melancólicas líneas de bajos y los tambores también suenan fantásticos, mientras que las voces inspiradas en la música folclórica de "Riverside" de Agnes Obel se combinaron con la separación suficiente para hacer posible distinguir cada armonía individual.

Los LSX tienen un sonido generalmente cálido, así que si prefiere su música con un poco más de nitidez (especialmente en la batería y la guitarra de un rock), es posible que desee tener más brillo en las frecuencias agudas de percusión, pero es una cuestión de gusto.

KEF LSX

Configurar los altavoces es bastante sencillo. Todo lo que tiene que hacer es seguir las instrucciones de la aplicación gratuita KEF Control para configurar su conexión WiFi, Bluetooth, óptica o AUX, y está listo para comenzar. También puede ajustar la configuración de EQ de los altavoces dentro de la aplicación, lo cual es un gran detalle.

Los altavoces son compatibles con Spotify Connect y Tidal Music (a través de la aplicación KEF Stream) y, por supuesto, puede transmitir utilizando cualquier otra plataforma de música mediante una conexión Bluetooth. KEF dice que también será compatible con Apple AirPlay 2 a partir de enero de 2019, lo que permitirá el uso de varios altavoces en diferentes salas, así como la integración de Apple Siri.

El único problema que encontramos es que subir o bajar el volumen con el control remoto incluido lleva mucho tiempo, ya que cada vez que se pulsa el botón solo se cambia el volumen en niveles extremadamente pequeños. Aún así, es un pequeño precio a pagar por una calidad de audio tan fantástica.  

KEF LSX

Veredicto final

No se puede negar que el sistema inalámbrico LSX suena absolutamente increíble. La separación entre las diferentes frecuencias es brillante, y el sonido general está extremadamente bien equilibrado, sin una frecuencia que domine abiertamente a las otras.

Para su tamaño, los parlantes funcionan muy bien cuando se trata de subgraves, aunque puede conectarlos a un subwoofer externo si le parece que necesitan de una ayuda extra. 

Donde estos parlantes más se destacan es en el sonido analógico; voces, pianos y guitarras acústicas tienen una calidez tímbrica que no va en detrimento de la claridad proporcionada por la brillante corrección de fase y la reducción de la distorsión.

A pesar de todos estos elogios, hay un problema evidente con estos altavoces: el precio. Costando mas de $1000 son, como mínimo, bastante caros, y esto puede comprensiblemente desanimar a los compradores potenciales. Además, muchos consumidores esperan la integración del asistente de voz con altavoces de alta gama, lo cual los LSX no ofrecen.

Dicho esto, queda claro que los LSX no están diseñados teniendo en cuenta a los oyentes ocasionales. Fueron pensados para verdaderos audiófilos que quizás no tengan espacio para altavoces de piso masivos, como los Definitive Technology BP9080x de alta gama. 

Al igual que los LS50, estos parlantes compactos poseen una sobresaliente calidad de audio, y con la mitad del tamaño (y el precio) que aquellos, la nueva incorporación a la familia KEF puede que le arrebate el primer lugar a su predecesor. 

Es decir, a menos que usted sienta falta de las conexiones USB Tipo B y RCA que el LSX abandonó para ahorrar espacio valioso. Si no es el caso, entonces el Sistema Inalámbrico LSX podría ser su nuevo mejor amigo.