Skip to main content

Análisis Xbox Series X

La Xbox Series X es excelente

Xbox Series X
(Image: © Future)

Nuestro veredicto

La Xbox Series X reduce los tiempos de carga y aumenta el rendimiento general y la calidad de los gráficos en los juego. Sin embargo, a pesar de eso e interesantes funciones como Quick Resume, Smart Delivery y la compatibilidad con casi todos los juegos de la historia de la Xbox, a la Xbox Series X le faltan exclusivas de juegos y un interfaz de usuario renovado.

A favor

  • Tiempos de carga mucho más rápidos
  • Soporte Dolby Vision y Atmos
  • Juegos 4K / 60fps (con soporte 4K / 120Hz)
  • Compatibilidad con versiones anteriores de una gran cantidad de juegos.

En contra

  • La biblioteca de nuevos juegos es escasa
  • Mejoras menores en la interfaz de usuario
  • Necesitas un televisor compatible para disfrutar al máximo de los gráficos

La nueva Xbox Series X es ultrarrápida, increíblemente silenciosa y ofrece un rendimiento que anteriormente sólo estaba al alcance de los gaming PC de gama alta. 

Gaming PC que cuestan muchísimo más que la Xbox Series X, que tiene un precio de sólo $499. Eso hace que esta consola sea aún más impresionante desde el punto de vista técnico, con tiempos de carga drásticamente reducidos y gráficos excepcionales. Y encima tiene algunas nuevas prestaciones que los PC no tienen, prestaciones que hacen que la experiencia de jugar sea aún más agradable y gratificante.

Pero, y es un gran pero por ahora, le falta el factor "alucine". No por el hardware sino pero el software. La Xbox Series X tiene pocos juegos disponibles en su lanzamiento además de una notable falta de exclusivas de impacto. Ahí la PS5 parece tener la ventaja en los primeros minutos del partido.

Aunque los títulos de lanzamiento son decepcionantes, la Xbox Series X tiene una ventaja: la suscripción mensual Xbox Game Pass te ofrece un gran catálogo de juegos, una posibilidad que alivia un poco el problema de esta alineación de juegos inicial. Muchos de estos juegos están optimizados para la Xbox Series X y, además, puedes jugar a casi cualquier juego de la historia de la Xbox y verás una mejora notable de los gráficos.

Aún así, sentimos mucho la ausencia de Halo Infinite y otras exclusivas triple A para la Xbox. También nos hubiera gustado una buena revisión del interfaz de usuario global. La interfaz de usuario debería haber marcado el paso a la nueva generación con más claridad.

La consola de Microsoft ofrece toda la potencia prometida, pero antes de comprar la Xbox Series X, te recomendamos que esperes un poco a menos que hayas invertido mucho en el ecosistema de Xbox. Otros gamers quizás quieran esperar a que aparezcan más títulos de próxima generación.

Xbox Series X: precio y disponibilidad

Xbox Series X

(Image credit: Future)
  • Fecha de lanzamiento de la Xbox Series X: 10 de noviembre de 2020
  • Precio de la Xbox Series X: $499

El lanzamiento global de la Xbox Series X está previsto para el 10 de noviembre de 2020, dos días antes que el de la PS5 de Sony, que llegará el 12 de noviembre en algunos países y una semana después en otros.

La Xbox Series X tiene un precio de $499, mientras que la Xbox Series S — la versión digital con hardware un poco menos potente — costará $299 y estará disponible también el 10 de noviembre.

El precio va bastante en la línea de la Xbox One en la fecha de lanzamiento y coincide con el precio recomendado de la Xbox One X, que ya no está en producción. Pero la Xbox Series X difiere considerablemente de las encarnaciones anteriores de la Xbox en pura fuerza bruta. La Serie X es la primera consola de Microsoft que se acerca a un gaming PC de gama alta por un precio absurdamente pequeño comparado con el coste de una computadora de alto rendimiento. 

Ahora mismo es imposible que puedas construir un PC con las características técnicas de la Xbox Series X por ese precio.

Sin embargo, si quieres disfrutar al máximo de tu nueva Xbox Series X desde el momento de la compra, te recomendamos que te suscribas a Xbox Game Pass Ultimate, que cuesta $15 al mes con más de 100 títulos, con un primer mes de prueba por sólo $1. Tendrás acceso a cientos de juegos incluidos en Xbox Game Pass, Xbox Live Gold, juegos en la nube y juegos mensuales gratuitos. Un gran ahorro a largo plazo en comparación con comprar cada juego individualmente.

