Skip to main content

Análisis Sony A1

Una cámara tan asombrosa como su precio

Sony A1
(Image: © Future)

Nuestro veredicto

La Sony A1 es una cámara realmente extraordinaria que cubre casi todos los nichos fotográficos gracias a su sensor de alta resolución, un disparo en ráfaga vertiginoso, el AF ultrarrápido, una conectividad profesional y grabación de vídeo raw en 8K. Es una cámara impresionante con una calidad de imagen inmejorable, pero con un precio que la pone fuera del alcance de la mayoría de los fotógrafos.

A favor

  • Captura detalles increíbles
  • AF rapidísimo
  • Disparo en ráfaga superrápido
  • Rara combinación de velocidad y resolución

En contra

  • Prohibitivamente cara
  • Excesiva para la mayoría de fotógrafos
  • Un sistema de menús complicado

Análisis de la Sony A1 en dos minutos

La Sony A1 es el equivalente a una cámara "flexible". Una rara mezcla de velocidad, fotos de alta resolución y vídeo en 8K que pretende ser la cámara sin espejo definitiva. Es el buque insignia indiscutible de Sony, con un precio tan galáctico como sus prestaciones y rendimiento.

Su principal argumento de venta es que probablemente sea la cámara profesional más versátil jamás fabricada. La A1 — o Alpha 1 — es igualmente increíble en un estudio que en la banda de un evento deportivo profesional. También para fotografiar famoso que para capturar animales en la selva. O para filmar una película en un plató de Hollywood.

El competidor más cercano a la Sony A1 es la Canon EOS R5, que también graba vídeo en 8K. 

Pero la Alpha 1 supera a la R5 en múltiples áreas. Por ejemplo, la tasa de fotogramas continuos de la A1 es de 30 fps frente a los 20 fps de la R5. La resolución es de 50,1MP frente a 45MP. Sin embargo, siendo realistas, es probable que ninguna de las dos cámaras atraiga a los fotógrafos y videógrafos que hayan invertido dinero en lentes de uno de los dos sistemas.

El único problema de la Sony A1 es su precio. Sólo el cuerpo cuesta 6.500 dólares. Es una cámara extremadamente cara. Por ejemplo, si sólo necesitas fotos de alta resolución, puedes optar por la Sony A7R IV de 61MP. O si lo que necesitas es velocidad y conectividad profesional, la Sony A9 II de 24,2MP "sólo" cuesta 4.500 dólares y ofrece velocidades de disparo continuo de hasta 20 fps. 

Por otro lado, no podrás grabar vídeo en 8K con esas cámaras y la Sony F65 Cinema Camera cuesta una cantidad similar a la A1, pero es una cámara mucho más grande y especializada. 

Pero si tu trabajo abarca una gran cantidad de escenarios y necesitas tanto alta velocidad y alta resolución, la Sony A1 podría ser la solución de un solo cuerpo para ti.

Fecha de lanzamiento y precio

  • Disponible a partir de finales de marzo por 6.500 dólares (sólo el cuerpo)
  • Esto la hace más cara que algunas cámaras de formato medio
  • Cámaras especializadas como la Sony A7R IV o la Fujifilm GFX100S ofrecen una mejor relación calidad-precio

Anunciada en enero de 2021, la Sony A1 saldrá a la venta a finales de marzo. La puedes comprar ya con pedidos anticipados disponibles en varios minoristas. 

Es probable que su elevado precio haga que la Alpha 1 sea una cámara de nicho a pesar de ofrecer prestaciones que la hacen adecuada para fotografiar prácticamente cualquier tema fotográfico concebible. Y eso incluso antes de tener en cuenta las características de vídeo raw en resolución 8K y 4K.

Sony A1

(Image credit: Future)

Con un precio de 6.500 dólares sólo por el cuerpo base, esta cámara es una inversión importante que algunos profesionales tendrán dificultades para justificar. El precio se acerca al de las cámaras de formato medio a pesar de que "sólo" es una cámara full frame equivalente al film de 35 mm. 

