Skip to main content

Returnal: la exclusiva de PS5 es extraña, brillante y Sony necesita más juegos así

Returnal
(Image credit: Sony)

Returnal es extraño. Brillante, pero indudablemente extraño. Es una clase magistral de mezcla de niveles siempre cambiantes y la presencia de la muerte continua de los juegos roguelikes y un shooter en tercera persona. Desde luego, no es el típico juego al que Sony nos tiene acostumbrados. Es otra cosa.

Returnal tiene muchas de las cosas que esperamos de los juegos de PlayStation: efectos visuales impresionantes, un fuerte elemento narrativo y el enfoque en un jugador. Pero es muy diferente de las aventuras de acción exclusivas de la PS4. Tanto que resulta sorprendente que Sony haya puesto algo tan descaradamente extraño en su lista de primeros lanzamientos exclusivos de PS5. 

Además, esta semana, Sony ha firmado una asociación exclusiva con un estudio formado por los antiguos desarrolladores de Halo y Destiny para hacer un nuevo juego multijugador de PS5. Parece que la compañía tiene una estrategia ambiciosa para la PS5. Da la sensación de que Sony está diversificando los tipos de juegos. Ya era hora.

Un soplo de aire fresco

Returnal

(Image credit: Sony)

Decir que Sony no se ha sumergido antes en las aguas de lo extraño no sería justo. Por ejemplo: la aventura atmosférica de Kojima Productions, Death Stranding, aterrizó en PS4 hace menos de dos años. Pero fue un caso atípico entre los grandes éxitos de Sony. Y, a todos los efectos, era un juego de acción con una narrativa. 

" Sin embargo, me sorprendió lo difícil y dinámico que es Returnal, y me sorprendió gratamente que Sony se haya arriesgado a publicarlo. El juego es un soplo de aire fresco".

Con la PS4 Sony tuvo éxito con una serie de exclusivas estándar aunque aclamadas por la crítica, como God of War, The Last of Us 2, Uncharted 4 y Marvel's Spider-Man. Aunque esos juegos tienen su propia personalidad, hay un formato fijo: aventura de acción con una narrativa para un jugador. 

Es una fórmula que funciona. Microsoft sin duda desearía tener tantas exclusivas de calidad comparable. Pero Sony no ha hecho mucho para desviarse del sota, caballo y rey de esos juegos salvo con en cosas como Bloodborne o el remake de Demon's Souls.

Así que cuando me metí en Returnal por primera vez, esperaba lo mismo de siempre: una aventura de acción con historia, aunque los trabajos previos del desarrollador Housemarque me hicieron imaginar algo más centrado en los disparos. Sin embargo, me sorprendió lo difícil y dinámico que es Returnal, y me sorprendió gratamente que Sony se haya arriesgado a publicarlo. El juego es un soplo de aire fresco.

Returnal te pone en la piel de la piloto espacial Selene después estrellar su nave, Helios, en un planeta alienígena llamado Atropos. Atropos está atrapado en un bucle temporal, lo que significa que, cada vez que Selene muere comienza un nuevo ciclo de vida que se inicia en el mismo lugar y momento del accidente. Equipada con un traje de alta tecnología, Selene se dispone a luchar para atravesar Atropos y romper el bucle que la permitirá escapar del planeta.

Pero Selene no tiene que recorrer el mismo mapa una y otra vez, sino que con cada ciclo de muerte y vida, el mundo cambia. Cada uno de los seis biomas del planeta está formado por habitáculos — como las mazmorras — pero, cuando el ciclo se reinicia, el orden y los enemigos que las habitan cambia. 

Es la primera vez que vemos a Sony dar tanto protagonismo a un juego así. Y, por lo que hemos jugado hasta ahora, merece la pena. Returnal se beneficia de su envolvente narrativa y de sus cautivadores entornos llenos de extrañas criaturas. Y además, al ser siempre cambiante, mantiene la frescura del juego de ciclo en ciclo. Es un concepto que en teoría debería ser exasperante — y a veces lo es — pero sobre todo te mantiene motivado para seguir volviendo a por más.

Además, la PS5 es lo que realmente hace brillar a Returnal. El shooter futurista hace un uso excelente del SSD superrápido de PS5 para que tu inevitable muerte sea lo menos dolorosa posible. La implementación de las funciones de retroalimentación háptica y el disparo adaptativo del mando DualSense — especialmente cuando se combina con unos auriculares que permiten el audio espacial 3D de la PS5 — hace que la experiencia sea asombrosamente envolvente.

Returnal demuestra que Sony puede utilizar las capacidades de la PS5 al máximo y experimentar con diferentes géneros. Quizás sea sólo el principio de lo que está por venir.

Diversificarse o morir

PlayStation

(Image credit: Sony)

El jefe de Sony Interactive Entertainment, Jim Ryan, dijo en una reciente entrevista con el diario Nikkei que la compañía nipona ha estado invirtiendo "silenciosamente" en juegos first-party para PS5 para que tenga más exclusivas que sus predecesoras. "Hemos estado invirtiendo de forma silenciosa pero constante en juegos de alta calidad para PlayStation, y nos aseguraremos de que la generación de PS5 tenga más software dedicado que nunca", afirma Ryan.