Si el Game Pass Ultimate no le interesa, también tienes el Xbox Game Pass por $10 al mes. En este caso, solo podrás acceder al servicio desde tu Xbox Series X pero no desde tu PC ni celulares o tabletas.

Xbox Series X: diseño de hardware y software

Xbox Series X

(Image credit: Future)
  • Diseño futurista
  • Extremadamente silencioso
  • Tan caliente como Xbox One X
  • Interfaz de usuario parcialmente rediseñado

El diseño de la Xbox Series X marca un cambio importante con respecto a las consolas anteriores. La forma de torre recuerda mucho a los gaming PC clásicos, aunque éstos son mucho más grandes.

Xbox Series X mide 15,1 x 15 x 30,1 cm y pesa 4,45 kg. La forma es cuboide y el acabado negro mate recubre toda la superficie, resaltando la iluminación verde que proviene del interior del sistema de ventilación y embellece un diseño ya de por sí muy bonito.

La parte frontal de la consola es igual de minimalista, con el botón de encendido de Xbox ubicado en la parte superior izquierda, el botón para la expulsión del disco en la parte inferior izquierda y un botón dedicado al emparejamiento de accesorios Bluetooth (que también funciona como receptor de infrarrojos) flanqueado por un puerto USB 3.2 en la parte inferior derecha. 

En la parte trasera de la consola hay un puerto HDMI 2.1, dos puertos USB 3.2, un puerto Ethernet y una ranura dedicada a la expansión de almacenamiento, además de la entrada de la fuente de alimentación.

Un detalle del diseño: cada puerto trasero tiene indicadores táctiles que indican qué entrada es. Por ejemplo, los puertos USB 3.2 tienen tres puntos, mientras que el puerto de entrada de video tiene uno. El objetivo es ayudar a los usuarios en caso de que decidan colocar la consola en un punto que limite el acceso visual así como satisfacer las necesidades de las personas con discapacidad visual.

Los lados de la consola (cuando se coloca verticalmente) son neutrales excepto por el logo de Xbox en el lado izquierdo y las cuatro almohadillas de goma en el derecho, que te permiten colocar la consola horizontalmente. En la parte inferior hay una base circular con cierto relieve, además de los ventiladores de refrigeración. La parte superior actúa como una chimenea para el calor expulsado por el sistema de refrigeración.

El diseño es mínimo y se asemeja a un monolito. A pesar de su peso y tamaño, la Xbox Series X parece más pequeña de lo que realmente es. Para hacerte una idea del tamaño de la consola, ten en cuenta que cabe fácilmente en los clásicos cubos Kallax de Ikea (39 cm x 39 cm), tanto horizontal como vertical.

Xbox Series X tiene un diseño que nos gusta mucho más que el de las anteriores consolas de Microsoft — un aspecto moderno pero sobrio que la hace ideal para ponerlo en el salón o en cualquier habitación de la casa. El único inconveniente es que el acabado negro se ensucia fácilmente con huellas dactilares y puede arañarse.

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)

Los lados de la consola (cuando se coloca verticalmente) son neutrales, excepto por el logo de Xbox en el lado izquierdo y las cuatro almohadillas de goma en el derecho. En la parte inferior hay una base ligeramente levantada en forma de disco, además de los ventiladores de refrigeración. Como se mencionó anteriormente, la parte superior actúa como un transportador de calor y es la parte final del sistema de enfriamiento.

En general, el diseño es mínimo y se asemeja a un monolito. A pesar de su peso y tamaño bastante elevados, la línea Xbox Series X hace que parezca más pequeña de lo que realmente es. Para hacerte una idea del tamaño de la consola, ten en cuenta que cabe fácilmente en los clásicos cubos Kallax de Ikea (39 cm x 39 cm), ya sea que la coloques en horizontal o en vertical.

Xbox Series X tiene un diseño que puede que te guste o no. Nos gusta mucho más que el de las anteriores consolas de Microsoft, tiene un aspecto moderno pero sobrio que lo hace ideal para exhibir en el salón o en cualquier habitación de la casa. El único inconveniente es que el color negro se ensucia con mucha facilidad, por lo que hay que tener cuidado con el polvo, las huellas dactilares y los arañazos.

Silenciosa pero caliente

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)

Uno de los puntos fuertes de la Xbox Series X es el silencio. Al contrario que las anteriores generaciones, ya no parece un avión de combate a punto de despegar. La Xbox Series X es la Xbox más silenciosa con la que hemos jugado, a pesar de que necesitaremos más tiempo para confirmar esta impresión.