Comparado con otras cámaras especializadas, la Sony A1 pierde algunos puntos. 

Por ejemplo, para los fotógrafos de paisajes y retratos, la Fujifilm GFX100S cuesta 5.999 dólares y ofrece algo más del doble de resolución con un sensor 1,7 veces mayor. Sin embargo, la Sony A1 gana en capacidad de disparo. 

Por eso, para los fotógrafos que tratan una amplia variedad de temas, la Alpha 1 es una propuesta muy atractiva a pesar de su elevado precio.

Prestaciones

  • El sensor full frame de 50,1MP produce una calidad de imagen increíble
  • Los procesadores duales Bionz XR permiten disparo continuo de 30fps
  • Graba vídeo 8K/30p y 4K/120p con profundidad de color de 10 bits

En el corazón de cualquier cámara están el sensor y el procesador responsables de sus prestaciones. La Sony A1 es un cruce hipervitaminado entre una Sony A9 II y una Sony A7R IV. Su sensor full frame CMOS Exmor R BSI de 50,1 megapixel está controlado por los procesadores de imagen duales Bionz XR. La combinación proporciona una calidad de imagen y una velocidad increíbles. 

La cámara no sólo ofrece imágenes ricas en detalles, sino que también permite disparar hasta 30fps con un búfer que puede capturar hasta 155 archivos RAW comprimidos o 165 JPEG con el obturador electrónico. Durante las pruebas pudimos capturar unas 67 imágenes por ráfaga con RAW sin comprimir.

Esta combinación de elementos también permite grabar vídeo 8K a 30fps en 4:2:0 de 10 bits y 4K a 120/60fps en 4:2:2 de 10 bits. También grabando en múltiples formatos raw incluyendo S-Cinetone y S-Log3. Este último proporciona más de 15 stops de rango dinámico. La inclusión de S-Gamut3 y S-Gamut3.Cine también permite equiparar su metraje con algunas de las cámaras de cine y videocámaras profesionales de Sony. 

Además, hay una salida de 16 bits en bruto para grabadoras externas a través de HDMI.

Sony A1

(Image credit: Future)

No es frecuente oír hablar mucho del obturador de una cámara, pero no podemos evitarlo: el obturador mecánico de doble accionamiento de la Alpha 1 es una maravilla. 

Ofrece tanto el disparo estándar como silencioso, aunque cuando no se utiliza la opción silenciosa el obturador es muy silencioso, lo que es fantástico para retratos, eventos y fotos de vida salvaje. El obturador electrónico es, como era de esperar, silencioso y sin vibraciones.

Para fotógrafos que utilizan flash, la velocidad de sincronización del obturador mecánico es de 1/400 segundos. Esto es fantástico para la fotografía de alta velocidad y ofrece posibilidades creativas para fotógrafos de retratos. Cuando se dispara con el obturador electrónico, la velocidad de sincronización es de 1/200 segundos — una novedad en las cámaras de la serie A de Sony. 

Y a pesar de esta velocidad y resolución extremas, la Sony A1 ofrece un rango dinámico de 15 pasos para las fotografías y más de 15 pasos para el vídeo. Combinados con la estabilización óptica de cinco ejes (IBIS) en el cuerpo — que le proporciona una ventaja de 5,5 paradas en la velocidad de obturación — y los ajustes de ISO disponibles — de 100 a 32000 — en el rango estándar y de ISO 50 a ISO 102400 en el rango ampliado, la Sony Alpha 1 puede disparar incluso en las condiciones más difíciles.

Diseño, construcción y manejo

  • Se parece mucho a la Sony A9 II
  • El increíble EVF OLED de 9,44 millones de puntos compensa la pantalla media
  • Afirma que se ha mejorado la estanqueidad a la intemperie en comparación con las series Sony A7 y A9

Si le quitamos la marca, la A1 se parece mucho a la Sony A9 II. Esto es algo bueno, porque esa cámara tiene un diseño excelente.

