Skip to main content

Una nueva actualización desastre de Windows 10 está rompiendo PCs

(Image credit: Halfpoint / Shutterstock)

A veces creo que deberíamos cambiar el nombre de TechRadar a "Desastres de Windows 10, cómo ver los Avengers y otras historias". De los primeros no hay mes que pase sin que no nos encontremos con algún problema gordo en una actualización. Esta vez es el parche lanzado el 13 de octubre el que está causando problemas serios a mucha gente.

Como informa Windows Latest, la última jornada del programa Patch Tuesday — que es como Taco Tuesday, pero sin tortilla ni cochinita pibil — ha sido un desastre. Microsoft lanzó dos actualizaciones de Windows 10: KB4579311 y KB4577671. Se suponía que estos dos parches iban a arreglar numerosas vulnerabilidades y bugs, pero parece que han generado más problemas de los que han causado.

Muchos usuarios se han etado quejando de los problemas en los foros de soporte de Microsoft, Reddit y otros sitios. Todavía no sabemos la extensión de este nuevo problema, pero lo cierto es Microsoft ha vuelto a lanzar otra actualización con problemas, algo que lleva repitiendo durante meses.

Los problemas de las actualizaciones Windows 10

Algunos usuarios afirman que las actualizaciones KB4579311 y KB4577671 de Windows 10 no pueden instalarse, mostrando mensajes de error. Un clásico.

Según Windows Latest, una solución para otras actualizaciones con errores similares era intentar volver a descargar la actualización. Pero esta vez el arrego no funciona.

Tampoco se puede utilizar la Media Creation Tool para volver a descargar manualmente la actualización, pero quizás esto cambie a finales de octubre.

Hasta entonces, deberás evitar que esta actualización intente instalarse, poniendo las actualizaciones automáticas en pausa en las preferencias del sistema.

Aparte de este incordio menor, hay problemas mucho más serios: PCs que experimentan pantalla azul de la muerte después de instalar la actualización, un Explorador de archivos que no responde, problemas con la impresión y — otra vez — la reproducción de audio.

En fin, parece que la pesadilla de las actualizaciones de Microsoft va para largo a pesar de las promesas de Microsoft.