Skip to main content

Problemas con el lanzamiento de la PS5: retrasan otra gran exclusiva

(Image credit: Arkane)

Arkane ha retrasado Deathloop — una prometedora exclusiva para la PS5 — hasta el segundo trimestre de 2021, lo que supone un nuevo indicador de los problemas con  las dificultades a las que se están enfrentando los desarrolladores de la PlayStation 5 y la Xbox Series X.

Este magnífico first-person shooter, que nos recuerda a su anterior serie Dishonored, estaba programada para salir este año. Sin embargo, Deathloop ha pasado a engrosar la lista de títulos retrasados para las consolas de siguiente generación — aunque el más prominente por ahora ha sido el buque insignia de la Xbox Series X, Halo Infinite.

Arkane afirma que el problema ha sido el Covid-19, lo que ha supuesto que los desarrolladores y artistas de la compañía tengan que trabajar desde casa. Según ellos, esto ha afectado al nivel de calidad que la compañía quiere en sus juegos. 

Sin embargo, esta explicación no parece cuadrar con lo que sabemos del trabajo en casa durante la pandemia. Múltiples compañías tecnológicas han afirmado que su productividad se ha disparado y no se nos ocurre ningún problema por el que un desarrollador como Arkane no pueda trabajar exactamente igual desde casa como lo hace en un oficina.

Quizás el retraso esté relacionado con los supuestos problemas de desarrollo y falta de velocidad de los juegos en resolución 4K. El juego a 4K es una de las promesas fundamentales de la PS5 y, si los desarrolladores se están encontrando con problemas a la hora de obtener esa resolución nativa, es posible que ésta sea la fuente del retraso. 

Si es complicado obtener esta resolución a 60fps y las compañías necesitan más tiempo para adaptarse al nuevo hardware de la PS5 y optimizar su rendimiento, no es descabellado imaginar que veremos aún más retrasos — o juegos cuya apariencia gráfica no sea lo que esperamos de un título para la PS5.

¿Puntos extra para la Xbox Series X?

Deathloop — una exclusiva para PS5 y PC — te pone en la carne de Colt, un asesino que debe eliminar a ocho objetivos para poder escapar de la isla de Blackreef. Si mueres, todo empezará de nuevo en un loop temporal — en una especie de Edge of Tomorrow: Live Die Repeat, la película de Tom Cruise en la que tenía que enfrentarse una y otra vez a los mismos aliens en la misma batalla para poder llegar al final y romper el bucle del tiempo. Es decir, un Día de la marmota pero pegando tiros.

Fue uno de los títulos estrella de la presentación de los 26 juegos para PS5 que Sony celebró en el mes de junio.

La pregunta ahora es doble. La primera es si Deathloop será una ficha de dominó en una cascada de retrasos o no. Y si no lo es, si será indicador de los problemas de programación que los grupos de desarrollo están teniendo con la PS5 y su gestión de potencia entre la CPU y la GPU que, según los expertos, parece algo problemática.

Algunos desarrolladores dicen que programar para Xbox Series X es más fácil que para la PS5 y que la consola de Microsoft es la mejor de las dos desde el punto de vista de potencia y arquitectura. Y, según algunos expertos de la industria, el retraso de Halo Infinite no se debería tanto a problemas de rendimiento gráfico sino a la fría respuesta del público, que ha empujado a Microsoft y su desarrollador 343 Industries a replantearse algunos aspectos del juego.

Si es así, la Xbox Series X tendría una ventaja notable para conseguir mejores resultados gráfico. Pero, por ahora, todo esto es especulación más o menos informada. En unos meses sabremos si los retrasos son o no problema de la arquitectura de la PlayStation 5.