Skip to main content

Por fin puedes usar juegos Xbox en tu iPhone o iPad

Xbox iOS app
(Image credit: Microsoft)

Si eres fan de Apple y Xbox, ya sabrás que las Cupertino usaron su poder monopolístico para bloquear el servicio xCloud de Microsoft el pasado verano, impidiendo que los usuarios de iOS puedan usar Xbox Game Pass para hacer streaming de videojuegos Xbox. Pero ahora, Microsoft ha conseguido marcarle un gol a Apple con su nueva app Xbox para iOS, que te permitirá hacer streaming sin problemas usando una función llamada Remote Play.

Es una solución bastante pedestre, pero funciona bien — en casa. Remote Play usa tu consola Xbox y tu red local Wi-Fi para transmitir juegos a tu iPhone o iPad sin al parecer romper las reglas de la App Store de Apple. Es decir, necesitas una Xbox en el salón con el juego instalado en vez de poder conectarte a la nube xCloud y jugar a cualquier título disponible usando Xbox Game Pass.

No es lo mismo, claro, pero tener la capacidad de jugar mientras otra persona usa el televisor o mientras estás en la cama o sentado en el WC no está nada mal. 

Para hacer esto, simplemente hay que descargar la nueva aplicación Xbox para iOS (también disponible para Android), abrirla y hacer click en el icono de la consola junto a la campanita de notificación. 

A continuación, podrás iniciar una sesión de juego remoto. Asegúrate de que tu consola esté configurada en modo de encendido instantáneo. De esta manera, puedes comenzar a jugar de forma remota sin tener que ir a encender físicamente la Xbox.

La nueva aplicación Xbox se ha simplificado en comparación con la anterior. Permite un mayor enfoque en ver lo que hacen tus amigos, en la comunicación con ellos y el intercambio de contenido generados en los juegos, como capturas de pantalla, GIFs, videos y repeticiones. A través de la aplicación también es posible administrar el espacio de almacenamiento de Xbox y descargar juegos a la consola.

A diferencia de Xbox Game Pass, que te permite usar más de 100 juegos en el teléfono, aquí sólo podrás acceder a tu propia biblioteca de juegos. Pero, y aquí está el quid, puedes suscribirte a Xbox Game Pass y acceder a la mayoría de los juegos disponibles. El único inconveniente es que tienes que instalarlos, no jugar remotamente de forma instantánea.

La prohibición del monopolio Apple

En agosto Apple decidió prohibir xCloud de forma totalmente arbitraria en la App Store de iOS, evitando que sus usuarios puedan disfrutar de un catálogo de juegos impresionante en sus iPhone e iPad. Lógicamente, Microsoft se pilló un cabreo cósmico. Y si tú eres usuario de iOS, también deberías enfadarte. Incluso más.

Como muchas otras compañías antes, Microsoft está harta de que Apple siga poniendo barreras para evitar la competencia. Según ha dicho un portavoz de la compañía a The Verge, “Apple es la única plataforma general que niega a sus usuarios los videojuegos en la nube y al suscripción a servicios como Xbox Game Pass” — el servicio que te permite jugar de forma ilimitada a un gran número de juegos igual que Netflix te permite ver series y películas a cascoporro. Y lo mismo le ha pasado a Google Stadia.

Apple argumenta que no permite servicios de streaming como xCloud o Google Stadia porque no puede controlar el contenido de los videojuegos — aunque los juegos ya está previamente controlados por la asociación de desarrolladores y editores que aplican estrictos estándares de clasificación de contenidos. 

Las excusas de Apple no se sostienen por ninguna parte. No sólo servicios como xCloud o Google Stadia son tan legítimos y beneficiosos para el consumidor como Netflix o Amazon Prime, sino que además son perfectamente seguros para los niños porque permiten el controles de acceso a contenidos según la edad. De hecho, el mayor peligro para los niños está en una app de Apple, Safari, que permite el acceso a porno a cualquier chaval con dos dedos de frente.

Tampoco hay posibilidad de hacking. Las aplicaciones de streaming de videojuegos corren como cualquier otra en el sistema. Y como Netflix, los servicios como xCloud sólo hacen streaming de imágenes y sonido desde los servidores a tu dispositivo. La única diferencia es que este “vídeo” es interactivo — son juegos que se ejecutan en un servidor en la nube y que el usuario controla a distancia con un gamepad. El iPhone o el iPad sólo hacen de pantalla y nexo de unión entre controlador y servidor de videojuegos.

En otras palabras: que sólo hay beneficios para el usuario y ningún peligro. Ni técnico, ni de contenido.

La app de Sony para PS4 y PS5

Sony también ofrece a sus usuarios una aplicación similar: Remote Play para PS4 en iOS, ahora actualizada para funcionar también con la nueva PS5. 

Por supuesto, si planeas usar estas funciones remotas, te recomendamos usar un controlador a través de Bluetooth. Tanto el controlador inalámbrico Xbox como el DualShock 4 funcionan perfectamente.