La A1 cuenta con los mismos diales de autoenfoque y modo en el lado izquierdo de su parte superior. En los modelos A7, estos controles están escondidos en los menús, pero estos diales permiten cambiar estos ajustes de forma rápida y sencilla.

Al tacto, la cámara es muy parecida a otros cuerpos sin espejo full frame de Sony. Utiliza la misma batería NP-FZ100 que los nuevos modelos Sony Alpha de los últimos dos años, así que la cámara encajará perfectamente si tienes kits de Sony existentes. 

El peso completo es de 737 gramos con la tarjeta de memoria y la batería, por lo que la A1 es cómoda de sostener con objetivos estándar. Cuando utilizas teleobjetivos más grandes, una empuñadura con batería proporciona un mejor equilibrio entre la cámara y el objetivo para mantener la comodidad.

Sony A1

(Image credit: Future)

Como decimos, la disposición de los botones y diales de la cámara es prácticamente idéntica a la de la A9 II. 

A la derecha, en la parte posterior de la empuñadura, están las ranuras para las tarjetas de memoria detrás de un portillo que se abre para revelar dos ranuras compatibles con tarjetas de memoria SD y CFexpress Tipo A. Esto significa que no tienes que invertir en nuevas tarjetas de memoria.

Hacia la izquierda hay conexiones escondidas detrás de cuatro pestañas: micrófono, auriculares, sincronización con el flash, HDMI, USB-C, un puerto multi-USB y Ethernet 1000BASE-T que ofrece una conectividad ultrarrápida. 

Esto se une a la conectividad Bluetooth 5.0 y WiFi de doble banda. Todas estas conexiones demuestran que esta cámara está diseñada para transferir imágenes  fácilmente dentro de cualquier flujo de trabajo profesional de alta velocidad. 

Sony A1

(Image credit: Future)

La pantalla LCD de la parte trasera es correcta: con una resolución de 1,44 millones de puntos (800 x 600 píxeles) no es la más nítida. Sin embargo, el visor electrónico OLED Quad-XGA de 9,44 millones de puntos lo compensa con creces, entre otras cosas porque cuenta con una frecuencia de refresco de 240 fps. 

Al ser una cámara profesional dirigida en parte a los fotógrafos de deportes y vida salvaje, tiene mucho más sentido que Sony se haya concentrado en la calidad del visor electrónico, ya que éste se utilizará mucho más que la pantalla LCD.

Rendimiento y autofocus

  • Sistema de autoenfoque híbrido increíblemente potente — cubre el 92% del sensor
  • Modos AF en tiempo real para personas, animales y aves
  • El complicado sistema de menús de Sony sigue siendo una desventaja

La A1 nunca se queda atrás y es más que capaz de cubrir cualquier entorno de disparo: vida salvaje, deporte, retratos, paisajes o cualquier otra cosa. La cámara es rápida en varias áreas pero el sistema de autofocus se lleva la palma: es increíblemente potente.

La A1 cuenta con un AF híbrido de 759 puntos que cubre el 92% del sensor, por lo que puede colocar un punto o varios puntos de enfoque activos en casi cualquier posición del visor. Los puntos de detección de fase de su sistema de AF de alta densidad proporcionan un enfoque automático fiable en las situaciones más difíciles.

Sony A1

(Image credit: Future)

Sony dice que el sensor de enfoque realiza 120 cálculos de AF/AE por segundo — el doble de velocidad que la Sony A9 II. 

Esto hace que la A1 pueda enfocar sin problemas en situaciones complicadas. Además también proporciona un AF Ocular en tiempo real para personas, animales y aves. Para estos últimos, los algoritmos de inteligencia artificial mantienen el seguimiento del pájaro incluso cuando se mueve rápidamente o cambia la composición de la toma.

En la práctica, el autoenfoque y el seguimiento del AF son realmente increíbles aunque no es necesariamente mejor que sus rivales en todas las situaciones. 

