Skip to main content

Por qué comprar una PS5 es una pesadilla (y cómo las tiendas pueden arreglarlo)

PS5 scalpers
(Image credit: Shutterstock/Pressmaster)

Las Navidades del año pasado fueron extremadamente frustrantes para muchos gamers. No porque estuviéramos encerrados en casa, sin poder ver a nuestras familias, sino porque muchos de nosotros no teníamos una nueva y reluciente consola PS5 o Xbox Series X con la que pasar todo ese tiempo en casa. Conseguir una de las nuevas consolas ha sido una pesadilla.

Desde el lanzamiento de estas e consolas el pasado mes de noviembre, las tiendas de todo el mundo han tenido problemas para hacer llegar las máquinas a sus clientes.

De por sí, si los sitios web de los minoristas funcionaran sin problemas y se limitaran a decir "agotado" cuando las existencias se reducen a cero en menos de cinco minutos sería una experiencia frustrante. Pero la experiencia real para muchos futuros propietarios de Playstation o Xbox fue mucho peor: páginas web colapsadas y colas virtuales seguidas de la sombría visión de revendedores criminales que publican fotos de su botín de consolas y se ofrecen a vendértelas a cambio de un riñón y medio hígado.

¿Cómo ha llegado esta experiencia a ser tan miserable? ¿Y qué pueden los minoristas para que, la próxima vez que haya un gadget imprescindible en el que la demanda supere masivamente a la oferta, no vuelva a suceder lo mismo?

Los bots de los criminales revendedores

Una de las razones por las que el lanzamiento de la PS5 fue especialmente desastroso fue el uso de bots, programas inteligentes que son capaces de hacerse con las consolas en cuanto salen a la venta, mucho antes de que los seres humanos reales tengan siquiera la oportunidad de meter los números de su tarjeta de crédito en la casilla correspondiente.

PS5

(Image credit: Sony)

"Creo que les pilló un poco desprevenidos debido a la cantidad de factores que estaban ocurriendo", nos cuenta Thomas Platt, experto en bots de reventa de la empresa de comercio electrónico Netacea.

"Por una parte tienes el COVID, lo que significaba que esta la reventa era más grande de lo que debería haber sido. Todas las tiendas están cerradas y el lanzamiento se produjo durante el periodo navideño, la época de mayor actividad del año. Así que no creo que los minoristas, aparte de los especializados, se preocuparan demasiado de [los bots]".

¿Qué impacto real han tenido los bots de reventa? Según Platt, actualmente hay "cientos" de este tipo de bots en los rincones más oscuros de la web. Pero además sólo hace falta utilizar un puñado de ellos para que impactar las ventas de cualquier tienda online.

"Supongamos que un minorista en el Reino Unido está preparado para que 10.000 personas compren [cualquier producto] en su sitio ahora mismo. Podrían haber ampliado su página web pensando que la de PS5 va a llegar, por lo que hay que hacer frente a 20.000 personas", afirma Platt. "El problema que tienes es que uno o dos bots pueden equivaler a menudo a la misma cantidad de presión en esta tieneda web que 10.000 personas si acceden de forma especialmente agresiva".

Esto significa que los todos esos mensajes de error y los retrasos de las frustrantes colas virtuales podrían ser obra de sólo un par de gángsters revendedores.

PS5 stock Currys

(Image credit: Currys)

Además los estafadores son cada vez más inteligentes. Un ejemplo de ello es el auge de los llamados "Proxies Residentes", que utilizan las conexiones de internautas de forma involuntaria para disfrazar al bot que realiza una compra como si fuera un usuario real.

"Puede que tengas una aplicación en tu teléfono, que pienses que es una aplicación gratuita y que te parezca genial, pero lo que no sabes es que estás regalando una pequeña parte de tu ancho de banda a un proveedor [potencialmente criminal]", explica Platt. "Ese proveedor utilizará tu dirección IP durante 10 segundos al día, 20 segundos al día, cuando no estés en tu teléfono, y dará tu dirección IP a un bot".