Cuando está en la pantalla de inicio, la consola produce un sonido de sólo 30dB — comparable al sonido de un suspiro. No aumenta mucho cuando juegas, incluso durante las cargas. Jugando a Sea of Thieves, No Mans 'Sky y PlayerUnknown's Battlegrounds, nuestra herramienta no detectó más de 33 dB, el ruido de una librería silenciosa. Sólo durante la instalación de una gran actualización el ruido producido se elevó hasta los 45 dB, que es similar al nivel una impresora láser al imprimir.

La consola es tan silenciosa que nunca la escuchas por encima del volumen del juego, incluso cuando jugamos a títulos de nueva generación como Dirt 5 y Yakuza: Like A Dragon.

La Xbox Series X es similar a la Xbox One X en la cantidad de calor que produce, con el aire caliente saliendo por la parrilla superior, por lo que recomendamos dejar suficiente espacio a su alrededor para que fluya el aire sin problema — y no taparla nunca.

La consola en sí se calienta bastante, pero no notamos ninguna pérdida de rendimiento incluso cuando jugamos los títulos más exigentes de la última generación. Sin embargo, hay que resaltar que ésta no es una versión definitiva de la consola y que la versión definitiva podría ser mejor en la refrigeración.

Interfaz de usuario y panel de control

Xbox Series X

(Image credit: Microsoft)

Sin embargo, el interfaz de usuario y el panel de control sólo han sufrido cambios menores. La razón es bastante simple: no es que no hayan innovado sino que Microsoft ya lo hizo en verano, lanzando una actualización para hacer que la experiencia del usuario sea más similar entre sus plataformas, acercando la apariencia de la interfaz de Xbox One a la de Xbox Series X. Es muy fácil acceder a juegos, aplicaciones, chat grupal y otras funciones presionando el botón Xbox del controlador. 

La interfaz de usuario es bastante lineal y permite una excelente personalización y una navegación práctica. La interfaz de usuario de la Serie X usa mosaicos personalizables para dejarte elegir qué deseas ver en tu pantalla de inicio. 

Además de poder mover juegos y aplicaciones, Microsoft también permite agregar nuevos temas que actúan como fondo de la página de perfil. Pero eso no es todo, los jugadores también pueden usar fondos dinámicos para personalizar la página de inicio.

La pantalla de inicio de la Xbox Series X es más fácil de usar que en el pasado, pero tuvimos algunos problemas con las ventanas emergentes mientras navegamos por la red. 

Esperábamos un cambio más profundo en el interfaz de una consola que se define como de próxima generación, pero quizás no haya mucho dónde mejorar.

Xbox Series X: prestaciones

Xbox Series X

(Image credit: Future)
  • Tiempos de carga mucho más rápidos
  • Fácil expansión del almacenamiento
  • 4K / 60fps y admite hasta 120fps
  • HDR automático

Xbox Series X tiene un hardware muy potente que consiste en un procesador AMD Zen 2 de 3.8GHz, una GPU AMD RDNA 2 capaz de ofrecer 12 TFLOP, 16GB de memoria GDDR6 y un SSD NVMe personalizado de 1TB.

Ésta es la lista completa de especificaciones de Xbox Series X:

CPU: Zen 2 personalizado, 8 núcleos a 3,8 GHz (3,6 GHz con SMT)

GPU: RDNA 2 personalizado, 12 TFLOPS, 52 CU @ 1.825 GHz

Tamaño de la matriz: 360,45 mm2

Método de producción: 7 nm +

Memoria: 16 GB GDDR6 con bus 320b

Velocidad de memoria: 10GB @ 560GB / s, 6GB @ 336GB / s

Almacenamiento interno: SSD personalizado NVME de 1TB

Rendimiento de entrada y salida: 2,4 GB/s, 4,8 GB/s

Almacenamiento extra con bus SSD NVME: 1 TB extra

Almacenamiento adicional: compatible con USB 3.2 para HDD

Unidad óptica: 4K UHD Blu-ray

Rendimiento de video: 4K a 60 fps, hasta 120 fps

Pero ¿cómo se traducen estos valores en el rendimiento de los juegos?

Tiempos de carga muy cortos

Yakuza: Like a Dragon

(Image credit: Sega)

Primero, la Serie X tiene una unidad SSD NVME ultrarrápida. Hemos visto que los tiempos de carga disminuyen hasta en 10 segundos en comparación con Xbox One S. En algunos casos sólo araña unos segundos pero en otros es capaz de reducir a la mitad los tiempos de carga.