La inversión silenciosa no es una gran sorpresa. En marzo Sony anunció Haven Entertainment Studios, un nuevo desarrollador fundado por la veterana del sector Jade Raymond que está trabajando en una nueva serie de juegos para PlayStation. Teniendo en cuenta los estudios en los que Raymond ha trabajado en el pasado — Motive, que hizo Star Wars: Battlefront 2, y Ubisoft Toronto — el anuncio tenía mucho sentido. 

A principios de esta semana, Sony también reveló que está trabajando con Firewalk Studios — fundado por antiguos desarrolladores de Destiny — en un nuevo proyecto multijugador AAA que será exclusivo de la consola PS5. 

Eso último es especialmente extraño porque Sony se ha mantenido hasta ahora al margen de la esfera multijugador online con sus títulos first-party. Su intento (aparentemente fallido) más reciente fue con Destruction Allstars, que desapareció rápidamente de nuestro radar tras ser retirado como título gratuito de PS Plus. 

En declaraciones a GamesIndustry.biz, el director de PlayStation Studios, Herman Hulst, apuntó que esa decisión puede parecer un cambio para la compañía. "Creo que los juegos que hacemos son tan distintos y diversos como pueden ser", afirma Hulst. "Desde Sackboy, pasando por Astro Bot y Dreams, hasta este tipo de juegos a los que te refieres, como The Last of Us Part 2 y Ghost of Tsushima. Puedes apostar que seguiremos haciendo estos juegos, porque son el corazón y el alma de lo que hacemos aquí en los estudios PlayStation. Pero al mismo tiempo, estamos tan comprometidos con la creación de estas experiencias de calidad como con la experimentación y la creación de nuevas ideas."

El enfoque de Sony, dice, no consiste simplemente en acaparar juegos de distintos géneros, sino crear una colección de juegos diversos y distintivos para PS5. "Estoy muy interesado en crear una serie de títulos diversos", continua Hurst. "En realidad, la forma en que vengan me interesa menos que el hecho de que sean diferenciados, diversos y distintivos".

Un aproximación diferente

The Last of Us 2

(Image credit: Sony/Naughty Dog)

En definitiva, parece que Sony está a la caza de sangre fresca para diversificar su oferta exclusiva y — como dice Hurst — experimentar con tipos de juegos que Sony ha ignorado con anterioridad o con los que ha fallado en el pasado.

"Si Returnal nos enseña algo es que estos estudios más pequeños merecen ser cuidados tanto como los más grandes y posiblemente más. Estos estudios aportan lo extraño, van en contra del status quo y son más proclives a experimentar".

Returnal es el ejemplo perfecto de cómo esa sangre fresca ayudará a la PS5. Cuando Sony anunció que Housemarque estaba trabajando en Returnal, nadie se imaginaba esto porque nunca habían hecho algo así.

Pero con Returnal, Housemarque ha sido capaz de mantenerse fiel a su estilo de shooters futuristas y la experimentación, a la vez que ha usado los recursos de Sony. El resultado es un desafiante shooter futurista en tercera persona, con un mundo extraño y siempre cambiante, que está elevado por la tecnología de la PS5. Un mundo en el que hay parásitos peligrosos en el que otros jugadores caídos pueden convertirse en monstruos con tentáculos que intentan matarte. Un mundo extraño en el que hay una casa del siglo XX perfectamente conservada llena de estatuas antiguas y teletransportadores. No se parece en nada a cualquier otra cosa de Sony que hayamos visto anteriormente.

Al parecer, con esta sangre nueva también llegan los daños colaterales. El rumor es que algunos de los estudios más veteranos de PlayStation están sufriendo las consecuencias. Japan Studio es uno de los afectados. Sony lo ha reorganizado recientemente y que ahora se centrará en el equipo ASOBI, el desarrollador del título de lanzamiento de PlayStation 5, Astro's Playroom.

Si Returnal nos enseña algo es que estos estudios más pequeños merecen ser cuidados tanto como los más grandes y posiblemente más. Estos estudios aportan lo extraño, van en contra del status quo y son más proclives a experimentar. Japan Studio, por ejemplo, desarrolló clásicos como Shadow of the Colossus, Ape Escape, Gravity Rush, PaRappa the Rapper y Everybody's Golf. No son juegos que ocupen el centro del escenario del escaparate Sony, pero aportan una diversidad muy necesaria a la gama de PlayStation. Francamente, Sony debería invertir más dinero en estos proyectos más arriesgados. Como se suele decir, es cuestión de renovarse o morir.

Más diversidad no es algo malo

Returnal

(Image credit: Sony)

Por eso los aparentes planes de Sony para ampliar su oferta de juegos first-party son una buena noticia. Entre sus inversiones "silenciosas" en nuevos estudios y los comentarios de los ejecutivos sobre la diversificación de sus juegos, es de esperar que veamos a Sony apostar por juegos extraños y maravillosos como PaRappa the Rapper. 

Decisiones como la reorganización de Japan Studio me hacen ser cautelosamente optimista sobre este posible futuro de videojuegos extraños. Returnal me ha dado razones para creer y parece que va a dar los frutos deseados. Espero que Sony esté tomando nota.