Cuando la probamos en un estudio con sólo luces de modelado en los cabezales de flash encendidos para el enfoque — además de un filtro ND de tres pasos en el objetivo para permitir disparar a f/2,8 con flash — la A1 no se comportó mejor que otras cámaras Sony full frame de la serie A. No fue una prueba científica y es una situación de disparo increíblemente difícil para la mayoría de las cámaras, pero dadas las impresionantes credenciales de alta velocidad de la A1 y su impresionante AF, esperábamos algo mejor.

Sony A1

(Image credit: Future)

El sistema de menús de las cámaras de la serie A de Sony sigue igual de malo que siempre. Durante mucho tiempo ha sido el gran punto criticable de sus cámaras por su compleja enormidad y porque los ajustes no siempre están donde te esperas que estén. Usarlo sigue representando una dura curva de aprendizaje. 

La A1 utiliza el mismo menú que la Sony A7S III, que ofrece secciones codificadas por colores en un intento de mejorar la navegación.

Sony A1

(Image credit: Future)

Desgraciadamente, este código de colores no influye en la facilidad de uso porque este nuevo menú se sitúa verticalmente en una pantalla de formato horizontal. El resultado es que todo es más pequeño y difícil de ver.

Esto hace que los menús, notoriamente cavernosos y difíciles de navegar, sean aún más difíciles de usar. Resulta muy negativo especialmente en una cámara que se distingue por su rapidez. Es un paso atrás con respecto al antiguo menú que ya era suficientemente malo.

Calidad de imagen

  • El sensor captura una cantidad increíble de detalles
  • Impresionante rendimiento ISO, con ISO 12800 funcional
  • Los modos de vídeo 8K y 4K/120p ofrecen una gran flexibilidad a cineastas

En lo que respecta a la calidad de imagen, la A1 no decepciona. El sensor CMOS stacked de 50,1MP captura una cantidad increíble de detalles. Por no hablar de los 15 pasos de rango dinámico y el excelente manejo del ruido cuando usas valores ISO altos, algo que contribuye a la excelente calidad de imagen.

Imagen 1 de 3

Sony A1

Para probar el rango dinámico del Sony A1, tomamos esta exposición medida y la comparamos con... (Image credit: Future)
Imagen 2 de 3

Sony A1

...una versión que estaba tres veces subexpuesta. Seguido por... (Image credit: Future)
Imagen 3 de 3

Sony A1

...una toma que estaba tres paradas sobreexpuesta. Cuando se corrigieron en Adobe Camera Raw, esta toma tuvo problemas para retener los detalles de las luces. (Image credit: Future)

Para probar el rango dinámico, tomamos imágenes con la exposición medida por la cámara, así como subexpuestas y sobreexpuestas en tres puntos. 

Las imágenes subexpuestas y sobreexpuestas se corrigieron con tres pasos de exposición en Adobe Camera Raw. Los resultados fueron los esperados, a pesar del increíble rango dinámico de 15 pasos.

Sony A1

(Image credit: Future)

Con la exposición subexpuesta y la exposición con medición de la cámara, los detalles de las zonas claras se mantienen en el cielo. Con la toma sobreexpuesta, una vez corregida, el cielo simplemente se convierte en un gris turbio sin detalles. 

Esto es de esperar porque cuando las zonas claras están sobreexpuestas no se graban datos. Sin embargo, los datos de las luces en la exposición medida y en la toma subexpuesta permanecen intactos, por lo que el detalle sigue estando disponible.