Para darte una idea del rendimiento, medimos cuánto tiempo toma resumir un juego haciendo clic en el botón "Continuar" de la pantalla del menú en Xbox One S y Xbox Series X. En "Ori and the Blind Forest" la carga fue tan rápida que apenas se notó, mientras que con "Sea of ​​Thieves" pasó de 100 segundos a sólo 35.

Eso con los títulos antiguos. Cuando se trata de títulos de nueva generación, hemos visto que los tiempos de carga son sólo de unos segundos. Por ejemplo: los cambios de distrito en “Yakuza: Like a Dragon” sólo toman 4,7 segundos.

4K a 120FPS 

The Falconeer

(Image credit: Wired Productions)

La GPU RDNA 2 de la Xbox Series X permite juegos de 4K a 60FPS, pero admite hasta 120 fotogramas por segundo.

Cómo llegar a 120 fps

Para poder disfrutar de la mejor experiencia de juego en la Xbox Series X conectamos la consola a un Samsung Smart TV Q80T QLED 4K HDR de 55 pulgadas, estableciendo el modo de juego y configurando los ajustes de la consola para usar la resolución 4K UHD a 120 fps. Esto sólo se puede hacer usando una conexión HDMI 2.1.

La conexión HDMI 2.1 no es estrictamente obligatoria si sólo quieres jugar a 4K con 60fps, más que suficiente para todo el mundo. Es una experiencia fluida con gráficos impresionantes. Sólo es necesario utilizar un televisor 4K para utilizar la resolución más alta disponible. Jugar a 120 fps en juegos como "The Falconeer" es una experiencia muy fluida pero necesitas rebajar la resolución a 1080p para no perder fotogramas.

El modo multi-jugador de juegos como “Gears 5” permite que la consola funcione a 4K y 120 fps, gracias a la optimización para Xbox Series X, y ofrece mayor calidad y fluidez que la anterior Xbox One. Si te gustan los juegos multijugador competitivos de ritmo rápido, verás una diferencia increíble con la familia Xbox One.

Para habilitar el modo 120 fps, simplemente pulsa en la configuración de audio y video. Es una operación bastante sencilla, pero te recordamos que no todos los juegos te permiten usar una velocidad de 120 fps. En el momento de escribir estas líneas hay muy pocos juegos que lo permitan, incluidos los mencionados anteriormente. Call of Duty Black Ops: Cold War, Halo Infinite multijugador y otros tendrán soporte 120 fps en el futuro.

Auto HDR

Sea of Thieves

(Image credit: Rare)

Al igual que la Xbox One, la Serie X te permite calibrar tu televisor HDR para jugar. Te recomendamos que configure la función después de instalar la consola, ya que esta operación te garantiza un equilibrio de contraste correcto y una representación visual óptima.

En nuestro análisis pudimos comprobar que el HDR también ofrece una mejora visual más que notable en títulos antiguos cuando juegas en la Serie X.

Almacenamiento

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)

El SSD NVMe de 1 TB ofrece 802GB de espacio de almacenamiento utilizable. Los 198GB restantes están reservados para el sistema operativo Xbox y los archivos del sistema. Pudimos descargar 18 juegos de varios tamaños antes de tener que usar la expansión de almacenamiento.

El espacio es abundante pero, de todas formas, te recomendamos que compres una tarjeta de expansión para aprovechar al máximo las funciones como Quick Resume y la avalancha de títulos disponibles a través de Xbox Game Pass.

También porque es muy probable que los juegos que sean verdaderamente de nueva generación requerirán mucho más espacio porque serán mucho más complejos.

Junto con la consola pudimos probar la tarjeta de expansión de 1TB de Seagate para Xbox Series X. No es un accesorio barato — su precio ronda los $200 — pero es muy fácil de instalar: basta con insertar el cartucho en la parte posterior de la consola para usar el espacio adicional. Cuando la consola detecta que se ha agotado su capacidad de almacenamiento interno, pregunta al usuario si quiere instalar la tarjeta, ofreciendo además una opción para liberar espacio eliminando juegos instalados.

Si la tarjeta de expansión te parece demasiado cara, siempre puedes conectar un disco duro externo o SSD a través del puerto USB 3.1 de la consola. Sin embargo, en este caso, sólo podrás jugar a títulos de la Xbox One o consolas anteriores. Puedes almacenar juegos de Xbox Series X en un HDD o SSD externo conectado por USB pero no podrás reproducirlos. Sólo puedes jugar a estos títulos con el SSD NVMe o el cartucho de Seagate.