De este modo, para el minorista, en lugar de ver un montón de bots procedentes del mismo servidor, el tráfico web parece ser de personas normales que navegan por la red. 

"Realmente pueden distribuirse y esconderse en esas redes", asegura.

Platt también afirma que, durante el lanzamiento de la PS5, su empresa vio por primera vez bots de reventa que utilizaban ordenadores infectados por virus de este tipo. Según él, los gángsters convirtieron esas máquinas zombies en máquinas para intentar comprar consolas PS5, tratando "de hacer un millón de solicitudes de compra en una hora" en el sitio web de uno de sus clientes.

Las colas no funcionan

En los estrenos de grandes productos o en la venta de entradas de eventos populares, la demanda siempre supera a la oferta. Esto significa que probablemente tendremos que sentarnos en una "cola virtual", esperando que finalmente los dioses de Internet nos sonrían. Se supone que esto puede solucionar los problemas de los bots pero resulta que los revendedores pueden seguir haciendo de las suyas.

"Construimos una cola en la que el primero en entrar es el primero en salir", dice Platt, sobre el software de colas construido por Netacea. "Queríamos asegurarnos de que la primera persona que entra en la cola es la primera que lo consigue".

El problema es que no todas las colas de los comercios hacen esto. Algunos hacen que el orden que los que hacen cola sean aleatorio porque entran casi todos a la vez, lo que sin querer ayuda a los revendedores: si sus bots pueden unirse a la cola muchas veces pueden tener más probabilidades que los individuos humanos con una posición. 

Y lo que es peor, parece que algunos de los paquetes de software para hacer colas más utilizados por muchos minoristas tienen fallos conocidos que los revendedores gángster conocen y pueden utilizar para saltarse la cola.

Un carrera de armamentos

¿Cómo se puede mejorar la cola de la compra virtual? ¿Cómo pueden los minoristas hacer que los futuros lanzamientos sean menos frustrantes en un futuro? ¿Cómo pueden hacer frente a los bots y hacer que esto no esa una pesadilla más allá de o que debe ser?

Según Platt, lo primero es no decir al mundo que vas a lanzar tu consola a las 10 en punto de una fecha concreta: "no lo hagas porque entonces te preparas para el fracaso". En su lugar, los minoristas deberían mantener en secreto la fecha y la hora exactas del lanzamiento hasta el mismo momento en que se produzca, para que los revendedores no puedan planificar el bombardeo a una hora concreta. "Cuando tengas el producto en stock, envía un correo electrónico a tu base de datos de clientes", dice. Esa relación personal es la mejor garantía de que tus clientes no se frustren.

La siguiente línea de defensa son las herramientas de detección de bots, como las de la empresa de Platt, que pueden analizar el tráfico web entrante y buscar usuarios que no se comportan como humanos sino como programas.

PS5 and Xbox Series X stock update

(Image credit: Shutterstock/Roman Kosolapov)

Después, una vez que los pedidos han llegado, los minoristas pueden eliminar a los revendedores y redirigir las existencias a los clientes reales.

"Muchos minoristas están haciendo esto ahora mismo", asegura Platt. Las tiendas miran las ventas que han entrado y comprueban si la misma tarjeta de crédito o dirección postal se ha utilizado para pedir varias unidades. Si alguien un revendedor, se cancelan sus pedidos. A veces, para frustrar las bandas de revendedores, incluso confirman sus pedidos cuando en realidad no les van a mandar el producto.

Pero, al final, la realidad es que no hay una solución fácil para esta pesadilla, ya sea para comprar una PS5, entradas para el Festival de Glastonbury o cualquier otra cosa en la que demasiada gente quiera algo que es por naturaleza finito. Cada vez que las tiendas online desarrollan defensas, los revendedores crean nuevas armas de ataque.

"Es una carrera armamentística al 100%", afirma un frustrado Platt. Pero si el minorista pone trabas, los bots van a ir a centrarse en otro sitio que no les ponga tantas.

Esperemos que aprendan de sus errores y el lanzamiento de la PS6 sea un poco mejor que este desastre.