Skip to main content

Trump firma la orden para acabar con TikTok

(Image credit: Future)

Donald Trump ha firmado dos órdenes ejecutivas para fusilar a TikTok y WeChat al amanecer, las populares aplicaciones de video y chat de las compañías chinas ByteDance y Tencent. 

Las órdenes prohiben cualquier “transacción” entre cualquier ciudadano de los Estados Unidos y las aplicaciones — aunque, como siempre en todo lo que hace el payaso mayor de la Casa Blanca — no tiene absolutamente ningún detalle ni explica cómo o por qué se quiere hacer esto, si es que se puede hacer.

Según estos documentos firmados el día 6 de agosto para cada aplicación, la prohibición entrará en efecto en 45 días. La excusa para prohibirlas es que tanto TikTok como WeChat son un peligro para la seguridad nacional y que deben tomarse “pasos para atajar esta emergencia nacional” mientras los Estados Unidos acaban de batir la marca de las 2000 muertes por día por Covid-19. 

Trump y su atajo de incompetentes maleantes argumentan que pueden hacer esta prohibición amparados por una ley llamada International Emergency Economic Powers Act, que permite que la Casa Blanca puedan realizar transacciones financieras con entidades extranjeras.

Pero la orden no clarifica cómo van a poner en práctica esta prohibición. No se sabe cómo afectará a las apps, a los usuarios norteamericanos que ahora mismo podrían estar obtienen dinero a través de sus publicaciones en estas plataformas o si Apple o Google se verán obligadas a borrar las apps de sus tiendas para iOS y Android en Estados Unidos.

La decisión del Ser Naranja sigue la estela de India, que prohibió el uso de TikTok y WeChat junto con otras 58 aplicaciones chinas en junio.

¿Qué hacen TikTok y WeChat?

TikTok es una red social para crear y compartir pequeños clips de vídeo con 2.000 millones de apps descargadas, 80 millones de usuario activos al mes en los Estados Unidos y que es increíblemente popular entre los teens. Obviamente, un gran peligro para la seguridad nacional, igual que en su día fueron los comics y los videojuegos, que estaban diseñados para lavar el cerebro de la juventud según los políticos payasos de la época equivalentes a Trump y su banda.

WeChat también es una red social que se usa para mensajes y realizar pagos online entre personas. Tiene 1000 millones de usuarios a nivel mundial y, según la administración Trump, captura información de sus usuarios que posiblemente es usada por los chinos para espiarnos a todos. Ay, qué miedo.

Las órdenes son un ataque frontal a WeChat, TikTok y también al país asiático. Se supone que Microsoft está en negociociones para adquirir TikTok en USA o a niel mundial, así que esta orden puede afectar a esas conversaciones. Trump ya ha dicho que aprobaría la adquisición, momento en el cuál los vídeos de gatitos y gente bailando dejarían de ser un peligro para la seguridad nacional.

Lo curioso es que la orden sólo afecta a WeChat y TikTok pero no otras propiedades del dueño de TikTok, Tencent, según el reportero del LA Times Sam Dean:

Tencent es la compañía de videojuegos más grande del planeta y es la dueña del estudio estadounidense Riot Games, el desarrollador del gigantesco League of Legends, que sólo en 2018 ganó 1400 millones de dólares.

Tencent también ha invertido fuerte por todo el mundo en los últimos años. Por ejemplo, tiene el 40% de Epic Games — los desarrolladores de Fortnite y Unreal Engine — y un 5% en Blizzard y Ubisoft.

Estas compañías no han dicho esta boca es mía después de la controversia con Trump y sus gangsters. Microsoft tampoco ha comentado nada sobre TikTok.

Lo que está claro es que, el calificado como el peor presidente de la historia de los Estados Unidos por expertos e historiadores, parece que ha decidido que necesita una cortina de humo para tapar su incompetencia en la gestión del coronavirus que está destrozando de nuevo el país, su caída estrepitosa en las encuestas y los múltiples escándalos que le tienen atrapado. Y, una vez más, la china le ha tocado a los chinos.