Skip to main content

Por qué no voy a comprar la PS5 y esperaré a la PS5 Slim

PS5
(Image credit: Sony)

La PS5 es increíble — pero merece la pena pensar en las ventajas de no comprar la PS5  ahora y esperar tres años a la PS5 Slim. He aquí el porqué.

Con la PS5 ha llegado una nueva generación de juegos, un enormes salto en la potencia de procesamiento, discos SSD superrápidos y el increible mando DualSense. Pero para los que quieran conseguir lo mejor de verdad, hay otra consola que merece la pena tener en cuenta: la PS5 Slim.

Las ediciones "delgadas" de las consolas PlayStation llevan existiendo casi tanto tiempo como la propia PlayStation. La original fue la PS1 y las consolas PS2 Slim, PS3 Slim y PS4 Slim fueron las siguientes iteraciones.

La estrategia siempre ha sido parecida: una vez que la nueva consola lleva unos años en el mercado, Sony produce una máquina con las mismas especificaciones en un formato más compacto, incluso con una ligera reducción de costes — y con todas las ventajas de llegar a una generación de consolas que está afianzada, con problemas depurados y una gran biblioteca de juegos.

El lanzamiento de PS5 es demasiado reciente para la PS5 Slim. Estos modelos suelen lanzarse tres años después de cada nueva iteración de la consola. Pera hay muchas razones para esperar hasta que salga esta versión.

La principal es que las consolas PS5 no son tan fáciles de conseguir hoy en día. Si todavía no has conseguido una PS5 o una PS5 Digital Edition, es probable que tengas que esperar hasta finales de 2021 para poder comprar una con comodidad. Y mientras esperas, merece la pena reflexionar sobre las ventajas de no adquirirla en los dos años siguientes.

Empezaremos por la más obvia: el tamaño.

1. El tamaño de la PS5 es absurdamente grande

PS5

(Image credit: Future)

El diseño de la PS5 ha sido controvertido desde el principio. A algunos les encanta su diseño. Otros la rechazan por considerarla una imitación de un router Wi-Fi del AliExpress y una monstruosidad que no cabe en un mueble normal.

Yo estoy en este último bando: es la misma razón por la que todavía me tienta la Xbox Serie S, la Xbox más pequeña jamás fabricada. Cuando compras una videoconsola, la vas a tener delante durante años y nada arruina una decoración cuidadosamente creada que una nave espacial de dos tonos saliendo del hiperespacio.

La PS5 mide 38,8 x 8 x 26 centímetros (alto x ancho x fondo), más grande que la gigantesca PS3.

Sin duda, la PS5 Slim ofrecerá una forma más elegante y compacta que, aunque no será tan pequeña como la Xbox Series S, será más moderna y futurista que la actual — sin tener el tamaño de un frigorífico.

2. Tres años de exclusivas sin problemas

La segunda ventaja es que, para 2023, tendremos tres años de exclusivas de PS5 y juegos mejorados de PS4. No nos faltarán grandes títulos a los que jugar.

Pero lo mejor es que esos juegos estarán totalmente depurados, sin los típicos problemas de los nuevos lanzamientos. Y además tendrán contenido adicional y serán el gameplay será mas rico que en sus estrenos.

Aloy from Horizon Forbidden West swims underwater

(Image credit: Sony)

También habrá más juegos en 4K, gracias a que los desarrolladores sabrán cómo exprimir la potencia del hardware mejor para aprovechar mejor las capacidades 4K de la PS5.

La espera también da a los fabricantes de televisores más tiempo para asegurarse de que sus pantallas están realmente optimizadas para las consolas de nueva generación. La compatibilidad con HDMI 2.1, que permite el paso a 4K/120 Hz y suele ir acompañada de VRR (frecuencia de refresco variable), y ésta sigue limitada a los televisores más caros. Estas funciones de la PS5 llegarán a televisores más baratos en los próximos dos años.

También quedará claro si la PS5 o la Xbox Series X han ganado en exclusividad de títulos. Sony ganó esta batalla en la última generación pero las adquisiciones de Microsoft y su mayor atención a los juegos first-party podrían empezar a dar sus frutos en los próximos dos años. 

3. Menos problemas de hardware y software

La Slim tiene la posibilidad de mejorar la PS5 en varios aspectos. 

Un ejemplo claro: la PS3 Slim no sólo tenía dos tercios del tamaño y el peso de la PS3, sino que también consumía alrededor de un 40% menos de energía y contaba con un microprocesador y un sistema de refrigeración rediseñado que hacía que la máquina fuera más silenciosa y fría que la PS3.

Y aunque no es posible nada tan grave como el "anillo rojo de la muerte" de la Xbox 360, algunos problemas menores serán depurados en el nuevo hardware. Por ejemplo, parece que el DualSense de la PS5 es propenso al mismo problema de deriva que los Joy-Con de Nintendo. Seguro que Sony está trabajando para arreglar este problema de hardware en las próximas revisiones del sistema.

Está claro que la PS5 ofrece una importante mejora respecto a la PS4 y la PS4 Pro, pero la Slim será mucho mejor. Y si no lo es, siempre te podrás comprar una PS5 más barata en 2023.

Henry St Leger

As Home Cinema Editor, Henry lives and breathes televisions, which is bad for the lungs but great for his content addiction. He also reports on VR, video games, smart speakers, and home entertainment.