La forma en que se instalan las unidades de disco externas no ha cambiado desde la Xbox One: conectas el dispositivo a uno de los puertos USB y la Xbox lo detectará automáticamente. Si necesita formatearlo, te pedirá tu autorización. Es una solución plug-and-play que funciona exactamente según lo previsto.

Lo bueno del sistema de almacenamiento de la Xbox Series X es que si instalas o desinstalas juegos, puedes elegir ciertas partes del juego para instalar en vez de realizar una instalación completa. Por ejemplo, puedes descargar la parte multijugador de Doom Eternal pero no el modo campaña o viceversa. Tenemos curiosidad por saber cuántos juegos admitirán esta función porque es realmente fantástica.

Xbox Series X: el controlador

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)
  • Familiar y al mismo tiempo diferente
  • Funciona con todo tipo de dispositivos
  • Texturas táctiles mejoradas y diseño retocado.
  • Hay un nuevo botón para compartir fotos y videos.

El controlador Xbox Series X ofrece una sensación que es familiar y a la vez diferente. Con una nueva textura en relieve y cambios menores en la línea del chasis, el nuevo gamepad asegura una experiencia más ergonómica y cómoda.

A primera vista, el controlador de la Xbox Series X no parece un gran paso adelante de su predecesor: la forma es muy similar y el diseño de los botones es, para bien o para mal, el mismo desde los días de Xbox 360. Echando un vistazo más de cerca, en cambio, puedes notar los pequeños pero grandes cambios que Microsoft ha implementando.

En primer lugar, el nuevo controlador tiene una textura mate en sintonía con la superficie de la Xbox Series X. El efecto visual es agradable en general pero también tiene los mismos inconvenientes: los dedazos se quedan marcados y los pequeños arañazos son particularmente evidentes, así que olvídate de volver a tener un gamepad en perfecto estado en unos años (aunque el controlador también está disponible en otros colores que podrían mitigar este efecto tan antiestético).

Pero esto no es un gran problema y, en general, el controlador Xbox Series X sigue siendo un gamepad premium en todos los sentidos. Su textura está presente en sus mangos y panza, algo que ofrece un agarre más firme.

Además, aunque el controlador es del mismo tamaño que su predecesor, los disparadores se han redondeado y se han reducido unos pocos milímetros para que  sea menos voluminoso. Si tienes manos pequeñas y no te parecía cómodo el controlador de la Xbox One, éste te gustará más.

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)

Una de las principales novedades del gamepad es el botón para compartir videos y fotos de los juegos el nuevo D-pad híbrido. 

El botón de compartir te permite capturar capturas de pantalla con una pequeña pulsación y vídeo con una más larga. Las grabaciones son de 15 segundos por defecto pero el tiempo se puede ampliar a voluntad. Aunque esto no es una gran noticia (ya estaba presente en PlayStation 4 hace siete años) es bienvenido en la Series X.

El nuevo D-pad híbrido, por otro lado, está a medio camino entre el gamepad tradicional de la Xbox One y la versión Elite. La forma, de hecho, es la del clásico D-pad pero con la integración de un disco debajo que hace que usarlo sea más cómodo.

El resto del controlador de la Xbox Series X es lo mismo que el anterior: también tiene la salida del conector de audio, el puerto USB y el botón de sincronización. Incluso los botones frontales, excepto el de compartir, se han mantenido iguales.

Más allá del diseño, el controlador Xbox Series X tiene mejor capacidad de respuesta. El mérito probablemente se deba a las tecnologías implementadas por Microsoft en la Xbox Series X para reducir la latencia. La conexión del gamepad con otras máquinas como la Xbox One o el iPhone 11 también es particularmente rápida.

El controlador no está equipado con batería integrada. El controlador funciona con baterías clásicas y recargables.

Xbox Series X: prestaciones y funciones

Xbox Series X

(Image credit: TechRadar)
  • Quick Resume te permite saltar de juego al instante
  • Compatibilidad casi total con juegos y accesorios antiguos
  • Reproductor de Blu-ray 4K UHD
  • Dolby Atmos y DTS
  • Más aplicaciones de streaming
  • Smart Delivery ofrece una gran experiencia para usuarios que actualicen
  • La app Xbox (beta) facilita la administración remota de la consola

Xbox Series X tiene muchas funciones útiles y pequeñas mejoras que hacen que la experiencia de la consola sea enormemente más placentera que la anterior. El hecho de que exista un reproductor óptico y que las principales plataformas de streaming — tanto de video como de música — sean compatibles con la Xbox Series X convierte a la consola de Microsoft en un excelente dispositivo multimedia.