Imagen 1 de 11

Sony A1

Aquí puedes ver nuestras pruebas de ISO - con esta foto tomada a ISO 100... (Image credit: Future)
Imagen 2 de 11

Sony A1

ISO 200 (Image credit: Future)
Imagen 3 de 11

Sony A1

ISO 400 (Image credit: Future)
Imagen 4 de 11

Sony A1

ISO 800 (Image credit: Future)
Imagen 5 de 11

Sony A1

ISO 1600 (Image credit: Future)
Imagen 6 de 11

Sony A1

ISO 3200 (Image credit: Future)
Imagen 7 de 11

Sony A1

ISO 6400 (Image credit: Future)
Imagen 8 de 11

Sony A1

ISO 12800 (Image credit: Future)
Imagen 9 de 11

Sony A1

ISO 25600 (Image credit: Future)
Imagen 10 de 11

Sony A1

ISO 51200 (Image credit: Future)
Imagen 11 de 11

Sony A1

And finally, ISO 102400. (Image credit: Future)

En términos de ISO, el ruido es prácticamente indetectable hasta ISO 3200. De hecho, incluso el ISO 12800 sigue resultando en imágenes aceptables. 

Más allá de este ajuste, el valor ISO 25.600 es casi utilizable, pero en los ajustes más altos hay altos niveles de ruido de croma (color) y luminosidad (grano). 

Sin embargo, estos ajustes tan altos son útiles para los fotógrafos de prensa, para los que conseguir la toma puede ser más importante que el ruido ISO. Los fotógrafos de deportes y de vida salvaje conseguirán los mejores resultados permaneciendo alrededor y por debajo de ISO 12.800.

La calidad de vídeo es, como cabía esperar, igualmente impresionante. Las capacidades de ISO alto son perfectas también para el vídeo.

Y aunque, en el momento de escribir estas líneas, hay pocas aplicaciones de vídeo 8K para el consumidor, en los flujos de trabajo profesionales la cosa es diferente. Los videógrafos y cineastas profesionales graban en 8K por dos motivos: uno, para prepararse para el futuro. Dos, para aprovechar la mayor calidad de imagen que se puede conseguir grabando a una resolución más alta para después reducir el tamaño del material a la resolución de salida final.

Consejo de compra

Sony A1

(Image credit: Future)

Compra la Sony A1 si...

El dinero no es problema

Si eres profesional y te apasiona la fotografía, la Sony A1 no te decepcionará. La calidad de imagen, la velocidad de disparo, la velocidad del AF, la fantástica respuesta a niveles ISO altos y su resistencia a las inclemencias climáticas te permitirán fotografiar en casi cualquier situación.

Fotografías una amplia gama de temas

Si eres un fotógrafo profesional que hace de todo, desde deportes a retratos de estudio, esta cámara es más que capaz de cubrirlo todo. Además, el Wi-Fi de banda doble de 5GHz y la Ethernet 1000BASE-T son perfectos para fotógrafos de agencias y prensa.

Necesitas vídeo en 8K

Si eres un usuario con una inversión en lentes Sony y necesitas grabar en 8K a 30fps o 4K a 120fps, la A1 es exactamente lo que necesitas. La cámara te proporcionará la experiencia de disparo a la que estás acostumbrado funcionará con todos tus objetivos.

No compres la Sony A1 si...

Sólo disparas paisajes o retratos

Si principalmente disparas retratos o paisajes, compra la Sony A7R IV, que cuenta con una resolución ligeramente superior pero es considerablemente más barata. También puedes comprar la cámara de formato medio Fujifilm GFX100S.

Estás pasando de APS-C a full-frame

Si hasta ahora has disparado con una cámara APS-C, la Sony A1 te quedará demasiado grande. Un modelo mucho más adecuado y muy capaz es la Sony A7 III (ten en cuenta que se rumorea una Sony A7 IV para 2021).

Sólo fotografías deportes

Si sólo fotografías deportes y no necesitas un sensor de 50,1MP, la Sony A9 II de 24,2 MP cuesta bastante menos que la A1. La velocidad de fotogramas de la A9 II es más lenta (20 fps) en comparación con los 30fps de la A1, pero muy pocos fotógrafos de deportes necesitan tantos fotógrafas por segundo.

James Abbott

James Abbott is a professional portrait and landscape photographer, and a freelance photography journalist producing words and pictures for the best photography magazines in the UK. James is also a qualified college lecturer and has taught photography and Photoshop to a wide range of age groups and situations including one-to-one, group and distance learning.