Skip to main content

La Xbox Series V es la Xbox Series X portátil que necesitamos

Concepto de consola Xbox Series X portátil
(Image credit: Roberto Serrano)

Obviamente, la Xbox Series V de la imagen no es real. De hecho, la idea de una consola Xbox al estilo de la Nintendo Switch, capaz de guardar y ejecutar sus propios juegos, es totalmente absurda a estas alturas. Pero lo que sí tiene sentido es una consola portátil diseñada exclusivamente para streaming de juegos por xCloud, con 5G y un precio de $199. Microsoft las vendería como rosquillas.

El render 3D — publicado en Twitter por Roberto Serrano — muestra un concepto de Xbox portátil muy tosco: un diseño viejuno que, presumiblemente, tendría una pantalla móvil como la de un laptop diminuto. La CPU y la GPU estarían alojadas en el ladrillo inferior junto con los controles. 

Concepto de Xbox Series X portátil

Concepto de Xbox Series X portátil (Image credit: Roberto Serrano)

Tal y como está ideada, esta Xbox Series V parece capaz de ejecutar juegos de forma autónoma — como lo hace una Switch o una PSP. Pero el resultado es una máquina que no sería práctica por dos motivos principales.

Primero, aunque Microsoft y AMD consiguieran miniaturizar la CPU y GPU de una Xbox Series S para poder meterlas en un formato portátil, una consola tan potente consumiría demasiada batería. Sería la nueva Atari Lynx, que comía baterías como Donald Trump come hamburguesas. El resultado sería una máquina demasiado gorda, sin autonomía y extremadamente incómoda para jugar.

Eso no significa que una Xbox portátil no tenga sentido. Al contrario. Desde un punto de vista estratégico, Microsoft necesita algo así. Esta consola encaja con su plan para estar en todas partes: igual que ofrece los mismos juegos sobre consolas Xbox y PC en casa, Microsoft ofrecería una consola portátil creada para su servicio de streaming de videojuegos xCloud

La clave está en la nube

Sería un dispositivo creado para aquellos gamers que no quieren recurrir a celulares y tabletas Android para jugar en cualquier parte con comodidad. Tanto celulares como tabletas ofrecen experiencias de juego deficientes en comparación a una consola dedicada como la Switch.

La clave para conseguirlo estaría en la nube: Microsoft podría diseñar una consola portátil optimizada para ofrecer la mejor experiencia móvil posible y disfrutar totalmente de títulos de la Xbox Series X y Xbox One. Una máquina conectada por conexión Wi-Fi o 5G a xCloud.

Básicamente, esta Xbox Series V sería una pantalla tonta que usara el hardware básico para poder hacer stream de juegos online. Todo en la consola — del controlador integrado a la gestión de la red a la variante del sistema operativo Android — estaría optimizado para el streaming, con mínima latencia y consumo de batería.

Y en lo que a diseño se refiere, no hay que reinventar la rueda. Esta teórica Xbox Series V sería básicamente una Nintendo Switch, un modelo ergonómico que ha sido un éxito rotundo porque ofrece una experiencia de usuario sencillamente excelente. 

El resultado sería algo parecido a lo que puedes ver sobre estas líneas: una Switch hackeada corriendo Android y Xbox Games Pass para poder jugar al Halo o cualquier otro juego en xCloud. 

De hecho, sería algo mucho mejor. Al ser una máquina creada exclusivamente para hacer streaming de juegos, podría ser más ligera, fina y menos potente que la Switch. Y el precio, sin necesidad de una gran cantidad de RAM, almacenamiento y memoria de vídeo — de hecho, no necesitaría ni GPU dedicada — podría estar fácilmente al nivel de la Switch Lite: $199. Bastaría un procesador ARM de bajo nivel que fuera capaz de llevar una pantalla de 1080p con conectividad 5G y Wi-Fi.

Alguno dirá que para qué hacer una consola dedicada cuando puedes usar un celular Android y un controlador conectado por Bluetooth o USB-C para acceder a los juegos de Project xCloud. Pero la realidad es que jugar así no es una experiencia óptima y, además, llevar un gamepad encima es un auténtico incordio. 

Una consola portátil diseñada específicamente para xCloud sería perfectal para aquellos que queremos una experiencia gaming tan potente como una Xbox Series X pero con la conveniencia de una Nintendo Switch — y sin ninguna de sus limitaciones.

Redmond, ponme dos.