Quick Resume

Gears Tactics

(Image credit: The Coalition)

Probablemente una de las características más interesantes de la Xbox Series X es Quick Resume, que te permite reanudar casi instantáneamente un juego desde donde lo dejaste. En tan solo unos segundos puedes continuar un juego como si nunca hubieras apagado la consola y sin tener que esperar a las pantallas de carga. Esto se aplica no sólo al arrancar un juego desde la pantalla de inicio, sino también a la transición entre un título y otro.

Durante nuestra prueba de la consola pudimos pasar de un juego a otro en cuestión de segundos. Por ejemplo, en tan solo 11,4 segundos pasamos de asumir el papel de Alan Wake, del juego de Xbox 360 del mismo nombre, a interpretar a Alyson Ronan, una de las gemelas protagonistas de la reciente aventura gráfica Tell Me Why. Para hacer esto, simplemente presionas el botón de inicio en el controlador y seleccionas otro juego de la interfaz. Otro ejemplo: resumir Dime sólo tardó 2.7 segundos.

Microsoft ha afirmado que no existe un límite real para los títulos que se pueden dejar en espera pero hemos comprobado que cuando se alcanza la cifra de cuatro, la consola empieza a renquear. Después de este número, de hecho, en algunos casos el juego tuvo que reiniciarse.

Como era de esperar, Quick Resume funciona de manera diferente en el caso de  juegos multijugador. Cuando juegas a títulos como Sea of ​​Thieves y decides cambiar a otro juego en medio de una partida, tu jugador se sale de la partida y, al resumir, vuelves a la pantalla principal. Es un comportamiento lógico porque los otros jugadores no se van a quedar sentados esperando a que vuelvas.

Retrocompatibilidad

Alan Wake

(Image credit: Remedy Entertainment)

Sin duda, una de las mejores cosas de Xbox Series X es la compatibilidad con versiones anteriores. La consola es compatible con más de 1000 juegos para modelos anteriores de la Xbox. Será difícil encontrar un juego antiguo en tu biblioteca que no sea compatible con la Serie X.

Hemos notado que los títulos "antiguos" se cargan más rápido y son mejores en todos los aspectos. No pierden fotogramas y mejoran el aspecto visual, lo que hace que los títulos más antiguos sean muy agradables de jugar a pesar de que los gráficos no sean de última generación.

La compatibilidad con versiones anteriores también se extiende a los accesorios de Xbox. Pudimos conectar el antiguo controlador inalámbrico de la Xbox con facilidad, así como los auriculares.

Cualquier accesorio aprobado para Xbox One se conecta fácilmente a Xbox Series X.

Smart Delivery 

Watch Dogs: Legion

(Image credit: Ubisoft)

Xbox Smart Delivery es un servicio que se creó para permitir a los jugadores acceder a la versión más avanzada disponible de un juego que soporte esta tecnología, independientemente de la consola que tengan en casa.

Esto también significa que pudimos acceder fácilmente a los títulos que teníamos disponibles para Xbox Series X desde nuestra Xbox One S sin tener que comprar dos versiones. Por ejemplo, jugamos a The Falconeer en Xbox Series X — la versión optimizada para la consola — y luego cambiamos a Xbox One S para continuar jugando donde lo dejamos, pero en una versión no optimizada.

El ahorro de dinero será notable al comprar la nueva consola. Aparte de que todos los juegos de Xbox One de nuestra biblioteca se pueden reproducir en Xbox Series X de forma mejorada, también podremos disfrutar de algunos de ellos en versión optimizada — disponibles de inmediato.

Streaming y multimedia

Netflix

(Image credit: Netflix)

La Serie X ofrece una amplia gama de funciones multimedia. 

Primero con un programa para ver contenido 4K / Blu-ray.

También hay varios servicios de streaming que incluyen Netflix, Amazon Prime Video, Disney Plus y todos los demás que ya están presentes en Xbox One, así como algunos extra añadidos recientemente como Apple TV y Sky Go. Por supuesto, todos estos servicios pueden aprovechar las capacidades 4K UHD, aunque necesitará una conexión bastante rápida para hacerlo y la suscripción adecuada en el caso de Netflix.

Microsoft ha prometido que seguirán agregando apps después del lanzamiento.

Dolby Vision

Gears 5

(Image credit: The Coaliton)

Microsoft es también el único fabricante de consolas de próxima generación que usa la tecnología Dolby Vision, un formato HDR que garantiza un contraste superior y una mayor precisión de color que la competencia. 

Puedes ver series y películas Dolby Vision en Netflix o usar 4K Blu-Ray con Dolby Vision, así como jugar a títulos con soporte Dolby Vision como Ori and the Will of the Wisps o Gears 5.

La ventaja sobre el estándar HDR10 es que admite 12 bits de color, algo que permite que la consola muestre más de 68,7 mil millones de colores — mucho más que el formato HDR de 10 bits. Por supuesto, para ver esta mejora en toda su gloria, necesitas un televisor con Dolby Vision.

DTS y Dolby Atmos 

Forza Horizon 4

(Image credit: Playground Games)

La configuración de los auriculares Xbox Series X por defecto es Windows Sonic, como en Xbox One. Pero con Xbox Series X también puedes conectar auriculares compatibles con Dolby Atmos y DTS. Sin embargo, tendrás que comprar una licencia por separado para escuchar el sonido con estos estándares, superiores al gratuito Sonic.

Windows Sonic, sin embargo, está bien para prácticamente cualquier persona excepto, quizás, para los aficionados más exigentes en términos de sonido. 

Dolby Atmos y DTS, por otro lado, ofrecen una experiencia de sonido tridimensional, que podría ayudarte a saber desde dónde te están disparando en un juego. Si juegas mucho a modos multijugador online, tal vez te merezca la pena comprar la licencia. Para Dolby Atmos, necesitarás un sistema de sonido envolvente o una barra de sonido compatibles.

Hay que señalar que estas funciones de audio solo funcionan si el juego que estás usando también es compatible con Dolby Atmos o DTS. Los juegos compatibles incluyen Gears 5, Forza Horizon 4 y Rise of The Tomb Raider.

Xbox App 

Xbox Series X

(Image credit: Microsoft)

En el momento de escribir estas líneas, la aplicación Xbox para iOS y Android todavía está en versión beta. Esta nueva versión ofrece más control que en el pasado: te permite administrar el espacio de almacenamiento en múltiples consolas (si tienes más de una), usar el chat de voz y compartir fácilmente clips de juegos y capturas de pantalla, tanto desde la consola como desde el PC. También te permite jugar de forma remota. 

La aplicación también se puede utilizar como control remoto para la consola, lo que puede resultar muy conveniente en cuando el mando está perdido entre los cojines del sofá.

En general, la nueva aplicación de Xbox parece una mejora notable con respecto a la anterior — más útil y fácil de usar.

Los juegos de la Xbox Series X

The Touryst

(Image credit: Shin'en Multimedia)
  • La línea de lanzamiento es decepcionante
  • Con Xbox Game Pass, hay toneladas de títulos disponibles
  • Muchos títulos compatibles con versiones anteriores

El catálogo de juegos de Xbox Series X es quizás el detalle que más nos ha decepcionado y la razón por la que no la damos una puntuación más alta.

Ninguno de sus títulos — incluidos Assassin's Creed Valhalla, Watch Dogs: Legion, Dirt 5 y Yakuza: like a Dragon — es exclusivo para Xbox Series X, aunque los usuarios de PS5 tendrán que esperar hasta 2021 para jugar a Yakuza.

De hecho, todos los juegos disponibles en Xbox Series X también están presentes en Xbox One — y muchos también en PS5 y para PC. Hay títulos que afirman ser exclusivos para Xbox Series X, como Gears 5, Forza Horizon 4 y Ori and the Will of the Wisps, pero en realidad también están disponibles para Xbox One.

Durante el tiempo que hemos estado jugando Xbox Series X, hemos podido probar la compatibilidad con juegos antiguos y algunos juegos optimizados para esta nueva generación. Sin embargo, algunos juegos optimizados de terceros aún no han llegado o tienen sus parches para Series X en camino, como en el caso de Watch Dogs: Legion, que llegará en el lanzamiento del 10 de noviembre.

Eso sí, nos gustaron los juegos. Mucho en algunos casos. La optimización de Gears 5 o Gears Tactics nos impresionó. Pero tampoco nos encontramos tan asombroso como para recomendarte que compres la Xbox Series X cuanto antes.

Al final, la realidad es que la lista de juegos de Xbox Series X no es muy emocionante. La presencia de Halo Infinite habría cambiado esto, pero este juego no saldrá hasta el 2021. Esperamos que Microsoft se mueva rápidamente para desarrollar su catálogo en los próximos meses.

Xbox Game Pass

Xbox Game Pass Ultimate

(Image credit: Microsoft)

Lo bueno en términos de disponibilidad de juegos es que los usuarios de Xbox Series X tendrán acceso a miles de juegos el mismo día del lanzamiento gracias a la compatibilidad con juegos antiguos. Si decides comprar Xbox Series X en el momento del lanzamiento, te recomendamos que te suscribas a Xbox Game Pass Ultimate porque vas a alucinar.

Xbox Game Pass Ultimate te brinda acceso instantáneo a cientos de juegos de Xbox One, incluyendo nuevos juegos. Y en términos económicos, la suscripción a Game Pass significa que no tendrás que comprar juegos nuevos a menos que no esté incluido en el servicio.

Xbox Series X: juegos optimizados

Xbox Series X

(Image credit: Microsoft)
Optimizado para Xbox Series X

Los juegos optimizados tienem un sello que dice Series X Optimized. En teoría, porque durante nuestro período de prueba no estaba disponible. Nos fue difícil entender qué juegos están optimizados para la nueva consola desde la vista previa.

Hay una pequeña lista de juegos de Xbox One que se han optimizado para Xbox Series X. Estos son juegos que se han revisado para aprovechar las capacidades de la nueva consola. Y, al menos en algunos casos, es algo que se nota mucho.

Probamos algunos, incluidos Gears 5, Yakuza: Like a Dragon, The Falconeer y Dirt 5, y descubrimos tiempos de carga ultrarrápidos, mayor estabilidad y detalles gráficos muy mejorados.

Por ejemplo, Gears 5 en Xbox Series X tiene raytracing y puede ejecutarse en 4K a 60FPS, lo que hace que se vea mucho mejor. También tiene una carga más rápida. El juego es más inmersivo, gracias a una velocidad de rendering más estable y sin pausas para cargar. La diferencia es aún más notable en el modo multijugador, donde puedes llegar a 4K a 120FPS. El resultado es un juego increíblemente fluido y con mucha menor latencia en el control, aspectos críticos para juegos online. La compatibilidad con Dolby Atmos es también impresionante y resalta las buenas cualidades de Xbox Series X.

¿Merece la pena comprar Xbox Series X?

Xbox Series X

(Image credit: Future)

Cómpratela si...

Quieres tiempos de carga mínimos y un juego fluido

El SSD ultrarrápido de la Xbox Series X reduce drásticamente los tiempos de carga de los juegos nuevos y antiguos, mientras que la GPU personalizada basada en RDNA 2 te permite alcanzar 4K / 60 fps (aunque puedes llegar hasta 120 fps). En la Xbox Series no tendrás que sacrificar detalle para llegar a esa velocidad.

Quieres una experiencia multimedia audiovisual excelente

El reproductor de Blu-ray 4K integrado, el acceso a muchos servicios de streaming y la compatibilidad con Dolby Atmos y Dolby Vision hacen de la Xbox Series X el dispositivo perfecto para cualquiera que busque un sistema de entretenimiento doméstico completo — además de una consola de gama alta.

No quieres renunciar a los juegos y accesorios antiguos de Xbox

Xbox Series X es retro-compatible con cuatro generaciones de juegos de Xbox, lo que significa que no tienes que preocuparte de que tus juegos antiguos no se ejecuten en tu nueva máquina. Hay más de 1,000 juegos retrocompatibles con Xbox Series X en el momento del lanzamiento, y lo mismo ocurre con la mayoría de accesorios de Xbox One. La función Smart Delivery también te permite cambiar de la consola antigua a la nueva en un abrir y cerrar de ojos.

Quieres más control sobre la memoria disponible

Con la capacidad de decidir qué partes de los juegos quieres instalar — a través de la consola o la aplicación —  administrar el espacio disponible nunca ha sido tan fácil en ninguna consola. Además, aunque es cara, la expansión de Seagate es realmente una forma muy sencilla de obtener más espacio a la máxima velocidad.

Xbox Series X

(Image credit: Future)

No la compres si...

Quieres un catálogo con juegos exclusivos

El catálogo de Xbox Series X en el lanzamiento deja algo que desear, ya que se compone principalmente de títulos optimizados de Xbox One y títulos que ya están disponibles en otras plataformas. La biblioteca crecerá, pero no es el mejor estreno.

No planeas comprar un televisor 4K

Xbox Series X ofrece tiempos de carga reducidos y muchas otras cualidades, pero sin un televisor 4K no podrás sacarle el mayor juego posible. Tendrá que ser un televisor con al menos un puerto HDMI 2.1 si quieres alcanzar los 120 FPS.